miércoles, 6 de abril de 2011

Probabilidad de tormentas


O eso espero.
No, no soy sojera (si lo fuera, creo que no estaría escribiendo este post) y más que una probabilidad es un deseo. Digo, hace tantos días que siento que por acá está todo nublado, que sería bueno una tormenta que limpie un poco.

No sé si alguna vez lo dije por acá, creo que sí, pero para el caso, repetir es gratis: si hay algo que me pone de mal humor es no encontrarle una explicación a las cosas. Y como ando medio depre desde hace unos días me puse a buscar razones, a ver si alguna se adapta para ser señalada como las responsable

Veamos las que fui encontrando hasta ahora.


1.- Aunque trabaje menos, me canso lo mismo (o más)

2.- Ya no me fanatiza casi nada. Ni siquiera digamos que me guste mucho. Podría ser entrar a una librería, pero en general llevo a MC y no es lo mismo. O no tengo tiempo, o estoy cansada y no me gusta nada.

3.- Descubro un achaque nuevo cada mes. Y los viejos vienen de visita más seguido

4.- Me estoy volviendo más cauta con el dinero. Esta es mi quinta elección presidencial, y la primera vez que me digo "mejor esperar a ver qué pasa en las elecciones"

5.- El otro día releía las memorias de Silvina Bullrich y me encontré con la crítica que le hace a Freud: Que si a los hijos les pasan cosas malas es culpa de la madre, y si obtienen cosas buenas es por mérito propio (perdón, creo que también ya lo mencioné alguna vez, ando repetitiva). Lo malo es que me vengo a enterar de esto siendo madre, cuando a mí, mis padres me habían inculcado lo contrario: lo bueno mérito de ellos; lo malo responsabilidad propia. ¡Justo a mí me tiene que tocar que me pase una generación por encima!



6.- Vengo pensando mucho en lo siguiente: para la mayoría de la población mundial la ecuación es más o menos la siguiente: cuando tenés tiempo, no tenés dinero. Cuando tenés dinero, no tenés tiempo. En general vienen en ése orden; y en este país, llegado el momento de jubilarse de vuelta tenés tiempo y no tenés dinero. Sí, ya sé, peor sería no tener ninguna de las dos cosas. Y como tengo muchos defectos, pero engañarme a mí misma no es uno de ellos, sé bastante bien que si tuviera plata y tiempo a la vez al mes, o dos meses a lo sumo, estaría aburrida otra vez. O me daría culpa, o miedo de no estar haciendo algo productivo. Sí, es como si creyera en los reyes magos, pero uno todavía piensa que trabajando nunca te va a faltar nada.

7.- Adoro la sensación del deber cumplido. Pero cada vez odio más cumplir el deber. Y no encuentro nada que se parezca a la satisfacción del deber cumplido pero no cueste tanto. Vendría a ser algo así como una satisfacción del deber cumplido pero sintético, o en pastillitas.

8.- Aunque trabaje lo mismo, o más, la plata alcanza lo mismo o menos... bueno, de esto le puedo echar la culpa al gobierno, no?


Y mejor terminamos acá porque me doy cuenta que además de mala onda, estoy bastante reiterativa.

15 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

La verdad no me parecieron mala onda tus reflexiones.

Me interesaron.

Mai dijo...

Puedo copiar tus reflexiones y pegarlas en mi blog? Porque parece que estoy viviendo tu vida... o vos la mia, con la diferencia que estoy en la etapa de tener tiempo, por consiguiente...

Besos Lola y que no cunda el pànico, todo pasarà!

Etienne dijo...

El trabajo es una cosa media extraña: cuando lo tenés renegás y cuando no, lo buscás a tiempo completo. Cuando conseguís uno, te gustaría cobrar más pero trabajar menos, trabajás menos pero las responsabilidades son grandes, no tenés responsabilidades pero el jefe es un forro, y así tiene miles de contras...
Lo de fanatizarte por algo, tal vez es porque ya has explorado todo lo que conocés: la clave es ampliar el espectro.
De los achaques, mejor ni hablemos...
Besos!!

nadasepierde dijo...

No te creas que es mala onda... son los pensamientos que se nos cruzan a todos!
me causó mucha gracia lo de los padres porque es lo que me pasa a mi, sin vueltas!! lo bueno mio, es gracias a mis padres... y lo malo mio, gracias a mi... en cambio con mis hijos es al reves... lo bueno es merito de ellos, pero lo malo es culpa mia... no la pego nunca!!!
un beso, y animo.... son rachas, esta también va a pasar!
un beso

Any dijo...

Malas noticias: es la edad, tooooodos esos pensamientos vienen a parar a nuestro cerebro según avanza el calendario (que poética estoy jajajaj) O hace unos años se te ocurría pensar algo de esto? Seguro que no.
Con respecto a los logros y los méritos, y si ... todos los padres son iguales. "Si no hubiera sido por mi ..." es una de las frases preferidas de mi sra madre. De los desastres debo hacerme cargo sola obviamente y cuando no le quedan mas recursos lo achaca a la herencia paterna "En eso salís a tu padre ... ". Pero bueno, hay que hacer oídos sordos.
Yo tampoco soy sojera, también estoy cansada de laburar, tampoco me alcanza la guita ... asi que no te deprimas, estamos todos mas o menos en la misma.
Silvina Bullrich? Que paquetería debe ser esa biografía jajajajaj, tengo la impresión de que la vieja se creía Gardel y Lepera todo junto, tenía un alto concepto de sí misma. Y eso que solo leí Los Pasajeros del Jardin, me imagino la biografía ...
Si, si, ya me voy!
besosssssssssss

tia elsa dijo...

Que linda Mafalda ella siempre lo tiene tan claro! a veces a mi me pasa que siento que nada me entusiasma y me pone mal,porque siento que dejo de sentir, se entiende? Besos tía Elsa.

Lola dijo...

Disculpen la desaparición generalizada, para sumar a la mala onda dominante hace unos días MC está con otitis... sin palabras! Pero bueno, al menos sirve para recordar que uno no debe quejarse de lleno.

- Alicia: Menos mal que no sonó mala onda!!! Ultimamente (es un decir, viene a ser casi tres años) que siento que mis post tienen un deje de mala onda, o quejoso más bien.
Es lindo saber que no cansé, al menos por ahora.

- Mai: copy+past autorizado, pero vos no sos tan mala onda! Lástima que vivimos tan lejos, tal vez la solución sería un mes trabajar y otro no tener plata... qué se yo... aunque uno ahí se quejaría que no tiene estabilidad, vaya a saber!

- Etienne: Muy, pero muy ciertas tus reflexiones acerca del trabajo, y me hiciste darme cuenta de algo: tal vez reniego tanto porque tengo demasiadas responsabilidades pero no puesto jerárquico (ni sueldo idem!)
Respecto a lo de no fanatizarse, yo pensé que era la edad, aunque está en concordancia con lo que decís... interesante lo de ampliar el espectro... sugerencias?

- Ana: Menos mal que somos dos la que no la pegamos nunca al menos!
A veces me pregunto por qué en vez de heredar algunos genes tan inutiles como de enfermedades crónicas o tendencia a engordar en la panza, no me habrán heredado esos genes anti culpa... o se aprende? Pero no es envidiable que nuestras madres piensen que no tienen la culpa de nada de lo malo nuestro, y sí el mérito de todo lo bueno? Yo pensé que al menos con hijos más grandes la cosa cambiaba, pero se ve que no es eso, bueno mejor saberlo así me voy preparando para las proximas décadas!

- Any: me quedé pensando si hace un tiempo pensaba todas estas cosas y supongo que no... es más me quedé pensando si en aquella época siquiera tenía el hábito de pensar, jajajaj (por ahí esa es la clave de la felicidad).
Bueno, al menos es una tranquilidad que seamos varios que pensamos que es la edad (siempre está bueno tener a mano a quién echarle la culpa!)
En el caso de los padres, lo más gracioso de los míos es que no están separados, e igual hacen lo mismo! Y yo como buena boba que soy en general pienso que si MC me está saliendo medianamente normal es gracias al padre (no aprendo más yo eh?) Al margen, más conozco a tu madre, más me voy convenciendo que fueron gemelas separadas al nacer.
Respecto de Silvina Bullrich, son muy entretenidas sus memorias, si bien no leí toda su obra creo que es el que más disfruté. Creo que lo más gracioso es que salvo en un momento de su vida, siempre, pero siempre se queja que no tiene plata, aunque viviera en Quintana y Alvear. También es útil aprender que en la buena sociedad de aquellos tiempos había comidas para el mediodía y otras para la cena, por ejemplo las milanesas eran comida de mediodía, mirá vos (cuando le pregunté a mi madre dice que sí, que era así antes. Raro no?) Y así todo, como bien decís una paquetería, pero salpicado de pesares económicos... lo que nos queda a nosotros actualmente no? jaja (por no llorar, más bien)

- Tíita, como siempre en pocas palabras expresás muchísimo mejor que yo lo que quería decir, en este caso el sentir miedo de dejar de sentir... fuerte no?

Besos!

Blonda dijo...

Creo que estamos todas en la misma frecuencia.

Y hasta me parece que no es mala onda sino la pura realidad cotidiana...

buuu, qué bajón!


besotes con piquete!! jaja

Lola dijo...

Blondis, jajaja, es que yo tenía la muletilla del "no soy pesimista, soy realista"... creo que entonces la vuelvo a sacar al ruedo sin culpas!
Lo bueno de ser pesimista (o realista!) es que la realidad tiene que esforzarse un poco más para sorpenderte con lo malo
Besos!

CamiLand dijo...

realmente tus reflexiones o pensamientos me hicieron pernsar y rebuscar algunas cosasa ocultas en mi cabeza.... me intereso mucho...

suerte!

cami

Pipina dijo...

De qué mala onda hablás!!! está divino lo que describis!!! Palabra por palabra me hubiese gustado que saliera de mi boca. FELICITACIONES LOLA!!!!Un besote.Pipina

Ronnie dijo...

Yo ya había escrito por acá!! Pero no lo veo, se ve que fue en esos días donde mi velocidad mental se pasa tanto de rosca que "puentea" a las acciones y queda todo en la nebulosa de "lo hice, no lo hice?"... y -como te imaginarás que era un comment largo- resumo ahora con lo básico, que era decir, como dice Alice, que no me parecieron para nada "mala onda" ninguna de tus reflexiones. Saludables, de hecho!

Muchos besos!!!
(viste qué corto hoy???)

Virginia Prieto dijo...

noooo, no es mala onda!!! es la vida nomás!!!
y me gustó muchísimo el post!

beso enorme

Lola dijo...

Disculpen (ya se ha hecho muy mala costumbre esto) anduve con hija enferma, desmaridada, con bronquitis, con trabajo, con insomnio-hipersomnia... en fin, divino todo!

- Cami, gracias por pasar, siempre es una alegría que los pensamientos de uno (más cuando sos de los duros de pensar!) sirvan para alguien más!

- Pipina, qué hermoso todo lo que me decís, y yo que estaba contenta que con todo lo descrito más arriba había bajado como dos kilos, ahora no voy a pasar por la puerta... y eso me pone más contenta aún (qué extraña mente que tenemos!). Gracias por tremendo elogio.

- Ronnie, siempre está bueno innovar, jajaja.
No te preocupes que a mí también me pasa eso de no pensar y hacer a la misma velocidad... por qué no será al revés y uno encontrara hechas cosas que pensaba que no las había hecho no? eso nunca, o casi nunca me pasa :S
Como sea, me alegro no haber transmitido eso, con los días que tuvimos los últimos diez, menos mal que la entrada la escribí antes sino seguro no se salvaba de la mala onda.

- Vir: Vos decís entonces que uno vive con probabilidad de tormentas o tormentas ciclicamente? bueno, es sano al menos no? Tal vez la gente que piensa todo lindo no tenga mucha riqueza interior, o se seque por dentro, quién sabe...
La cuestión es que con los días que vengo teniendo ya hay probabilidad de inundación me parece. Gracias por pasar!

Besos!

camila dijo...

gracias por pasarte por mi blog!
(bueno hay mucha gente que no comprende del todo esa historia, a pesar de ser "de libre comprensión por decirlo de alguna manera")
si es muy cierto tu reflexión sobre Borges...
de todos modos me gusta mucho como escribe :)

muchísima suerte! besos!
cami