lunes, 14 de septiembre de 2009

¡No me aguanto ni yo!



Días pasados salíamos de almorzar en un restaurante para zambullirnos en la segunda y agobiante mitad de la jornada laboral (lo que cuesta mucho más después de un copioso ágape) cuando minutos antes que empiece una reunión me doy cuenta que no encuentro el celular.
Desesperada, me dispongo a desandar camino (y en esta ocasión encima cuestita arriba) a todo lo que mis piernitas y mi capacidad ventilatoria me permiten, rogando haberlo dejado olvidado y que no me lo hayan robado.
Efectivamente, ahí estaba el bendito aparato. El alivio y la felicidad que debieran haberme durado toda la semana, o al menos unas cuantas horas, a los pocos minutos se transformó en una profunda decepción. Es que a pesar que si me lo hubieran robado (y por segunda vez durante este año) hubiera perdido cientos de datos, al menos tendría la tranquilidad de conciencia que no fue una tamaña estupidez de mi parte.

Esta semana me ofrecieron incluirme en un proyecto que aparenta muy interesante. El detalle es que es a 5 años. Y el primer pensamiento va dirigido a "y a ustedes quién les dijo que yo quiero seguir trabajando acá dentro de cinco años", cuando sé perfectamente bien, porque me pasó hace pocos meses, que si el proyecto es de un año pienso "Claro, a mí proyectos más importantes no tenés para ofrecerme, no?". Y cuando pongo mi cara de nada frente a la oferta, mi repuesta es que muy lindo todo, pero eso a mí debería haberme llegado hace tres años. Aún cuando sé muy bien que en ése entonces hubiera sido imposible para mí aceptarlo.

Hace dos semanas que estoy literalmente sumergida en la trilogía Millennium de Stieg Larsson. La semana pasada estuve dos noches durmiendo un par de horas apenas porque la maldita historia no te suelta. Investigando un poco por ahí leí que el malogrado autor (falleció a los 50 antes de conocer el éxito que iban a tener sus novelas) tenía planeado escribir nueve. Entonces a uno le entra una bronca tremenda de por qué gente así tiene que morir joven, cuando todavía tiene tanto para brindar. Aún cuando sé que si en vez de tres hubieran sido nueve muy probablemente no me hubiera embarcado en la empresa de leerlas.
Y también maldigo que las haya encontrado a las tres juntas lo que me permite hacer gala de mi poder de enviciamiento en su máximo esplendor (o sea, hasta que no termino, no paro). Todo esto sin olvidar ni por un segundo la sensación de desamparo que me invadía cada vez que terminaba un volumen de Harry Potter y sabía que faltaban como dos años para tener en mis manos el siguiente.

Estoy terminando de convencerme (de una buena vez) que las cosas buenas empiezan a pasar cuando dejás de esperarlas. O sea que la única forma de conservar las esperanzas es perderlas por completo. Y eso ya es muy complicado hasta para mí.

18 comentarios:

Wow Gold dijo...

Very Nice Blog

Wow Gold dijo...

wow ! what a blog

Mai dijo...

Lola, tenes dia femenino? jajajaja
Suelo ser asi de contradictoria en "esos dias"!
Beso y buen lunes!

Lola dijo...

Wow Gold 1&2:Thank you

Mai: Sabés que no! Ni siquiera es eso, así por lo menos tenía a quién echarle la culpa. Entre nos, es que me dura todo el mes, así que no.
Si querés otra "no me aguanto ni yo" puteamos contra el día femenino, pero qué mujer quiere que le llegue la menopausia?
Que tengan buena semana uds. también.

Besos!

Adriano dijo...

Lola! cómo estamos! jaja, bueno, un par de cosas. Hay unos cuantos artistas que parten sin entrar en decadencia, y no se sabe si se sostendrían, la muerte los inmortaliza, je. lo de los años, mirá, 5 se pasan vo-lan-do, te lo dice un jovato juá. Besitens. Pra frenchi amiga!

Adriano dijo...

Y el gringo ese que lo qué? te habla en inglish!

Jorgelina dijo...

Odio tener esos dias que no me aguanto a mi misma ,te comprendo...ya pasara.
Besitos

tia elsa dijo...

El clásico "no hay nada que tenga bien" jajaja. Pero es muy típico de la histeria femenina, todas lo padecemos!!!! y nos padecen los sufridos chomas. Besotes y que con la primavera te cambié el humor, tía Elsa.

Etienne dijo...

Es lo que siempre digo y predico: las cosas no se fuerzan pero cuando te sale una oportunidad, más vale que la agarres, porque el próximo tren puede no pasar de nuevo...

Otra, siempre se puede decir Si y después cambiar de idea, pero cuando dijiste No, no hay vuelta atrás, llaman a otro y listo!!

Besos!!

Ronnie dijo...

Es que si las cosas llegan cuando las esperás, pasan desapercibidas, o entran en el análisis de que se aplica la lógica (porque te lo merecías, porque todo llevaba a eso, causa-efecto, etc).

En cuanto a no aguantarte ni vos... a mí me parece muy rico y divertido ser tan analítico y cambiante. Y para cerrar, si fueras pancha no estaríamos siquiera leyendo este blog catárquico!!!

Besotes!!!!!!!!!

(y parece una pavada, pero la reflexión sobre la pérdida de la esperanza es un tema filosófico groso, y un muy buen -al menos- cierre de post!)

MARAGENA dijo...

Jaaa Sabés que estás muy loca, no??!! Y te lo dice alguien que es casi tan contradictoria como vos.
Paciencia, confiemos en que sea una etapa pasajera, por el bien de todos.
Besos

Any dijo...

No, no estás loca, yo estoy igual, es el cambio de estación, el síndrome "mitad de año" o como quieran llamarle. El pensamiento de que queda medio año por delante + quilombo de las fiestas + todo lo que tengo atrasado me deprime.
Bueno, no te ayudé mucho jajajaj.
saludos =D

Ana dijo...

si! me hiciste acordar, la cámara esa de silencio, tiene algo que ver con un organismo de ingeniería o algo así, y ese fue el comentario, que es como si escucharas los ruidos de tu cuerpo, que normalmente pasan desapercibidos.
beso

JulieFernn dijo...

Me re anoté el nombre del libro, che... me antojaste!!

Tremendo post, Lola. Me encantó el final... por qué me haces pensar tanto, mala... no ves que tengo mucha sinusitis??? XD

Un besote.

Ana dijo...

No estás muy equivocada, eh? Digo, en eso de que las mejores cosas llegan cuando uno deja de esperarlas.

Lo malo es que las malas llegan se las espere o no, así que ahí no sé muy bien cómo habría que manejarse. Es mejor esperarlas y cagarse el mientras tanto? O ser un optimista nato y después comerse los golpes de la vida?

Lola dijo...

Un año y medio más tarde respondo, perdón!

- Adriano: Lo de los artistas que parten en pleno auge (o aún antes), totalmente cierto. Igual eso de entrar en decadencia por ahí es mejor que no haber saboreado nunca la gloria, no? En realidad como nunca tuve el placer de degustar siquiera la gloria, no soy autoridad competente para opinar al respecto.
Sobre que 5 años pasan volando, de sobra lo sé. Entonces no sé si amargarme porque me veo cinco años trabajando en las mismas condiciones o porque cuando me quiera acordar ya voy a tener 38. Yo avisé que no me aguntaba ni yo!

-Adriano II: Probablemente sea un spammer, por las dudas no entren al sitio que pone en su link, pero igual, nobleza obliga saludamos. Ya tendrá ocasión de demostrar si es genuino o puro spam

- Jorgelina, al menos cuando somos dos que no nos aguantamos a nosotras mismas es un consuelo. Claro que en ese caso, mejor que cada una no se aguante a sí misma por su lado. Lo menos que podemos hacer es ser concientes de esto y tratar de jorobar lo menos posible. Lo único de bueno que tengo es que aviso para que estén prevenidos. En fin, es lindo saber que no soy la única!!!

- Tía, pero los hombres tienen tantos beneficios que bancarnos no es tan grave. Igual insisto para no tener tanto lío hormonal los hombres son mas histericos que las mujeres en proporción. Eso y que se les hace mucha menos mala publicidad que a nosotras!

- Etienne, tenés muchas razón. Yo creo que uno tiene la tonta idea que si acepta y después no cumple del todo o hasta el final los demás se van a hacer tamaño problema, y como intendente bien sabrás que cuando se termina una gestión parece que uno no existiera más, como decís, pasa el que sigue en la fila y a lo sumo se acordarán de lo malo o de los detalles bochornosos unicamente, y uno ahí haciendose tanto problema.

- Ronnie, puede ser que a veces uno ni registre cosas buenas que llegan porque "es lo que corresponde" y no se le ocurre otra cosa. Sé que muchas veces doy por descontadas muchas cosas buenas, supongo que por ese motivo. Lo malo es cuando tenés la idea fija, y ahí creo que metés la pata porque cuando es así, aunque sea por las leyes de Murphy, no se te da! No al menos hasta que haya algun obstaculo que uno dice "menos mal que no se me dio porque ahora hubiera sido tan complicado" y ahí, por ahí, sí se te da...
Sobre ser analitica, jaja, sabés que nunca me consideré así. Respecto a que el blog sea catartico tampoco (no que no lo sea, sino que no lo había pensado). En realidad, paradojicamente, en eso sí me hiciste quedar pensando porque no soy de andar pidiendo a la gente que me escuche (sobre todo a la población general, aunque con los que debieran escucharme tampoco demasiado) pero bueno, el blog supongo que cada uno elige leerlo o dejar de hacerlo, y eso está bueno. Y en definitiva, tanto vale para los que prestan (o alquilan) sus orejas como para los lectores, al menos tendrían que conformarse pensando que yo me tengo que augantar todo el día todos los días, los demás un rato cada uno!!!

Lola dijo...

- Mara: la verdad es que no lo sabía, pero me lo vienen diciendo muy seguido. Ahora, viste que la mayoría de la gente vive equivocandose no? jajaja (bueno, yo avisé que estaba insoportalbe) Como venía diciendo, por lo menos los demás me bancan un ratito cada uno, yo me tengo que aguantar a mí misma yo solita todo el día y te digo que es arduo, así que sí, por el bien de todos, pero especialmente por el mío propio!

- Any, bienvenida gracias por pasar!
Mirá, te agradezco enormemente porque me acabás de dar una excusa bárbara. La verdad es que la primavera me cae bastante mal (sobre todo por la alergia) así que sí, es una buena excusa para justificarme!!!
Y sobre lo otro tenés razón también. En general en lo que a aspectos académicos y laborales se refiere, parece que todo se conentra en los últimos meses. La paradoja es cómo llegamos tan cansados a esta altura del año si durante todos los meses previos parece que no hicimos mas que rascarnos...
Como verás yo tampoco ayudé mucho.

- Ana, bienvenida vos tambien.
Emmm, no sé bien cómo interpretar el comentario, pero si es que efectivamente era para éste blog y para ésta entrada en particular, además que es muy avanzado para mi pobre cabeza, por más que no me agunte ni yo, o precisamente por ese mismo motivo, creo que lo último que elegiría es quedarme tan a solas conmigo misma.
Mi cuerpo me trae tantos dolores de cabeza útlimamente que la verdad no sé si estoy intenresada en escuchar los reclamos que tenga para hacerme.

- Julie, perdón!!!!!! la sinusitis es fatal, es como si moco y pensamientos fueran demasiado para una sola cabeza (al menos para la mía)
Sobre los libros, síiiiii, agendatelos (igual no son ningún descubrimiento, esta semana en el diario vi dos notas al respecto por ejemplo), igual si despues me odias porque te acostaste a las cinco de la mañana acordate que yo te avisé! Están tremendos, pero mejor no sigo porque cuando recomendás mucho una cosa generas expectativas y al final después te terminás desilusionando.

- Anita, la de siempre (te están copiando mucho el nombre porpio, che) sabés que yo siempre me pregunté lo mismo, y de hecho no dejo de hacerlo. Los que saben dicen que en general es mejor saberlo de antes. Claro que cuando uno está angustiado esperando el entre ellos hacen más plata con nosotros.
Claro que si las cosas malas vienen de repente uno protesta de "por qué nadie me avisó, por qué no tuve ni siquiera una señal?".
Supongo que para las cosas malas ninguno nos aguantamos demasiado a nosotros mismos.

Besos!

WoW Account dijo...

Nice post