miércoles, 11 de febrero de 2009

¿Dónde quedé yo?


No sé si son los años, la locura, o qué, pero he venido notando que me estoy convirtiendo en una de esas personas que siempre desprecié, como por ejemplo:

- los que se despiertan antes que suene el despertador

- los que comen la mitad y ya se sienten llenos

- los (el 99% de las veces es "las") que no se hacen problema si salen con el pelo hecho un desastre.

- los que hablan de sus sentimientos

- los que se quejan de los que se quejan de la inflación (es como que ya fue... paguemos lo que nos quieran asaltar y listo, qué vamos a cambiar?)

Me faltaría que me empiece a gustar la coca light más que la común (que me gustara alcanzaría) y comer y no engordar y ya me daría asco de mi misma... aunque por otro lado, daría gusto ser así en esto último, por asco a mí misma que me dé, pero lamentablemente no soy tan afortunada.

10 comentarios:

PaU dijo...

SERAN LOS AÑOS NADA MAS??...
No sé Lola, parece que tarde o temprano todos caemos en las mismas cosas que anteriormente nos parecian desagradables!!!

A luchar para encontrarnos nuevamente!!!!!!!!!!

Jane dijo...

Me pregunto, ¿por qué despreciabas a gente con costumbres tan inofensivas??
Jajaja, qué suerte que no soy la única, yo también me resiento por nimiedades. Es cuestión de piel, no?

Mariana dijo...

que feo no poder hablar de tus sentimientos, es un bloqueo emocional importante, asì que en ese aspecto tu cambio fué para mejor, que no te quepa la menor duda.

Lola dijo...

Pau, yo dije, los años o la locura... por ahí son las dos cosas juntas :P
Puede ser que tarde o temprano todos caemos en estas cosas (aunque mi mamá ya tiene 71 y sigue durmiendo igual que cuando tenía 19), pasa que a mí me tocó más temprano que tarde parece.

Jane, bienvenida! gracias por pasar.
Tal vez "despreciar" no fue el término más exacto... no sé bien cómo decirlo... como que para mí era increíble que hubiera gente que mirara los numeros del reloj digital contando cuánto faltaba para que sea la hora de levantarse... y no, no es tan increíble y no mienten! ja! supongo que en definitiva, lo mío era envidia nada más.
Como digo, siempre es un placer encontrar gente tan (in)tolerante como uno.

- Mariana, bienvenida al blog y gracias por tu comentario.
Yo no sé si es un bloqueo emocional, no es no tener a los sentimientos, es no hacerlo público nada más... a mí no me molestaba no hablar de mis sentmientos, por algo no lo hacía.
Pero bueno, tal vez sí sea para mejor, quién sabe, tampoco es que hasta ahora me haya ido tan espectacular por la vida, :P

Ronnie dijo...

Yo lo que me acuerdo es el OOOODIOO que me daba una compañera de box en la oficina que cada 5 minutos llamaba a la mamá (que cuidaba a su hijo) para ver cómo estaba éste. Y se la pasaaaaaba hablando. A mí directamente no me afectaba en el trabajo, o sea, no es que me colgaba a mí, pero escucharla todos los días me ponía de mal humor. [tema aparte es que nunca nos ibamos a llevar bien, nene o no nene]

Una vez me dijeron "cuando seas madre, vas a entender". Y no sé si entendí, pero ya supe que nunca hay que decir nunca, porque no sé qué haría yo hoy. Seguro que tendría una compañera de box que me odie!!!!!!!!!

Más que la locura, o la edad, llamemosle "madurez", no? (... o me estoy consolando?)

Lola dijo...

- Ronnie, buenísimo, entendiste la escencia de lo que quería decir con eso de que "no me afecta directamente"... pero jode igual, jaja
Creo que la maternidad es uno de esos casos donde uno más tiene que hacer "mea culpa" y que uno aprende a callarse un poco más y a decir "nunca digas nunca"
Tambien es bueno reconocer que "nene o no nene" hay personas con las que nunca te vas a llevar bien.
Madurez... no sé. Creo que nunca voy a terminar de salir del todo de la adolescencia. De hecho me despierto re temprano e igual en general llego un poco tarde a trabajar, jaja

Besos!

Maragena dijo...

Uyy yo me despierto antes de que suene el despertador. Una de dos: o estoy vieja o loca...o las dos cosas juntas!! jajaja
Y encima de todo, por eso, estoy en tu lista negra. Y bueno, no se puede todo en la vida!!
Besos

Lola dijo...

Mara, si siempre fuiste así no cuenta ni para vieja ni para loca, no te preocupes!
Tampoco te preocupes por estar en mi lista negra porque me tendría que poner a mí en primer lugar! jajaa
Además de todo, ahora que me pasa, me di cuenta que no es tan divertido.
Ahora, si llegas a convertirte en esas minas que comen de todo y no engordan ahí sí que no la perdono!!!

Besos!

Marce dijo...

Lo de despertarse antes que suene el reloj, tiene que ver con la rutina, a mí también me pasaba, cuando usaba la tele o la radio como despertador (siempre detesté la alarma de los despertadores). Ahora directamente no pongo nada, me despierto sola (o eventualmente con la ayuda de Valen ¬¬)

El resto, combinación de años + locura, nada agradable por cierto

Besos!

Lola dijo...

- Mar, si yo dejo de ponerme el despertador seguro me quedo dormida... por ahí sería una buena terapia, si no fuera que me echarían del trabajo y sin indemnización, jaja
Igual no hablo de despertarse unos minutos antes, es hora, hora y media, dos horas antes... sabiendo que dormiste poco y que al rato te vas a querer matar del sueño que vas a tener y no vas a poder dormir, lo que por cierto no ayuda a conciliar el sueño nuevamente...
Encima si son los años vamos para peor (salvo que vivas en Lost! jaja)

Beso!