domingo, 26 de abril de 2009

Collage de la semana


1.- A Facundo le robaron el auto.  Por suerte apareció en el mismo día e intacto.  Igual ya le dije que lo lleve a lavar (y si se puede, a desinfectar también).  Lo puedo escribir con este desapasionamiento porque por fortuna me enteré de ambos hechos simultaneamente.  Sino mi cordura hubiera estado ampliamente afectada.  Es la segunda vez que nos roban este año.  ¿Inseguridad?  Nah, una sensación nomás.

2.- María Clara está con otitis desde el lunes.  Eso equivale a decir que nos levantamos tres veces por noche y que ya es una potencial adicta al ibuprofeno, aunque ella no lo sepa porque hay que hacer un curso de defensa personal para darle los remedios.  Dicen que cuando sea grande y tenga que soportar dolores de muela o de parto se va a morir de la risa.  Esperemos que al menos sirva de algo.

3.- Mañana en el trabajo nos, el grupo de los siete, tenemos la gran-presentación-gran .  Después de andar toda la semana atrás de uno y otro, y soportando sus peleas de nenes de menos de cinco años (y tienen 50) me cansé, tiré la toalla y el viernes los dejé que se arreglaran solos.  Consecuencia: Estuve atendiendo el celular todo el fin de semana, haciendo de intermediario como los chicos cuando tienen padres separados (la analogía es buena, también están los de afuera que meten la cuchara).  Más allá de eso, estaban hechos unos corderitos y por fin se pusieron las pilas.  Moraleja:  no hay que andar atrás de nadie para que hagan lo que les corresponde, mejor relajarse, pensar que las cosas salgan como tengan que salir, y mágicamente todos empiezan a responder.

4.- Estoy loca de remate: acabo de aceptar un trabajo free lance (sin dejar el que tengo, claro).  Empecé el miércoles.  Por ahora bien, mejor de lo que imaginaba, igual ya surgieron complicaciones, pero supongo que son la sal de la vida.  Mejor tomarselo así.

5.- A pesar de todo lo anterior, estoy bastante contenta.  No sé bien de dónde viene esa felicidad, pero si promete no abandonarme la dejo vivir tranquila en el anonimato.  

6.- Estoy escribiendo bastante corto.  Definitivamente, algo me pasa!

7.- Para completar la semana, nota de color, o de sabor más bien, que ilustra todo lo anterior.  En medio de esta vorágine, me había comprado un chocolate (importado, nestlé, con almendras) para endulzar la semana.  Y me olvidé que lo tenía.  Creo que es la primera vez que me pasa.

13 comentarios:

Ronnie dijo...

Del collage, además de leer muchas cosas positivas, surge que esa sensación de felicidad (parafraseando la de inseguridad je) es real!

Con las pálidas de 1) y 2) y todo, es un post muy positivo!! Me gustó mucho!!

Y para copiarme de tu choco olvidado, me acabo de acordar que tengo unos alfajores "Vauquita" encanutados para degustar el finde y todavía no lo hice, así que allí voy!!

Besotes y suerte/éxitos con el 3)!!!

tia elsa dijo...

De todo como en botica, no te falto nada!!!! Lo bueno que igual te sentis feliz, pòr fi dame la receta, besos y que tengas muy buena semana, tía Elsa.

maria jesus dijo...

Se te ve feliz. Me alegro. Pero no puedo entender como te pudiste olvidar del chocolate, no es humano. Espero que este bien ya la niña. Un abrazo

K-®y dijo...

Lolis, que garron lo del auto! Que paso exactamente? Ves? Vos tratas de escribir corto y yo te tiro de la lengua!

Espero que MC se ponga bien prontito. Como es eso del umbral del dolor? No entendi bien.

Suerte con todolo laboral! Me hace gracia porque pensaste un monton en dejar de laburar y al final terminas teniendo dos laburos. Quien te entiende mujer?

Besos!!

Ana dijo...

Me hiciste acordar de que me olvidé un Shot (mi choco preferido) en casa, qué decepción!! No me queda más remedio que ir al kiosco en un rato...

Después, qué decirte? Si estás feliz a pesar del robo, a pesar de otitis y a pesar de los quilombos laborales, es definitivamente porque te cambiaron sin que te des cuenta. Escuchaste hablar de esos OVNIS que se llevan a la gente?

Ferchu´s dijo...

uy uy y uy....feo feo pero ya pasó. Al menos la presentación te tuvo q haber salido bien...por algo estabas contenta de antemano, no?

Como se hace para olvidar un chocolate!?

besos

Maragena dijo...

Me encantó el post!!
Pobre la nena, que se le pase rápido. Nunca tuve dolor de oídos pero dicen que es tremendo.

Lo de la inseguridad..sin palabras....má que sensación!! Cara de cemento se necesita para afirmar eso y la tienen, claro.

Jaja Lo de olvidarme algo rico escondido...me pasa seguido. Mi marido encontró hace unos ds una Tita escondida que voló al basurero por estar incomible.

De todo, me quedo con la sensación de felicidad...quiero de eso!!!!

Besos

Lola dijo...

- Ronnie, gracias por tus buenos deseos. Llegaron, llegaron. Nos fue espectacular el lunes, así que a pesar de todo parece que seguimos siendo un grupo. La sensación de felicidad... no sé, digamoslo bajito, porque terminé de escribirlo y tuve un día muy negro con mi vieja, pero se me pasó pronto, así que ahí vamos.
No sabía que existían los alfajores vauquita!!! Voy a procurar salir pronto de mi ignorancia, jaja

- tía, tal vez la botica tenga algo que ver con la sensación de felicidad, precisamente. Si es así la receta no te la puedo dar, pero sí cualquier psi, jaja. Será? No sé. Espero que también estés teniendo una buena semana.

- María Jesús, jajaja, la verdad es que sí, mi omisión con el chocolate no cuadra dentro del comportamiento humano normal. La nena por suerte mucho mejor, ya casi sin nada de infección ni de dolor.

- Kary: vos te la buscaste. Para dejar sentada la constancia, jaja. Lo del auto, nada, un vil y vulgar asalto: en el momento preciso ese que estás cerrando la puerta y metiendo la llave para arrancar apareció un tipo lo apunto y le dijo que se corriera señalando el asiento del acompañante. Por suerte reaccionó rápido y en vez de quedar el también o secuestrado o visitando 800 cajeros, se bajó y también les dejó la llave porque sino se hubiera puesto más violento. Del otro lado entró otro chorro y él se quedó viendo cómo se llevaban su auto. Por suerte no tenía la note en el auto, ni había tirado el celular por ahí (como hago yo por ejemplo, jaja). Cuando lo encontraron sólo faltó una campera, unos anteojos de sol, un poco de plata suelta que tenemos por ahí para los peajes y esas cosas y los cachafaz! Por suerte ningún juguete irremplazable de MC tampoco, ni se molestaron en sacar su butaca. La verdad que Facundo mantuvo la calma y reaccionó bien (no salió a la madre, por suerte, jaja) pero a la noche se tuvo que tomar un rivotril.
María Clara por suerte ya está bastante bien, le doy la mitad del ibu, cada 12 horas en vez de 8, y las aguanta bien, hasta aguantaría más pero tampoco quiero que le empiece a doler. Lo del umbral del dolor no sé, fue un comentario al pasar que hizo la pediatra cuando nos despedía "después de esto podés tener siete hijos o arreglarte ocho muelas que no te va a doler tanto". MC dudo que lo haya entendido, me habrá querido decir algo a mí? jaja
Por ultimo pasando al tema laboral por qué presuponés y usás el preterito perfecto respecto a mis consideraciones de dejar de trabajar? Lo pensé, eso es cierto, pero también lo sigo pensando y creo que más que antes. Supongo que la lógica indicaría lo que vos pensás, pero bueno, no me entiendo ni yo, así que no es tan extraño que haya aceptado un trabajo free lance manteniendo el actual. O quizá si tuviera muchos free lance dejaría el otro. Ni idea de lo que quiero hacer en realidad. No me hagas pensar! Ya me estás haciendo escribir mucho, no me hagas pensar mucho también :)

- Anita, si los ovnis se llevaran la gente a Europa yo encantada! Que me cambien las veces que me tengan que cambiar. Igual esta copia está bastante acertada eh? Con mi vieja me sigo peleando igualito a cuando era "más yo", tengo la misma tos que cuando era yo y duermo casi igual de mal que la otra lola. Me podrían haber cambiado por un modelo más evolucionado al menos, no te parece?
Sobre tu shot, primero un minuto de silencio por el antiguo shot...



ahora sí, sin mi no sos nada eh? Si no te hacía acordar te quedabas sin chocolate en el trabajo. Es grave olvidarselo en casa pero no tan grave como olvidarse de su existencia en absoluto. Al margen, estoy pensando qué es más grave olvidarse en casa cuando vas a trabajar, el chocolate o el pen drive? qué dilema...

- Fer, si si si la presentación salió mucho mejor de lo que yo esperaba! Pero no sé si por eso podía estar contenta de antemano porque me tuvieron en ascuas hasta el último minuto. Yo pensé que alguno me iba a clavar, el lunes no repsondían mis sms, y uno que es muy fóbico para hablar en publico (mas que yo, aunque lo hace mejor) y que presentaba segundo, estuvo durante toda la disertación de la primera diciendo que no iba a poder, que se iba, que lo de él estaba mal, que era lo mismo, que no sé qué, y yo tratando de calmarlo o de agarrarlo de los pelos para que no se vaya, jajaja, y eso que apenas tiene (pelos!)
Lo demás (auto y otitis) ya están camino a ser sólo un mal recuerdo.
Sobe el chocolate, mirá: a mi me vendría muy bien olvidarme mas seguido que tengo un chocolate, pero entre las calorías del chocolate y los nervios creo que es mejor engordar "sanamente" con el chocolate.

- Mara, MC debutó con su primer dolor de oidos a los nueve meses, creo, y ya estoy considerando que no vaya al colegio hasta que no tenga 16 para que no le vuelva a pasar. Pero bueno, hasta ahora no empezó el jardín (ejem! madre indecisa si las hay) y se enfermó igual.
Sobre la inseguridad... seré muy mala pero me gustaría tanto, pero tanto que les pasara a ellos! No me considero especial, si en el último año y medio nos robaron tres veces, y en treinta años cuatro, es como que la cuenta no es muy dificil.
Sí debo reconocer que la policia se portó de 10. Rarísimo, pero real. En febrero cuando nos robaron en MDQ también nos trataron muy bien, pero como que no se molestaron demasiado, esta vez las dos cosas (amables y efectivos) espero que sea la regla.
Sobre las golosinas olvidadas qué será? Las escondemos tanto para que otros-miembros-de-la-flía no los encuentren que ni nosotras lo podemos hacer? por suerte en tu caso fue "sólo" una tita y en el mío al chocolate lo encontré antes que estuviera incomible. Todos felices, viste que no es tan dificil (?????) jaja

Besos!

Minombresabeahierba dijo...

cuantas cosas buenas e interesantes...el chocolate con almendras me lo podes dar a mi, besotes.

JulieFernn dijo...

Yo sé pq te olvidaste del chocolate... estás contenta!!

A pesar del robo, de los cincuentones peleadores, del nuevo empleo y de la otitis de MC, estás chocha... se te lee contenta.

Me pregunto... ¿por qué será?

Uhmmm....


Besitos! =P

Desire dijo...

Hay Lola si que sos especial para estar con ese animo despues de todo lo que te toco en la semana!
Admiro tu prescencia de animo, yo estaria trepando paredes, pero bueno veo que hasta eso se acostumbra uno, lo que nunca creo que me ocurriria sera eso de olvidarme de un chocolate y conste que soy una estratega escondiendolos de mis hijos!
Pase a gradecerte de paso por tus oraciones y acompañamiento virtual de la semana pasada, gracias por todo.
Un beso enorme

Pilar dijo...

Bien surtido todo!!! Que lindo lo del chocolate!!!, me imagino que te lo habrás comido con toda esa felicidad que sientes, no???.y que tu niña esté bien, son rachas que hay que pasar. Besos dulces.Pilar

Lola dijo...

- Hieba, "interesantes" es mejor calificativo que "buenas" aunque también hubo algunas de esas.
Respecto del chocolate, queda menos de la mitad. Te sirve igual?

- Julie: eso que me olvido el chocolate porque estoy contenta vendría a apoyar la teoría del chocolate como antidepresivo natural? O que sólo nos desahogamos comiendo chocolates? En el primer caso voy a ver quién me lo puede recetar, y respecto a lo segundo... puede ser! pero los chocolates también hacen mejores los momentos que ya eran buenos.
A mí me preocupa el qué habrás querido decir con esos "¿Por qué será?" y "Uhmmm...."

- Desire: no lo había pensado, pero no me quiero imaginar lo que debe ser introducir un chocolate en una casa con otros cinco hombres!!! Eso sí que requiere más estrategia táctica que una guerra internacional.
Te repito que lo menos que podíamos hacer era acompañarte así, aunque sea desde lejos y sólo con palabras, aunque sé que llegan y es lo importante. Es lo menos que podíamos hacer y me alegra que a uds. los haya aliviado un poco al menos.

- Pilar, era mucho el chocolate para comerlo de una sola vez, pero ya lo voy a hacer feliz dentro de poco; y sí, como decía antes, si el chocolate nos consuela en momentos de tristeza hace aún mejores los que ya de por sí son alegres. La nena por suerte bien ya, así que eso también, gracias por preocuparte.

Besos!