lunes, 2 de agosto de 2010

Celos


Siempre me consideré bastante celosa, ocultarlo calificaría directamente de hipocresía.

Algunos dicen que los celos son buenos, que son los que nos hacen poner en movimiento para alcanzar aquello que anhelamos.
Yo no estoy tan de acuerdo.
Y últimamente tampoco estoy tan celosa.
Porque los celos son parciales, y no es que yo sea imparcial, pero sí trato de hacer el ejercicio de ir un poquito más allá.
Por ejemplo:
¿Cuántas veces le envidiamos el novio a nuestra prima?
¿Y el sueldo a nuestra jefa?
¿Al vecino que se levanta a las once de la mañana, como temprano, todos los días?
¿El bebé a una compañera de trabajo?
¿El físico a alguna modelo?

Pero si nos quedamo pensando un rato, y sabiendo que no podemos hacer un collage con nuestros celos para obtener lo mejor de cada uno, sino que deberíamos aceptar toda su realidad (y no vale hacerse trampa a uno mismo y dejar de ver los defectos de los demás):

¿Seguiríamos envidiando a nuestra prima que a pesar del novio que tiene no tiene activa ni media neurona?
¿Nos parecería tan atractivo el sueldo de nuestra jefa teniendo que soportar que sus retoños estén hasta la coronilla de ella, contando con más de cincuenta años y teniendo que convivir con su propio caracter?
¿No nos levantaríamos de un salto a las 6:30AM de sólo pensar que no tenés trabajo y que esperás ansiosamente que venga el repartidor del supermercado para intercambiar dos palabras con algún otro ser humano?
¿Seguiría siendo tan adorable la idea de un bebé con un padre/marido hipermachista?
¿Aceptaríamos tener ése cuerpo de tapa de revistas a fuerza de no volver a oler siquiera jamás el chocolate y de verte perfecta sólo con photoshop?

Qué se yo, no es que varias veces al día no le envidie pequeños detalles a los demás, pero al final, mirando el cuadro completo, casi siempre termino eligiendo seguir siendo yo... aunque ésto último suene bastante grave.

11 comentarios:

Mai dijo...

Yo no creo que los celos te movilicen a alcanzar algo que deseas, por el contrario, me parece que los celos te paralizan ante algo tuyo que quieren alcanzar los demàs.
Yo soy muy celosa pero con el pasar de los años me he calmado bastante. Ojo nunca fui celosa papelonera, era siempre ajuste de cuentas "a 4 ojos".
Aprendí a distinguir las situaciones y las intenciones, para poder vivir serenamente. Porque tener celos puede ser demasiado estresante!
Con respecto a la envidia (sana o no), si nos ponemos a analizar cada situaciòn, creo que siempre vamos a deducir que estamos bien como estamos... pero es puro "autoconvencimiento".
Besos

Etienne dijo...

Alguna vez me he puesto celoso, he sentido celos de algo que no podía hacer yo con mi pareja y lo terminaba haciendo otra persona (una salida, acompañarla a algún lado, etc.) pero por estas cuestiones no me puedo considerar que sea celoso. Nunca lo fui. Tenemos un diálogo bastante fluido como para poder decirnos las cosas de frente y resolver la cuestión.
Creo que los celos (y estamos hablando del sentimiento normal) efectivamente moviliza para lograr algo o por lo menos, para definir sentimientos. El celoso que termina a puñaladas sus cuestiones está fuera de mi ecuación.
Todo lo demás, sueldo, figura, pareja ajena, es envidia y no tiene, a mi modo de ver las cosas, nada que ver con los celos.
Besos Lola!!

Any dijo...

Los celos son buenos? Será en su cuando se trata de su otro significado; viste que se dice "guardar celosamente" "hacer algo con mucho celo" que vendría siendo con mucho empeño o algo asi.
Los celos tipo Otelo son una porquería, mas que ponerte en movimiento, paralizan diría yo.
Envidias ... en general no hay muchas cosas que me despierten envidia, salvo los viajes. Siempre quisiera estar en el lugar del que se va de viaje, aunque ese viaje sea a Claromecó o a Santa Rosa de Calamuchita ... no me importa, yo QUIERO IRRRR!!!!
Creo que uno siempre termina eligiendo ser uno jajajja, mejor malo conocido que bueno por conocer no?
Besosssss

La Maga de Lioncourt dijo...

Por eso seguimos siendo quienes somos, porque tenemos la capacidad de tomar decisiones que quizás no sean las mejores para nuestros físicos o paz mental, pero satisfacción y alegría seguro nos dan.


Besos!!

Pd: no sé si más coherente, hace rato que no me defino con esa palabrita ;-)

tia elsa dijo...

Creo que aceptarse es quererse uno mismo, como bien decis no todo lo que reluce es oro, sino los lindos, los famosos, no se drogarían, no se separarian, tendrían siempre a su lado al amor de su vida, etc, etc. Es bueno hacer el ejercicio de mirar lo bueno que uno tiene. Interesante post para cambiar de humores. Besos tía Elsa.

La candorosa dijo...

Hay algo que no entiendo:

Usté empieza hablando de "celos", pero luego habla -y da ejemplos- de "envidia".
No confundamos: no son lo mismo.

Igual poco puedo decir de uno y otro tema: no soy celosa ni tengo envidias.

Intuyo que reafirmar lo que uno es, siente, piensa y sueña, es el mejor antídoto para los celos y las envidias.

Besotes!!

Lola dijo...

- Mai, para mí celos y envidia es casi lo mismo... si planteamos los celos como sólo autopreservación de lo propio queda (y quedaríamos) muy limitados.

- Etienne:Lo mismo, no sé separar celos de envidia. Lo primero sería más enfermizo que lo segundo?... en ese caso lo que se tendrían los hermanos entre sí no son los tipicos celos sino envidia... quedé mareada (se nota que no es muy dificil que me suceda esto no?)

- Any: con la montaña de cosas que se me juntaron esta semana yo también me iría aunque fuera a Baradero (sí, el de B, aunque al que empieza con V iría mucho más a gusto!)... y después pienso que en realidad nadie me obliga a trabajar ni mucho menos a tener dos trabajos, es algo que elijo... pero es más fácil seguir suspirando por los que pueden largar todo e irse, aunque sea uno el que no esté eligiendo hacer lo mismo.

- Maga: A pesar de lo que escribí me sigo preguntando por qué no podremos hacer un collage de todos los rasgos que deseamos y poder aspirar a eso mismo en nuestra persona... pero por algo esa persona no existe! Viste que no hace falta leer mucho de este blog para darse cuenta que no es muy dificil ser más coherente que yo? jaja

- Tía: te cuento un secretito: no es que nunca haya suspirado por lo que tiene algún que otro famoso. Pero de pensar sólo en que no podría por ejemplo ir a la confitería sin cambiarme de ropa y comprarme una torta entera sin que se entere Rial, o que se entere todo el mundo de qué marca de tampones uso (o dejar de usar ese día porque no haya quién vaya a comprarlos en mi lugar) hacen que en menos de una décima de segundo vuelva a elegir ser yo! jaja

- Cando, como venía diciendo, para mí sí son casi lo mismo... sino cuando una madre le presta más atención a un hijo que al otro no debería ser envidia en lugar de celos? me pierdo!
Como sea, qué bueno que no está invadida por ése o por ninguno de esos dos sentimientos!

Ronnie dijo...

Es como aquella propaganda de no-me-acuerdo-qué-producto, donde la azafata, desde el aire, miraba las oficinas y deseaba horarios normales "allá abajo"... mientras que en un empleado de una empresa equis de aquellos edificios admiraba el avión que pasaba deseando ser quien trabaje "allá arriba"...

Yo soy de la idea de que somos parte de lo que nos tocó vivir, y cambiando algo, seríamos otros... entonces en este concepto donde trato de huirle al conformismo, sino tratar de reconciliarse con uno y lo que "te tocó", esos celos serían una especie de "admiración"... no?

Pero si de "celos" más superficiales vamos, yo siempre celo y envidio a las lampiñas... es un karma que bastante carito me ha salido "sacarme de encima" jajaja}

Besotes!

deMónicamente dijo...

no soy celosa ni envidiosa.
no es bueno sentir ninguna de las dos cosas.
los celos tienen que ver con el autoestima y la envidia con la autosatisfacción.
ambas son enfermizas y perjudiciales. no les des poder...porque se apoderan de tu vida!!

kissessss

nadasepierde dijo...

los celos ( o envidia??) pueden ser el motor para darnos cuenta de algo que deseamos y nos ayude a ponernos en movimiento...
si son celos de la persona que está con uno.. creo que siempre hay un componente donde el otro lo alimenta, quizas abiertamente o no, pero algo lo detona. No hay como una percepción que va mas allá de lo que aparece???

un beso

Lola dijo...

- Ronnie, esa publicidad yo creo que tiene por lo menos 10 años, y casi todo el mundo la recuerda (y, como ponía la candorosa en el blog, es muy frecuente también que nos acordemos mucho de distintas publicidades, sin acordarnos de qué era lo que nos estaban tratando de vender. Yo creo que era una AFJP o un banco, pero no podría asegurarlo, mucho menos cual!)
Seguramente en los celos o en la envidia hay algo, o mucho, de admiración, motivo extra para revisar nuestra vida y nuestros logros y ver qué pudimos hacer con lo que nos tocó, y otra vez, hacernos cargo de nuestras decisiones.
La envidia hacia las lampiñas es universal para quienes no lo somos. Claro que tenemos que pensar que para ellas tampoco es un "alivio" ser lampiñas, no creo que una vez por semana se pongan a pensar "qué suerte que no me tengo que depilar", el no depilarse creo que es algo que pudemos disfrutar quienes hemos sabido mucho de eso (para mirar el vaso un poco lleno no?)

- DeMonicamente: Me ahorraste una sesion (o varias!) de terapia!
Naturalmente no me sale no ser celosa ni envidiosa (para qué mentir, ojalá dependiera de mí) pero creo que con este ejercicio aprendí a controlarlo bastante bien. De todos modos creo que no hubo mucho peligro nunca de que se apoderen de mi vida, las pocas veces que he hecho algo como para alcanzar a alguien (la mayoría de las veces cuando era chica y mi hermana estaba ahí en el trono) las cosas no me han salido demasiado bien.

- Ana: A mucha gente le funciona así. Y puede ser un buen camino para lograr superarse... el tema es cuando caen que en realidad eso no eran sus propios deseos. No debe ser nada fácil.
Respecto de los celos en una relación, ahí tenés mucha razón, la mayoría de los casos no son sólo de a uno (qué extraña esta tendencia a simplificar algo tan publicitado como las relaciones humanas no? nunca lo había pensado)

Besos!