miércoles, 29 de junio de 2011

Rumbo al desempleo 1: El presente de los presentes

Hoy comienza una serie de entradas, y creo que el título es más que sugestivo. Creo que lo único que queda por determinar es si gano una indemnización, una úlcera, la posibilidad de bañar a más de uno de arriba a abajo como debería haber hecho hace mucho... o todas estas posibilidades juntas. Pero la situación no dá para más. De momento aprovecho a hacer estas últimas reflexiones respecto a mi empleo actual... y después el diluvio! Creo que me preocupa no tener material para continuar el blog después, pero mientras aprovecho.

La entrega de hoy: Regalos



A mí me encanta el tema de los regalos. Tanto recibirlos como hacerlos. De hecho creo que más vieja me vuelvo, más me inclino por el placer de hacer regalos antes que el de recibirlos.

Desde hace un tiempo a esta parte llegué al punto de implementar una planilla donde vuelco ideas de regalos para las distintas personas importantes que hay en mi vida, así llegada la ocasión tengo mayores chances de sorprenderla con algo de su agrado. Así le regalé un hornito eléctrico para aromaterapia a una amiga medio esotérica que al trabajar con niños se le complicaba el tradicional con velas por el tema seguridad; a mi jefa 2 tengo anotado desde hace un tiempo que le gustan las plantas con flores azules, así que tengo medio resuleto el tema del día del amigo (lo único difícil será conseguir plantas con flores azules, que no son tan comunes, pero la idea está). También fueron muy bien recibidos un cooler para la notebook de mi hermana que levanta temperaturas dignas del planeta Mercurio, un portarretratos digital con una selección de fotos de MC para Facundo (idea que puede repetirse con abuelos) una balanza de cocina profesional para mi madre, y sin ir más lejos, hoy acabo de anotar en la listita el sacacorchos automático a pilas que me llegó por Groupon que calculo hará las delicias de mi padre.


Nunca entendí demasiado eso de regalar un Gift Certificate. Sí, ya lo sé, es muy práctico, ya que dicen que más del 50% de los regalos se terminan cambiando, pero en qué pensó la otra persona al hacerte ese tipo de regalo?

Los regalos dicen mucho, en un cumpleaños recibí dos sweaters uno me iba bien y el otro era exactamente el doble de ancho! Cuando lo fui a cambiar la vendedora me miró y volvió a mirar el sweater y dictaminó "el que te regaló esto debe odiarte"

De la misma manera mis tías han sabido hacerme regalos de mucho, muchísimo dinero... pero en dinero. Que terminaba convertido en cualquier cosa menos en un regalo (sí ya sé, culpa mía, la intención era buena). En definitiva, si con ese dinero me hubieran comprado un regalo seguramente serían regalos que recordaría hasta el día de dejar este mundo, en cambio el dinero se fue diluyendo la mayoría de las veces. Igual reconozco que en epocas de poca expericencia y bolsillos flacos, tener unos billetes en la billetera era un excelente obsequio.

Ahora bien, pasemos de la parte afectiva al ámbito laboral. Quien haya leído al menos una entrada de este blog puede rápidamente llegar a la conclusión que los afectos y el trabajo en éste caso están más bien divorciados.

En mi trabajo, proximamente supongo que ex-trabajo, pasamos de no regalar ni un saludo de feliz cumpleaños a hacer regalos extravagantes... y por cualquier motivo.
Cuando yo me casé y cuando nació MC, de más está decir que atravesábamos la época de no regalar ni los papeles que ibas a tirar a la basura. Pero como para mí los regalos van ligados a los afectos poco me importaba.
Con el tiempo, empezaron con la cultura "regalera": primero para los cumpleaños. Se propuso que juntemos dinero para todos los cumpleaños (sí, como no podía ser de otra manera, mi cumpleaños fue en junio, y esto se propuso en julio). Por lo único que protesté era porque me parecía que no podíamos ir 20 a cenar a la casa de la cumpleañera que se había gastado un aguinaldo en comida y bebida con un regalito, el mismo que se le hacía a otra a la que encima había que hacerle el brindis en la oficina, pero bueno, fui tratada de materialista. Sí justo yo. Esta costumbre pronto cayó en el olvido (sí, adivinaron, antes que yo volviera a cumplir años)

Después empezaron con los nacimientos. Comprar regalos para recientes madres por las que no siento ninguna simpatía (sino más bien todo lo contrario) no me hacía mucha gracia. Lo peor es que estás en la encrucijada de no poner dinero y quedar como que lo único que te importa es esa pequeña suma; y aportar haciendo que no pasa nada... cuando mi intención es la contraria!

Después vinieron los casamientos. A los casamientos nunca se invita a todo el sector, pero para el regalo tenemos que aportar todos. No dije nada respecto a invitaciones porque iba a quedar materialista como en el tema cumpleaños (y cuando yo soy la invitada a uno de esos casamientos, es por una relación de amistad con la persona en cuestión y le hago otro regalo aparte). De más está decir que una vez, a la gerente se le había puesto en la cabeza que a una que se casaba había que regalarle unas ollas Essen. Como no conseguía quien las vendiera, y no pudo comisionar a alguien para el encargo... le terminó dando el dinero en un sobre!

Ahora vino la nueva moda: Los regalos de "convivencia". Ya no me importa que me tilden de materialista a esta altura pero en general, la lógica en las relaciones sociales eran: los novios deciden casarse y gastan en una fiesta, vas con un regalo; se van a vivir juntos sin participar a nadie, destinan ese dinero a equipar su casa...
En fin, la mía será una lógica materialista, pero la del resto no es por bondad sino que la que no recibió un regalo de "convivencia" está por irse a vivir con su novio y espera recibirlo.

En el transcurso de éstos últimos tres meses sumamos un casamiento, tres nacimientos, dos convivencias, y ahora acabo de recibir un mail para recolectar para otras dos convivencias.


De repente me sentí como Carrie Bradshaw la protagonista de Sex and the City en el genial capítulo "A Woman's right to shoes" donde expone su indignación de por qué si uno no se casa ni tiene hijos nadie te celebra nada en la vida (porque cumplir años, cumplimos todos). En lo que a mi trabajo se refiere soy soltera y sin hijos, a menos que me divorcie y me vuelva a casar o tenga otro hijo... algo que no creo que llegue a hacer en el escaso tiempo de vida que me queda en esa organización

¿Los demás pensaron alguna vez según esa lógica? ¿Qué signifiacado le dan a los regalos?




21 comentarios:

Marina dijo...

Que entorno enroscado que tenes!! hasta para los regalos son complicados. No estoy de acuerdo con participar por quedar bien, todo depende del grado de cercanìa y de simpatia, si es un jefe logicamente no te podes hacer la tonta pero si es una persona que te està antipatica y que no te afecta demasiado en tu trabajo cotidiano, que regalo ni regalo!! Por suerte en mis trabajos (en los que pasè años de mi vida, en los de pocos meses ni hablar...) ese problema no se planteaba, sobre todo en Italia donde el cumpleaños pasa casi desapercibido. Con respecto a regalo "de convivencia", que es eso??!! se fueron de mambo!! y te lo dice una convivente convencida :P el regalo es la "compensacion" por la fiesta; se sabe desde que el mundo es mundo, es mas, en Italia se calcula darle por presona un poco mas de lo que le cuesta el almuerzo en el restaurant, osea que una familia tipo pagaria unos 400/500 E. Gracias a dios no tuve ni un casamiento desde que estoy acà jejeje!! Que pretende uno que se va a convivir y no te invita ni a la pizzeria del barrio!!
A ver cuando sale la proxima entrega...
Besos y a no desesperar!

K-®y dijo...

Doy fe que vos pensas mucho y muy bien los regalos que haces. Nunca me voy a olvidar cuando mandaste a tu ayudante de santa a traer regalos para todos nuestros hijos en el cumple de 2 de Tadeo. Y todos los regalos fueron una pegada. Una genia!

tia elsa dijo...

Nunca me gustaron los regalos por obligación, pero com bien decis a veces no te queda otra. Te cuento una que paso a mi con la jefadelhorto que tenia, se decidió comprar un microondas, puse mi parte, obvio que cuando pudé lograr el pase, jamás puse un pie en ese sector, plata pérdida, años antes con otra gente habiamos comprado una heladerita de esas que le llaman bajomesada, un buen día me enteré que alguien se la adeuño y se la llevo, ergo no pongo para más nada aunque quede como una roñosa. Besotes y ojalá se solucionen los problemas laborales o caso ocntrario consigas uno como la gente. Deseo que va con muy buena vibra, que llegue!.tía Elsa.

Any dijo...

Me encanta regalar, y estoy de acuerdo en que regalar plata es medio como impersonal; da la impresión de que el regalador se saca el problema de encima. También es cierto que a veces la guita viene muy bien, pero uno se la termina gastando en cualquier cosa en lugar de comprarse algo que necesita o desea.
Los regalos colectivos son un bajón, generalmente te importa un pito a la vela la persona, y si no ponés quedás como una roñosa-tacaña-amarreta. He trabajado en lugares grandes y siempre es un tema complicado. Ahora por suerte somos 3 y nos llevamos bien, asi que no hay problema. A los jefes se les regala por cuenta del Estudio, nosotras no ponemos una moneda; lo único que tenemos que hacer es ir a comprar el regalo, el cual se entrega durante el café de la tarde (que ese día es con masitas o torta o algo). En eso, chapeau al alto mando de mi laburo (son unas ratas de pantano, pero en eso no tengo nada para criticar, que pena jajaja).

Ojalá que todo se solucione de la mejor manera posible. Nada de úlceras, nadie te va a cuidar, cuidate vos. No te quemes la cabeza, según lo que vengo leyendo no te quedarías en la calle, no estás entre la espada y la pared. Entonces, cerrá todo lo mejor que puedas y a otra cosa mariposa, ya surgirá algo mejor seguramente.
Toda la suerte! Mantenenos al tanto.
Un beso

Etienne dijo...

A riesgo de que me vetes para todo el resto de mi existencia blogger, te confieso mi inutilidad para realizar, pensar y destinar regalos. Supongo que es causa (aunque me parece más consecuencia) de mi aversión al shopping y la urticaria que me produce salir a hacer compras.
Dicho esto, en la intendencia todos participamos con gusto de los regalos (ahora) ya que hasta hace un tiempito había un personaje nefasto muy rata y pijotero que no se merecía ni una camisa usada.
En lo personal pienso que no te debe importar como te catalogan o adjetivan esas personas, máxime teniendo en cuenta tus sentimientos hacia ellas, y que no tenés ninguna obligación de poner dinero. El regalo es algo que uno debe sentir que se lo merece y si no hay feeling...
Besos!

Ceci dijo...

Yo la verdad es que siempre trabaje en lugares chicos, y el tema de los regalos nunca fue un problema por suerte. Es sí, un problema en las empresas, es realmente extorsivo.
En mi experiencia del tema regalos, a mi siempre me molestó que el grupo de amigos de mi marido, en una época (justamente en la de bolsillos flaqísimos) se les diera a todos por festejar sus cumpleaños saliendo a comer afuera. Así que además de pagarnos la cena nosotros, debiamos ir con regalo (esto último era relativo, porque se entendía que ya era bastante con salir a comer en un lugar impuesto) pero a veces se llevaba una cosita aunque sea con valor simbólico, a mi me gusta este detalle porque para mi el tema de los regalos tambien viene ligado a los afectos. (por supuesto que cuando no tenes problemas de dinero, no hay ningún problema con nada, no?)
En cambio nosotros, siempre festejamos los cumple en casa, nosotros nos arrglabamos para comprar toda la comida, de hecho yo me las arreglaba para ahorrar y hacia siempre todo yo, (a mi me gusta cocinar aclaro). Con los años la gente terminó por apreciar el gesto que nosotros siempre tuvimos, y nuestro esfuerzo, y al dia de hoy que ya estamos mas holgados, lo seguimos haciendo (y nos traen lindo regalitos claro, ja!)
Besote

camila, la extraña dijo...

es una entrada interesante

yo siempre trato de hacer regalos originales...
me has dado mucho en que pensar...
tomare en cuenta todo loq ue dijiste :D

besos!
cami

Mai dijo...

Llego medio tarde (recién ahora me estoy poniendo al día!), pero igual puedo comentar?

En mi trabajo italiano, todos muy pijoteros... los primeros cumpleaños pasados allí, más que un saludete no recibí. Al final fueron mejorando con flores, un set de toallas y alguna remerita... nada demasiado OOOHHH pero bue, algo es algo.

Cuando laburaba allá, habíamos optado por festejar en la office, con un brindis y una torta... entonces la colecta era reducida y además se aprovechaba in situ! Pero respetábamos solamente los cumples... no había regalos extras como en tu trabajo. Si después te invitaban a un casorio, entonces te ponias de acuerdo con los otros compañeros invitados o hacías uno vos... pero regalo CONVIVENCIA?! De qué estas hablando Wyllis??? No da! Al menos que gasten en una digna partuza...

No aportes para nada Lola y que te tilden de lo que quieran! Vas a ver que con lo que te ahorrás en regalos inmerecidos, te podés dar un gustito vos!

Besos

Lola dijo...

- Mari: es que yo me haría más la tonta si fuera una jefa!!!! Qué les debo yo a ellas? Que me hagan el favor de dejarme trabajar?
Igual eso nunca pasa porque son casi todas casadas y con hijos ya nacidos, pero en todo caso nunca empiezan ellas con el tema regalos; siempre somos los pichis, y como no hay demasiada simpatía mutua... cuando es para ellas es muy dificil que se acuerden (aparte como te digo, casi no hay ocasión)
Gracias por aclararme el tema del regalo de casamiento es como una retribución por la fiesta, ufff, al final uno queda como el ser más materialista del planeta!!! Ahora que lo pienso con esa lógica, si fuera sólo por los afectos, estas minas serías capaces de ir a una fiesta de casamiento con las manos vacías!
Qué salomónico lo de Italia, el regalo en dinero!!! Así los novios sólo necesitan el anticipo, prácticamente que les pagan la fiesta los invitados! Acá se está usando eso, bah, en realidad es abrir una cuenta de ahorro, pero yo no lo veo muy efectivo ni afectivo porque no quién deposita qué y me imagino que así la gente en general se hace la chanta!!! Entiendo que muchas veces los novios son convivientes de antes y no necesitan tres juegos de platos ni la tele ni el lavarropas porque ya lo tienen, pero es tan lindo "ponerle nombre" a las distintas cosas que tenés en tu casa.
La proxima entrega, así como están las cosas, sale en breve.

- Kary, gracias!!!!!! primero porque es una satisfacción muy grande saber que algo que uno eligió con dedicación gustó y segundo porque me acabás de dar la idea de dedicarme a ser algo así como personal shopper para regalos, ahora que proximamente lo más probable es que me vea desempleada.
Fuera de broma (estoy sensible, en unos meses me pego por mi sensiblería)esos regalos son el ejemplo perfecto de los que hice por afecto y sí parece broma que nuestros nenes tenían dos y ahora están muy próximos a cumplir tres más!!! Adonde se fue el tiempo???

- Tía, con toda razón es una jefadelorto!!!!!!!!! Y lo peor es que te encierran porque quedás vos para el traste si le decís "mirá, tengo ganas de irme de este sector, así que no te pongo un peso para el microondas". El tipo que se llevó la heladera... impresentable!!!! Cómo puede haber gente que haga cosas así impunemente!!! Obvio que está perfecto que no pngas más un peso en nada, yo tenía la teoría que muchas veces uno pasa más horas en el trabajo que en la casa, así que mejor estar bien, pero esto definitvamente no es estar bien sino hacerse mala sangre!
Así que con estos antecedentes, obviamente, que vivan los roñosos!!!!
Gracias por la buena vibra, la estoy necesitando. Veo que la cosa está más que durísima, igual no pierdo las esperanzas de poder darles buenas nuevas pronto.

Lola dijo...

- Any: Sí, mis tías cuando regalan dinero siempre argumentan que "yo ya no sé qué te puede gustar" y eso que yo para cambiar un regalo es como que tiene que estar muy mal hecho el regalo, porque siempre pienso en la persona que lo eligió y que por algo habrá pensado en eso... aunque claro, también hay algunos regalos que lo que dejan traslucir es que obviamente no pensaron un pomo!
Che, por lo que contás me iría a trabajar al estudio donde vos laburás, sólo tres, se llevan bien entre ustedes (claro, hay que ver si yo me podría llevar bien, si le pedía antecedentes a la gerenta de mi sector supongo que informará que soy una inadaptada social) y el tema del regalo a la plana mayor, super bien resuelto!!!!!! y no te preocupes que las ratas de pantano no deben ser tan malas, deben ser más inocentonas en mi laburo son ratas de alcantarilla!!!! Lo único que le faltaría a tu laburo (bueno, en el tema regalos al menos) es que a cuenta del estudio se les hicieran regalos a ustedes, si se autoregalan , bien pueden regalarles algo no? (sí, ya sé, todavía creo en los reyes)
Respecto de mi laburo... sí, evidentemente ellos no me van a cuidar, sino todo lo contrario, desde el momento en que están haciendo que me salga una úlcera inminentemente. Supongo que en breve seré una desempleada más, aunque como decía, la calle está dura che!
Al margen, me maté de la risa con la expresión "importar un pito a la vela" jajaja, me mato de la risa cada vez que me acuerdo.

- Etienne: Nooooooo, hombre cómo lo voy a vetar por eso? Si bien considero que se puede cultivar más o menos el arte de hacer regalos, es más bien un don. Y en general femenino, o sea los hombres muchas veces son muy generosos en cuanto al valor económico del regalo, pero no se luce!!!
Yo tengo la teoría que como las mujeres necesitamos o pensamos que necesitamos) tantas pero tantas cosas, siempre se nos ocurre algo para regalar, en cambio en general con los hombres el repertorio se te termina demasiado rápido (y obviamente no pretendo que uno hombre sepa sobre maquillaje o accesorios)
Ojo, que ir a un shopping sin tener una idea de qué comprar, y más si tenés un presupuesto acotado (y con los precios actuales casi cualquier presupuesto termina por ser reducido) es una tarea sumamente desgastante.
Qué bueno que en la intendencia se lleven todos bien... ahora me quedé pensando si como se propone tanto regalo últimamente en mi trabajo, cualquier otro menos yo diría exactamente lo mismo. Hasta yo quedaría como la que no se merece ni la camisa usada, ya que intento hacerme la distraida cada vez que puedo cuando es un regalo de una persona que me cae particularmente mal... y lo peor es cuando juntan para dos juntos y una persona te cae muy bien y la otra pésimo! Es precisamente en la encrucijada en que me encuentro actualmente... creo que lo mejor será no participar del regalo colectivo y después con la que me llevo bien (bastante bien) le hago otro regalo por mi cuenta (aunque supere el monto que habría puesto para los dos regalos). Si tengo suerte hasta ni voy a estar en este trabajo cuando se cierre la fecha de inscripció para ser incluido en el regalo.

Lola dijo...

- Ceci, elegiste bien la palabra extorsivo. Te cuento que una vez mi jefa me persiguió "amablemente" para que "no me quedara afuera" del regalo de una que no puedo ver el nombre escrito. Fue lo primero que me dijo esa mañana cuando llegué, antes que deje el abrigo siquiera, y cuando empecé a darle unas vueltas "tipo, esperá que dejo mis cosas aunque sea" redobló la apuesta y se mandó "si no tenés plata o no tenés cambio pongo yo y después me lo devolvés" onda que no iba a quedar en deuda con ella o me exponía a eso. No te podés imaginar mi bronca!
Respecto a festejar saliendo a comer y que cada uno pague lo suyo, es cierto todo lo que decís. Mi madre se indignaba que ni te cuento... hasta que hubo una época que casi todas sus amigas comenzaron a hacerlo! Igual es distinto porque todas estaban mal o bien en buena posición (aunque nunca podés dar nada por sentado no?)... Yo no lo veo del todo mal porque por ahí tu casa no da para invitar mucha gente, y el presupuesto tampoco para invitar afuera, pero en ese caso elegiría un restaurante de precio módico y pediría expresamente que no me traigan regalos.
Yo nunca lo hice así porque me da vergüenza, siempre tuve la suerte de poder invitar a bastante gente a mi casa, así que no critico abiertamente, pero sí creo que hay que tener un poco más de consideración. En general cuando me tocó cumpleaños así "a la romana" se juntaba dinero, a cada uno le salía bastante poco (o al menos cada uno solo con esa plata compraba muy poco) y hacíamos en conjunto un buen regalo más o menos decente, pero claro, la situación era otra, somos amigos o familia y estás eligiendo ir o no ir, no es el lugar donde trabajás.
Y además no es re lindo que te elogien lo que cocinás (y planear el menú, y que te sobre comida para comerla al otro día disfrutándola más?) Claro que muchas veces en ese momento decís para qué me habré metido en esta, jaja

Lola dijo...

- Camila: gracias por lo interesante!
Es re lindo hacer regalos originales, pero originales en serio, sin llegar a lo estrafalario, que uno se dice "por qué en vez de regalarme un cenicero electrónico a mí que no fumo no se fue a la típica de una camisa o una remera?"
Y no me digas que te hice pensar con esta entrada :P. jajaja

- Mai, no te preocupes que aquí nunca es tarde para comentar!
Che, en tu laburo en italia serían pijoteros pero son mejores que acá!!! En mi laburo por los cumples no se regala nada, salvo ese breve periodo, porque claro, años cupmlimos todos, y en ese caso no me molestaría tanto porque sería una cosa más justa para todos, pero si no tenés a la vista ningún casamiento, nacimiento ni "convivencia" en un futuro cercano t4e la pasás poniendo guita y vos nunca terminás recibiendo nada, por eso mencionaba el cap. de Sex and the City que trata sobre eso.
Igual pienso en lo poco que se gastarían en mi cumple frente a los otros e igual pienso que saldría perdiendo igual, pero al menos sería algo. Esto es meter guita todas las semanas (y cuando se te juntan dos ni te cuento) sabiendo que cuando vos pasaste por esas etapas ni un mensaje de texto se gastaron! (igual repito, no es que me importe porque los afectos no están allí, pero no es el punto)
Y gracias por tener la misma posición que yo respecto a los regalos de "convivencia" (me encanta tener razón) voy contando los votos! Igual miento no es cambio de nada el regalo, una dijo que nos invitaba a la casa a comer un asado... que terminaron siendo patys al horno!!!!!!!!!
Ok, cada uno hace hasta donde puede, no critico eso, pero por qué me tiene que importar que los demás festejen cosas en su vida cuando a otros nos quedan pocas por festejar? Que se regalen entre ellos y listo!
Al margen, qué lindo comer rico en una buena fiesta no?
Y respecto a ahorrar en regalos, estoy prácticamente convencida de hacerlo... primero porque veo que mucha vida allá no tengo, así que para qué? siempre que no haya afectos, claro, y segundo, no es la primera vez que pienso si hubiera puesto el dinero que destiné a todos esos regalos en un chanchito hoy lo que me podría haber comprado!!! Igual aunque sea menos, puedo aprovechar con estos últimos regalos que pienso ahorrarme!

Ann dijo...

Lola, te cuento mi experiencia. En el colegio somos 14, contando a la directora. Ponemos MUY poca plata para cada cumple ($15 cada una), y yo lo veo como algo así que como un ahorro, voy pagando "en cuotas" lo que me devolverán en octubre para mi cumple. Lo único que odio del sistema es que cuando cumple tu paralela, te toca ir a comprar a vos! Odio la presión de tener que contentar no sólo a la compañera, sino a las otras 12 que también pusieron plata!
Cuando me fui de licencia por maternidad, el año pasado, en los dos coles me dieron plata. En total creo que fueron $800, y yo hice un GRAN esfuerzo por gastarlo en algo para él. Al final fue el andador y la sillita rebotadora, uno súper usado y la 2da todavía me pregunto para qué la habremos comprado... Pero fue una excepción; la regla es que cuando te regalan plata se termina yendo en el supermercado o similar!
Espero que, si finalmente te vas, lo hagas feliz y aliviada de no seguir viviendo estas situaciones incómodas!!
Besos

PD: regalo de convivencia no tuve, me hubiese parecido una ridiculez!

Sil dijo...

Regalo de convivencia??? Váyanse a cagar! Yo no los obligué a que se junten así que no tengo por qué regalar nada. Ahhh, me calenté y eso que nunca estuve en esa situación, por las dudas voy puteando de antemano jeje!

Yo me quiero ir a Europa, me regalan algo?

Caro dijo...

A mí me gusta regalar cosas útiles. Y nunca cambio regalos, salvo ropa q me quede chica o grande. Me parece un desprecio, x mas que sea el sweater mas horrendo del mundo.

Gracias por pasar x mi blog, volve cuando quieras! Y lo mismo para vos, hay q tomarse un tiempito para lo q a uno le gusta, estoy de acuerdo :)

Un besote que andes bien!

Anabella dijo...

...que tema este de los regalos...a mi me encanta hacerlos cada vez màs con mis manos, sobre todo pq por estos rumobs es todo tan consumista!!!
Ahora estoy muerte de suenio jaja ya volvimos de un viaje maravilloso, para mi el mejor de los regalos!
baci desde Roma
Anabella
Little Thigns

Cecilia dijo...

Ay... cada vez que leo tus post me quedo pensando y pensando... Y me encantan las imágenes de éste.
En cuanto a mi post, si, el de revlon too lo tengo y es bueno, pero no seca taaan rapido. Sigo sonando con probar el de OPI.

Besitos.

Lola dijo...

- Ann: lo del cumple me parece perfecto, porque es poca plata y entre 14 pueden comprar algo más o menos interesante,y seguro vos no ahorrarías esos $15 y te comprarías algo vos, o es muy dificil (habría que implementarlo). Como decía Carrie Bradshaw lo de los cumples no molesta porque es equitativo, todos cumplimos años y siempre hay ocasión de retribuir y de ser retribuido.
A mí en general me gusta comprar regalos, pero a veces siento esa presión de que le guste al cumpleañero y además al resto que participó; igual las veces que me tocó me calenté en ser yo quien compraba cuando era gente que más o menos me interesaba (o me interesaba mucho) y hasta he llegado a aportar de mi bolsillo para redondear el precio de un regalo que se salía del presupuesto. Igual con la suerte que tengo yo interpreto que nadie se hubiera gastado mucho para mi cumple eligiendo un regalo... supongo que debe ser un bajón que vos te gastás toda en elegirle a otros y cuando llega tu momento te regalan cualquier cosa (que encima es de un negocio donde ni siquiera te gusta algo más para cambiarlo)
Otra modalidad en la que suelen pasar esas cosas es en el amigo invisible para navidad u ocasiones similares. Te podrás imaginar que siempre me hice la osa cuando trataban de imponerlo!!!
Bien por la plata que usaste para comprarle cosas a G.!!!!! Es lindo porque además el día de mañana le podés decir quién le "regaló" cada cosa. (al margen, una curiosidad, a mí me pasó al revés, la sillita me resultó super y el andador ni siquiera pensé en comprarlo!)
Voy sumando gente que tampoco tuvo regalo de convivencia (y no se siente ofendida por eso), tendrías que ir a trabajar donde trabajo yo que te lo hubieran hecho... pero la mala sangre no vale la pena. Cuando sepa algo más cuento, la verdad no depende enteramente de mí, es complicado.

- Sil: Es la misma lógica que con los hijos, nadie los obliga a tenerlos. No es que estoy en contra de los regalos de nacimiento, pero más aún en mi situación actual, se los hago personalmente a quien elijo, que sea autoimpuesto (y que encima te persigan para que participes) es un re bajón... pero bueno, qué se yo, es un nuevo ser, ahora la convivencia qué? y si me mudara a una casa más grande con ese criterio me tendrían que hacer un regalo ya que los muebles me alcanzarían para la mitad de la nueva casa, y así con todo. Fue más un teje y maneje de los recientes convivientes que como decía Ann con el tema de cumpleaños, se van pagando en cuotas su propio regalo... y a los demás boludos que no nos juntamos ni nada por el estilo, que nos parta un rayo (pero después de que pongas la guita para el regalo)
Respecto a irse a Europa no, no sólo no hay ayuda económica, sino que a la vuelta tenés que traer mínimo, una buena dosis de chocolates para compratir.

Lola dijo...

- Caro, también tuve una época de regalar cosas útiles... ahora me decanté más por el placer o lo pequeños lujos personales, pero cuando regalás algo útil es como que le facilitás la vida en un punto (y la persona te recuerda más seguido, además, jaja. Cuando me casé me pasó, la gente que menos conozco y que tenía menos compromiso y que hizo los regalos de menos precio, son los que en general usás más en la vida cotidiana, y así los tenés más presentes que quien te regaló el juego de platos de porcelana que con suerte lo usás un par de veces al mes).
Igual tuve mi trauma infantil con el tema de regalar cosas útiles, una vez mi mamá me mandó al cumple de una amiguita del colegio con una camisa del uniforme como regalo!!!!! Aclaro que la mamá de la otra nena había pedido eso, pero me sentí re mal de regalar eso, aún cuando el valor económico era mucho más elevado que cualquiera de los regalos que se suelen hacer para cupmleaños infantiles.
Respecto a cambiar regalos, o no cambiarlos mejor dicho 100% de acuerdo. Ayer estrené una pashmina que no me terminaba de convencer cuando la abrí, pero en seguida la amiga que me la regaló me dijo que apenas la vio se acordó de mí porque son los colores que yo suelo usar (aunque no sea tan así) que me dio no sé lo qué cambiarla! y finalmente no lo hice.
Cambiando de tema, me estoy dando mis tiempos, debería estar cerrando unos números y en lugar de eso estoy bloggeando!

- Anabella: es que con las cosas lindas que hacés, y más si son personalizadas, quién necesita salir a comprar un regalo?
El otro día pensaba que es un error cada vez más frecuente este que cometemos actualmente, que apenas ofrecemos un regalo, lo primero que hacemos antes que el destinatario pueda terminar de desenvolverlo y sepa de qué se trata es atajarnos con un "mirá que lo podés cambiar eh?"... digo qué lindo en vez de decir "lo podés cambiar" manifestar "lo hice con mis propias manos".
Espero que lo hayan pasado lindo en Roma, ese es otro regalo intangible que es de los mejores (y no por el valor economico sino por los recuerdos obtenidos y los momentos vividos, la verdad que un lujo de regalo, felicitaciones a quien lo pensó!)

- Cecilia: Gracias por fijarte en las imágenes. Aunque tal vez no lo parezca, en general las elijo con bastante dedicación. En particular nunca había utilizado de este artista, y me encantó porque tras lo colorido e inocente que parecen a primera vista, igual que los regalos, al mirarlos en profundidad uno descubre cosas inquietantes... igual que con ciertos regalos! (o "regaladores" más bien)
Respecto a los seca esmalte, el de OPI el año pasado lo busqué como enajenada y nada. En Hapes&co muchas veces me prometieron que lo traían pero al final nunca estaba y me terminé hartando. Igual es bastante saladito (en ese entonces creo que estaba algo de $160) no sé si se justifica en definitiva, salvo que realmente seque al instante, cosa que hasta ahora no lo hacen ni los secadore que tengo o tuve ni los esmaltes de 50 sec.

Besos!

Bella dijo...

Hola! Vengo del blog de Ann y para quedarme, me gusta mucho lo que escribís :D

A mi también me gusta mucho hacer regalos, suelo pensarlos (cuando no son de compromiso) y de buscar algo siempre original para sorprender al agasajado... Lamentablemente, salvo mi marido o mis padres o mi hermano, pocos son lo que logran la misma reacción conmigo (a veces la sorpresa es más bien negativa jajaja). Pero aún así no cejo en mis empeños y trato de seguir haciendo buenos regalos. Sí, una enroscada toda la vida.

Con respecto a los regalos del ámbito laboral, afortunadamente yo ya no trabajo en una empresa sino desde mi casa (viva la vida del freelancer!) pero cuando lo hacía también tenía problemitas similares. Deben ser parte del pan diario de cada empleado administrativo!!

Te dejo un saludo y volveré y seré millones... de comments! (o no, quién sabe xD)

Lola dijo...

- Bella: Bienvenida!
Me alegra mucho sentirme acompañada en el sentimiento tanto la de darle la importancia a buscar lindos regalos... como el de sorpresa negativa ante algunos recibidos!!! Espero haber disimulado bien las veces que me tocó y también que las veces que yo fui la que regalaba los otros no hayan disimulado!
Siempre pensé que no sería buena laburando desde mi casa pero me estás convenciando!
Y lo peor es que en mi sector no somos empleados administrativos, es el área de comercialización, se supone que somos todos ocurrentes, creativos y que sabemos venderte un buzón como si fuera un artículo de primera necesidad... pero bueno, se ve que en casa de herrero...

Besos!