lunes, 15 de junio de 2009

Espejismo

Otra vez me puse buena¹, y voy a brindarle un servicio a la comunidad.²
En esta ocasión les presento una breve guía de compras para la semana previa al día del padre. No se hagan ilusiones porque no voy a iluminar en absoluto respecto de qué comprar (que me digan a mí primero) sino el cómo hacerlo:

1.- Empecemos por lo más básico: el día del padre es una excusa para que todas las mujeres podamos salir de compras, fuera de lo que es el supermercado o la farmacia por ejemplo, con más excusas. Lo más gracioso es que al menos en mi caso, nunca ningún hombre (léase padre o marido) me ha pedido que le explique en qué gasto.
Hagan la prueba en cualquier centro comercial, y van a ver que no sólo el 90% de las clientes son mujeres, lo que sería bastante normal en vísperas del día del padre, sino en sus compras que en el 90% de lo casos son productos muy difíciles de disfrazar para regalarle a alguien que porte documentación con el casillero "femenino" tachado... salvo que se empezaran a depilar en vez de afeitar por ejemplo, lo que no estaría nada mal, tendrían que hacerlo una vez por semana en vez de todos los días, ahorrandose cantidad de tiempo y de lastimaduras en la piel, si lograran contener las lágrimas, claro, pero mejor me dejo de dar este tipo de consejos, primero porque dije que iba a ser breve, cosa que de más está decir que no voy a cumplir, y segundo porque hacerle recomendaciones a los hombres excede el objetivo de esta entrada.

2.- Hay que tener en cuenta que siempre (siempre, siempre, siempre) al día siguiente de comprar algo va a salir una oferta mejor, un descuento mayor, un modelo más avanzado, en un color más agradable, una versión más liviana e infinitos etcéteras. Sé que este punto no es nada agradable, pero es bueno partir de premisas firmes para no auto-echarnos la culpa después de ser compradoras compulsivas . Porque esta premisa se complementa con una segunda parte que dice que si esperás demasiado tiempo para comprar algo cuando vas ya no lo conseguís.

3.- Leer la letra chica. Bastante obvio, pero por las dudas lo pongo así de grande. Si es una tienda por departamentos (léase Fa.......) que en el descuento se incluya electro, y aún en ése caso, que incluya informática.

4.- Si te hablan de un descuento del 35%, en el rubro indumentaria le podemos creer tranquilos. Básicamente porque después del día del padre te van a hacer ése descuento sin que tengas la tarjeta de la "sonrisa triste" como le digo yo, y como recién empezó a hacer frío hace una semana los comerciantes están más muertos de hambre que nosotros de frío sin sus abrigadas camperas de $1.000.
Para comprar un regalo que sirva para agasajar al jefe de la familia el próximo domingo no está nada mal, el tema, como venía diciendo, es que la mayoría de las compras no son para los padres, entonces aunque no aprovechemos el descuento, bien lo vamos a conseguir una semana más tarde sin tantos requisitos.

5.- Si nos vamos para el lado de electro, si te hablan de un descuento de un 20 % con tarjeta de débito, se les puede creer tranquilamente. No hace falta ir esta semana siquiera, en los super está ése descuento todo el año, claro hay que embocar el día con la tarjeta indicada, pero no es tan difícil. No se olviden de comprobar que les devuelven el 5% del IVA, cosa que yo jamás hice.

6.- Siguiendo con electro, si te hablan de un descuento del 20% con tarjetas de crédito + X cuotas sin interés, les podemos creer, pero no tan tranquilos. A ver, el 80% de la gente compra los modelos más básicos de cada producto. En estos casos, mágicamente, el primer día a los dos minutos se les acabó el stock (de un artículo cada uno, no se olviden de la letra chica) de los productos económicos o moderadamente económicos. Esta lógica no rige para teléfonos celulares, del mismo modo que las leyes de la física no aplican en Marte. Sigo, entonces en general lo que obtenés es un producto mejor que el que pensabas según tu presupuesto al mismo precio que el que pensabas pagar sin descuento. Pero lo que se dice pagar menos es muy raro que suceda. Basta recordar que estas promociones se arman precisamente para generar mayores ingresos. Entonces si ibas a comprar un producto que regularmente sale $500, vas contento porque en realidad vas a gastar $400; y no, en general vas a terminar comprando algo que sale $650 y que con el descuento te va a terminar saliendo $520. Pero uno se consuela porque "por la misma plata me dieron algo mejor", aunque vivamos solos y nos llevemos un lavarropas que tenga una capacidad de 15 kg o nos llevemos un aire acondicionado con tantas frigorías que más que acondiconar va a congelar el ambiente.

7.- En el caso que uno abra el diario un día y se encuentre con una mega publicidad de un 35% de descuento incluido electro, en realidad en este rubro las cosas funcionan así: siguiendo el ejemplo citado más arriba, si íbamos a comprar algo que regularmente vale $500, te suben el precio un 20%, por lo que termina saliendo $600. Sobre ése precio te hacen el 35% de descuento, lo que arroja un total de $390, con lo cual en realidad el verdadero descuento es de un 22%. ¿Mareados? ¿Confundidos? No se preocupen. Son efectos colaterales normales. Para decir la absoluta verdad, es lo que pretenden.

8.- Por todo lo dicho anteriormente espero que nadie se dé con la cabeza contra la pared por haber comprado algo con el descuento del 20% en vez de aprovechar el del 35%, porque no vale la pena. No sólo por el precio, sino porque el producto que uno compra en electro en general dura mucho menos que la propia cabeza. Salvo que uno se dedique a trabajos como éstos, claro.

9.- Como a pesar de todo lo expuesto anteriormente nadie se puede resistir a un descuento importante, o en el caso de las mujeres, es una excusa fantástica para comprar con sobrados motivos y sin cargo de conciencia, una vez evaluados todos las ventajas y desechadas o aceptadas estas jugarretas de comerciante sirio, queda atravesar el último escollo que es el siguiente: que en el banco emisor de la tarjeta no haya colapsado el sistema. Creo que es una nueva forma de decir "stock disponible para la promoción 35% de descuento = 100 transacciones" Recuerden: la letra chica!!!!

10.- Yo lo que recomendaría ampliamente si estuviera del otro lado del mostrador es que nunca, pero nunca se olviden de dejar bien clarito que "las promociones no son acumulables" porque con tanta promoción suelta que hay por ahí dando vueltas, si sumáramos los beneficios, en general cuando compramos una cosa nos tendrían que dar plata encima.

11.- El punto más elemental de todos, pero nunca bien atendido: el monto que uno se ahorra con el descuento siempre debe ser superior a lo que uno gasta en taxi o estacionamiento para llegar a ése lugar.

12.- Hay que tener en cuenta que todas éstas facturas no sirven para participar en el "IVA y Vuelta" porque a los señores AFIP poco les importa que en esta semana haya habido un 35% de descuento en varias marcas y que estés pagando todo en 12 cómodas cuotas sin interés. Para ellos todas las semanas del año gastás más o menos esa suma, con lo cual estás ganando una millonada anual que no estás declarando en ganancias.

Hay más pero ya no me quiero cansar porque por lo expuesto en el punto Nº9 debo reservar energías para seguir ejercitando mi firma, aclaración y número de documento mañana. Y toda la semana, ahora que lo pienso, porque no compré un sólo regalo para el día del padre todavía. Así que a pesar de todo, está de más decir que esto sigue siendo una oda al cosnumo. Igual no dejo de reconocer que a veces me gustaría ser un poco más como mi madre que sigue convencida que acaba de comprar la aspiradora "casi a mitad de precio". Que el de arriba le conserve la inocencia.


¹Me quedé pensando, en el "otra vez" de que me puse buena, pero si la memoria no me falla, creo que es la primera vez que lo hago.
²También me parece que es la primera vez que le hago un servicio a la comunidad. Pasa que en realidad de ésto último tampoco tengo obligación; si yo siempre me porto bien.

11 comentarios:

Marina dijo...

Es cierto, hay mucha chantada en las ofertas. Es tipico ir a buscar un oferton tipo depiladora a €30.- y que se les haya acabado al primer dia, y como uno iba a buscar ese producto se puede conformar con algo parecido pero por lo general un poco mas caro. Yo trato, si no es urgente, de no comprar algo similar a lo que estaba publicado, porque me da bronca que hagan esas jugarretas.
El tema de la desesperacion por las ofertas lo he visto con mis propios ojos una vez que hacian descuento de TV plasma en el shopping donde trabajo, la gente en la puerta esperando a que abriera el centro comercial y CORRIENDO con los carritos como si se tratara de un recital de los R.Stones en Argentina!! increible!! ni idea si la oferta valia a pena para tanta desesperaciòn pero me quedè flasheada con la locura de la gente por la promocion.
Suerte con las compras del dia D!!y por cierto, muy util el post!
Besos

JulieFernn dijo...

Qué bueno que mi marido no espera ningún regalo!!! WIIII!!! de la que zafo!!! Ah, si, eso si... tampoco regala nada para las demás ocasiones, pfff.

Y a mi viejo lo conformo con una pavada: una chocotorta y a la lona.

Menos mal, pq de leer todo tu post me puse loca y me acordé de la Navidad. Suerte que falta medio año! =D

Etienne dijo...

La palabra oferta entraña en su origen algo que no está bien. O pasa de moda o es de segunda selección o sirve como anzuelo.

Pero que son útiles para zafar cuando hay que hacer regalos, eso es cierto!!

Besos!

Maragena dijo...

Después de leerte detenidamente (confieso que me costó, ando muy dispersa ultimamente, bah, hace más de 30 años), me convencí....una linda tarjeta hecha por la nena y punto!! jajaja
Besos

Ana dijo...

Por un lado estaba contenta de que este fuera el primer año que me tocaba ir a comprar regalo.

Después ya se me fue la alegría, cuando caí en la cuenta de que por lo menos por los próximos 18 años voy a tener que ocuparme yo.

Y se me terminó de venir el alma a los pies cuando leí este post. Esto es muy complicadoooo, paren el mundo que me quiero bajar!

Agustín dijo...

No sabía que era taaaan complicado comprar! Jajja.

Solo un comentario: el punto 11 (el costo del taxi) es un costo hundido. Es un costo que lo vas a tener compres con descuento o no. Es decir, por más que el descuento sea inferior al taxi igual te va a seguir conviniendo.

Lola dijo...

- Marina, jaja, sí me acuerdo cuando contaste lo de la depiladora... bueh, reir es una forma de decir.
Eso de estar ahí esperando que abran las puertas del shopping pensé que eran sólo los yankees, pero se ve que la fiebre hiperconsumista llegó a Europa también...
Que sé yo, a veces me pregunto si en realidad esa gente no será más feliz, pero creo que salvo que te lo regalen ninguna otra cosa justifica tanto enloquecimiento.

- Julie, en serio que no esperan nada? qué bueno!!!! Bah, en realidad a mí me encanta elegir regalos, pero no cuando se ponen taaaaaaan complicados, o son tantos como en navidad. Igual muchísimo peor que ir a comprar en vísperas del día del padre es pretender ir a comer afuera el día del padre: te cortan la cabeza con los precios, tenés que almorzar en 15 minutos o bien hacerlo a las cinco de la tarde... aunque ahora que lo pienso no estaría tan mal, si yo en general almuerzo a esa hora :P

- Etienne: Con tu visión confirmo que las que nos volvemos locas con los descuentos y ofertas somos mayoritariamente las mujeres. Mi papá por ejemplo siempre piensa igual que vos "por algo es que está más barato"; y la verdad es que aunque no tenga nada no lo disfruta tratando de averiguar dónde está la falla.
Si es para los demás, jajaja, es cierto, salvo cuando ése "los demás" sos vos y te regalan algo sumamente feo e inutil y encima no lo podés cambiar.

- Mara, ni te cuento lo que pretenden dispersarte entonces cuando lees la letra chica.
La solución cuando se ponen muy hinchas con los regalos es que vayan a comprarselos solitos! Total en general o son los proveedores de la casa o todo va a un fondo común, jaja, y la parte afectiva está cubierta por la tarjetita (al final son los padres de los nenes, che!, por ahora que se conformen con eso y cuando sean más grandes será su problema)

- Ana, como le venía diciendo a Mara, la parte afectiva que la haga el chico (hasta tu bb puede por ejemplo una linda foto de la eco en un portarretratos, o el año que viene las manitos o piecitos; y el resto si se ponen muy quisquillosos que se lo elijan sólos!
Vos igual este año tomalo como prueba, a ver cómo retribuye PM en octubre; y ahí te vas a dar cuenta cuanta mala sangre conviene hacerse (o no)

- Agustín, comprar es todo un arte. Tanto que a veces pienso que sería más fácil fabricarlo uno mismo.
Respecto del punto Nº11, a lo que yo me refería es que a veces los descuentos son en Unicenter, o en Nordelta o Las Palmas de Pilar. Si vas ahí en taxi te va a terminar saliendo más caro que si vas a la sucursal que está a cinco cuadras de tu casa sin descuento. O lo mismo que si tenés que pagar estacionamiento en Alto Palermo. Hay gente que no calcula esas cosas tampoco, pero en definitiva estoy empezando a pensar que nadie se funde por eso y terminan siendo más felices, así que yo tampoco hago demasiado negocio.

tia elsa dijo...

Todo lo que decis es muy cierto, en especial la famosa letra chica!!!!Yo lo arreglo con el lindo polar y listo!! Besos tía Elsa.

Lola dijo...

Tía, es que aparte hay algo más lindo que estar con ropa cómoda (y zapatos cómodos).
Cuando te gastás un dineral en algo seguro que no le pegás en absoluto con lo que quería, no sólo en ropa. Andá a elegirle un celular que le termine de gustar por ejemplo...
Feliz día del padre el domingo
Besos!

Ronnie dijo...

Los peores: los descuentos de los super.

Los únicos comprobablemente verdaderos: pañales el 2do a la mitad! -el precio de un pack de pañales lo tenés presente, no hay formas de engañarme con eso!-

Besos y todo el resto: sí sí y sí!! Tal cual!

(igual el mejor regalo... no tiene precio!)

Lola dijo...

Ronnie, por suerte el tema de los pañales fué, pero también fui cazadora de descuentos de pañales (y de nutrilon!)
Lo peor del caso, en mi caso, es que cuando los descuentos los hacen los bancos o las tarjetas, bien puede currarme porque cuando llega el resumen jamás me tomo el trabajo de mirar si descontaron lo que corresponde.
Tenés razón que los descuentos del super suelen ser malísimos, en general por un motivo o por otro, la mitad de lo que estás comprando no tiene descuento al final.

Besos!