lunes, 8 de noviembre de 2010

"Algún día" - Ningún día


Cuando yo tenía unos trece o catorce años en una excursión escolar nos iban a llevar a la isla Martín García. Piensen que las extensiones se multiplican en la niñez y adolescencia con lo cual un paseo así representaba algo equivalente irse a Bora Bora en la actualidad, y el entusiasmo iba por el mismo canal.
Partimos temprano en la mañana, pero al llegar a río abierto Prefectura obligó a todas las embarcaciones a retornar pues habían informado un alerta meteorológico.
Se barajaron varias fechas para repetir el paseo, pero llegaba fin de año, los exámenes, los actos y finalmente no se concretó. Ante mi desilusión mi papá propone que ya que ninguno de la familia conocía la isla, era buena idea para un paseo. Veinte años más tarde, ése día aún no llegó.
Unos diez años después de la frustrada excursión, tenía un muy amigo cuya familia frecuentaba un club de remo en el delta, y así incursioné brevemente en aquel deporte (lo que dolían los brazos al día siguiente no tiene nombre). No fueron pocas las veces que hablamos de trasladarnos por este medio a la isla. Pero ese día tampoco se hizo presente, ni los fines de semana actuales donde tantos vecinos de fin de semana salen a navegar por esos pagos (y a esta altura, si es remando, ése día tampoco llegará, ya tengo que remar bastante diariamente para llegar a puertos más importantes a los que aún no arribo).

Martita, la señora que trabaja en casa, y que trabajó en casa de mis padres cuando yo era chica, sabe cocinar unas empanadas norteñas de ley, de esas con carne cortada a cuchillo, mucha cebolla de verdeo, picante y fritas en grasa de pella. En reiteradas oportunidades se ofreció a deleitarnos con ellas, pero siempre existe el miedo al colesterol, a los triglicéridos o a un ataque cardíaco. Después uno piensa en las que muchas veces compra o come en restaurantes, que ni se sabe a ciencia cierta lo que tienen adentro, y determina que una vez tan grave no va a ser, que un día nos decidimos a mandar todo a la miércoles y nos damos el gusto. Pero se ve que todavía no nos decidimos a mandar todo a la miércoles porque seguimos sin probarlas.

Desde que para ir a Pinamar no es imprescindible pasar por la localidad de Maipú, nos hemos quedado sin nuestra parrilla de ruta de cabecera. Extrañando las exquisiteces, y por qué no, el ambiente familiar de nuestra querida Ama Gozua miramos con cariño los asadores que se exhiben bordeando Dolores pensando que algún día elegiremos un sucesor. Pero pensamos en la higiene, en la peque, en el síndrome urémico hemolítico; y le metemos pata para llegar a destino o bien paramos en los más asépticos McDonalds o Minotauro, restándole folklore al clásico viaje a la costa.

Cuando miro comerciales de jabones para lavarropas, donde el actual siempre supera al de la competencia, me pregunto si no sería divertido algún día hacer la prueba en casa, lavando cada media de un par (con el mismo grado de suciedad, se entiende) con un jabón distinto. Se ve que tan divertido no debe ser, o bien hay cosas mucho más divertidas porque si alguna vez lavé cada miembro de un par de medias en distintas cargas fue porque alguna había perdido su compañero y apareció más tarde, cuando su colega ya se había bañado.

Desde que descubrí que todavía existe la clásica boutique infantil de nuestras épocas, la renombrada "María de Buenos Aires" pienso que sería lindo que María Clara tuviera algún vestido de la misma etiqueta de los que tantos supe tener de chica, aunque sólo fuera por eso. Pero después termino comprándole vestidos en cualquier lado, menos en ése local (pero que conste que muchas veces los talles y los colores me jugaron malas pasadas cuando iba decidida a serle fiel)

Muchas veces que voy manejando por el mismo recorrido de todos los días, de reojo siempre hay algún local que me llama la atención, y me prometo que algún día voy a parar en ése punto y voy a recorrerlo caminando, aunque sea para sacarme la intriga si valía la pena parar y bajarse para eso. Pero el piloto automático es acaparador y todavía no me ha dejado interrumpir el viaje a mitad de camino.

Cuando ando navegando por la web muchas veces me encuentro con páginas que me parecen sumamente interesantes, pero no tengo tiempo de leerlas en profundidad, entonces las guardo... y casi nunca las vuelvo a abrir, salvo caso de extrema necesidad. Entonces me digo debería organizarme para dedicarle una media hora diaria y terminar esa lista pendiente de lectura. Pero se ve que es más entretenido dedicar esa media hora a buscar nuevas páginas para seguir engrosando esa lista, o será se empieza a transformar en una obligación; tipo los apuntes de la facultad, pero el tema es que la lista en vez de disminuir, aumenta.

Por todo lo expuesto hasta el momento cualquiera bien podría concluir que están ante una fracasada importante en cuanto a proyectos sin importancia se refiere. Pero no señores.



Resulta que muchas veces tuve la fantasía esa de tomarme unos días de licencia ordinaria, de esos que no te dejan tomarte en verano y después nunca es el momento. Darme unos días para mí misma, no por viajar a algún lado y sin ningún motivo o plan en especial; sólo para estar en casa, no tener que madrugar y no hacer absolutamente nada.

Bueno, después de haber hecho malabares hasta el agotamiento la semana pasada, me decidí a pedirme unos días de licencia (vacaciones no me parece el nombre más adecuado, o me dará un poco de culpa, no sé). Sin ningún motivo en particular.
Así que aquí estoy, en la noche más linda de la semana que viene a ser el domingo cuando al otro día no tenés que ir a trabajar.
Sólo espero poder descansarlos realmente y sacudirme el cansancio que traigo encima. En unos días veremos si lo logro.

¿Alguien más tiene un proyecto pequeño, de estos que para concretarlos el dinero, el tiempo o las circunstancias no son un problema; y que tal vez precisamente por estos motivos es que uno todavía no los materializó?


15 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Dos cosas me vinieron a la mente mientras te leía:

Siempre que voy a Argentina, siempre que puedo voy a Olavarría. En Las Flores hay un restaurant-parrilla "Doña Ilda" donde hacen lechón asado que es LO MAS. LO MAS. Si hubiera mayúsculas más grandes, las usaría.

Lo otro:

La prueba del lavarropas yo la hice hace mil años: Lavé una media blanca con Ala y la otra con Ace. Hice mi mini "desafío de la blancura": ganó ACE. Acá tengo la foto.

Ceci dijo...

La verdad es que tengo varios proyectos inconclusos, pero el que se me viene a la mente en este momento, es parar en el outlet de grimoldi que esta sobre rivadavia en congreso. Siempre paso en el colectivo cuando voy del centro a mi casa y lo veo, pero nunca me bajo para visitarlo. No me queda cómodo, a esa altura me da fiaca bajarme del colectivo, mas si voy sentada, y me parece que tampoco voy a ir expresamente. Algún dia tal vez..
Besos

Virginia Prieto dijo...

y si...algunos algún día tengo por ahí...
me vino a la mente mientras leía el post mi tan ansiado deseo de apagar incendios...
de hecho, cuando en la bio de mi blog pongo que quería ser bombero no estoy mintiendo, es así.
en el 2001, cuando vivía en USA, tenía una estación de bomberos espectacular muy cerca de casa por cuya puerta pasaba a diario para ir al trabajo.
nunca(pero nunca eh) entré a preguntar para hacer el curso o para pedir trabajo. soy una maldita cobarde. lo acepto. y de verdad quería ser bombero!
siempre quise un perro Golden Retriever. Pero Siempre...
Compré Cocker, Bearded Collie y ahora tengo una maltesa...
El Golden siempre lo dejo para más adelante...
la lista sería tan larga que me parece que no tendría fin...los algún día se están multiplicando a medida que escribo esto

me dejaste pensando


beso

Florencia dijo...

María de Buenos Aires!!, los vestiditos punto smock de mi infancia, que divinura, ¿sigue estando en la calle La Pampa?, y sí, deberíamos sí o sí comprarles un vestidito ahí a nuestras nenas.
Besos!

tia elsa dijo...

Cuando vamos la rutas argentinas siempre decimos "que lindo meternos en los pueblos para conocerlos, tenemos que hacerlo" pero nunca lo hacemos, porque nos da fiaca, porque el viaje es largo y estamos cansados, en algun dia... Besos tía Elsa.

Ronnie dijo...

Hace un rato empecé a hacer listas, por ejemplo, de "recomendaciones". De cuando alguien te dice "la próxima podríamos....", o pasar por algún lado, o ver algún programa potable para hacer, etc... y como cuando llega ESE momento donde tenés la oportunidad y ni se te viene a la mente, empecé a anotar este tipo de "TODOs". No te digo que valió la pena en función a haberlos llevado a cabo, pero por lo menos los voy teniendo presentes!!!

Y como tengo millones y variadísimos, ni me explayo!

Eso sí... quiero la reseña de cómo te fue con el proyecto de vagancia!!

Besotes,

Etienne dijo...

Así rápidamente te cuento que no tengo mayores pendientes por un par de razones: si tengo ganas de hacerlo, lo hago y si no lo hice es porque no se puede. Y si me quedó algo por hacer, no lo recuerdo, lo olvidé. Jejeje!!

Muchas cosas me perderé en esta vida pero serán cosas que nunca quise hacer...

Besos!!

Any dijo...

Asi que la señorita está de vacaciones??? Ahhhhhhhh!!!!, digo yo, poniéndome azul de envidia jajajjaja!
Espero que descanses che, viene bárbaro un intermezzo antes de la recta final del año.
Leí Minotauro y el cerebro me hizo click! y me fui de viaje automáticamente. Si habré pasado por alli ... ya perdí la cuenta.
Tengo pendiente irme sola de viaje(pero sola sola) un fin de año y pasar el 31 en alguna playa o algún lugar rodeada de extraños. Cuando llega el momento me da no se que y no lo hago. Pero algun día será.
Tenemos pendiente aca con mi compañera de laburo poner algún elemento laxante en el café del jefe ... hace mucho que fantaseamos con eso. Asi como para verlo en un "apuro" digamos.
Hemos pensado en todas las posibilidades ... pero finalmente nos parece demasiado adolescente (aunque te digo que cada vez que reflotamos la idea, es tan tentadora ... jajajajja)
Cuantas cosas va dejando uno para mas adelante eh? y ya sabe de antemano que no las hará, pero creo que la gracia está en la pequeña ilusión que representan.
Muy bueno este post che.
Disfrutá tu descanso!
bessssso

PaU dijo...

jaja y si es verdad siempre hay de "esas" cositas que uno esta siempre a punto de hacer y no...
Por ejemplo, conocer a las chicas de MAM siempre estoy a punto de hacerlo!!!

Lola dijo...

- Alicia: Cómo estamos hoy con la comida. Si bien hace un rato en tu blog dije que estaba sin hambre, ya me pongo a averiguar cuántos kilómetros hay de Buenos Aires a Las Flores (ahora que lo pienso, qué nombres más pintorescos ambos!) me suena que no mucho... no necesito llegar hasta Olavarría, sólo hasta Doña Ilda!
Lo de las medias, me encantó!!! Se ve que mi proyecto en miniatura no era tan original!Está bueno tener el dato, aunque habría que hacer otro desafío entre Skip y Ariel también (si me dejo guiar por las publicidades de estas dos creo que termino lavando con la tabla y jabón blanco).

- Ceci: El outlet de Grimoldi de Congreso no lo conozco, pero hay uno pasando Once, cerca de donde trabajé en una época (el barrio bastante feo, pero bueh) que estaba muy bueno, sobre todo había que estar atentos porque cada tanto se mandaban uno o dos días al 50%, la gente se peleaba en serio... y tenían razón! Hasta estaba atenta al día que entraban nuevos pares a ver qué había venido, era los jueves si no me equivoco.
Al margen, vos sabés que si voy en colectivo puedo ir relojeando mejor como para evaluar si vale la pena bajar o no... y si no estoy apurada y no estoy muy "aquerenciada" en un asiento, no es raro que me baje... y sabés lo cuiroso de cuando eso pasa es que te topas con negocios que no sé por que´uno ni registra que existen mientras los ve sobre ruedas.

- Vir: vos también, qué epoca para elegir estudiar.. "bombería"? (jajaj, como se dirá...) USA en 2001!
Mi interpretación psicoanalitica barata (ahora viene uno de verdad y me quema en la hoguera) debe ser que sos una persona muy pacifica con esas ansias de andar apagando incendios. Si te interesan los incencios que en vez de fuego tienen palabras vení a mi trabajo, vas a tener laburo de sobra (eso sí, no garantizo que no vayas a quemarte!)
Los labradores siempre me parecieron perros adorables, igual ese es mucho más que un proyectito, como miembro de la familia implica una decisión un poco más importante... igual de cockers no sé mucho, pero los bearded collies son preciosos, pero divinos maaaaaal (aunque no me quiero imaginar lo que cuesta mantenerles el pelo) y a tu maltesita la vi en el blog de maga de una vez y también es un primor, así que igual siempre elgiste bien!

- Florencia: hasta donde yo sé no están sobre La Pampa (ahí mi circuito abarca Konwalia, La niñeria, El principito y Mini Maus-Globito-Yeremy o como se llame segun el turno).
El que yo voy queda en Arenales 1246 (están con Amalia y con Madalena Esposito los tres pegaditos, frente a Le Petit). Lo que pasa es que ahora lo que tiene suele ser muy de vestir, punto smock tiene más bien Amalia o La Folie (dos cuadras más arriba) y sino de fiesta Pitti Bimbo una cuadra abajo... están en un rango medio raro; igual como mi hija tiene más vida social que yo llega a aprovechar mejor la ropa que su madre!

- Tía: Siiiiiiii esa es otra clásica. Muchas veces cuando íbamos o veníamos en fechas clave, mi papá para ir a Pinamar tomaba la ruta 11 en vez de la 2, que pasa por todos los pueblos y siempre nos producía curiosidad lugares como "Aguas Verdes" o "Costa del Este" pero por un motivo o por otro nunca entramos... de hecho al único lugar donde recuerdo que entramos fue a Chascomús (qué hazaña!) y a Dolores (sólo por necesidad). Mi suegro en cambio sí es de meterse en todos los pueblitos, una vez llegó a José Igancio cuando todavía era un pueblito de pescadores, y después cuando los famosos empezarona veranear allá le generó muchas dudas de que se tratara del mismo José Ignacio... igual convengamos que todo lo que es autopista no ayuda para eso (sí ayuda tanto para otras cosas!)

Lola dijo...

- Ronnie, si bien yo tengo una listita de excel para casi todos los aspectos de mi vida, nunca pude terminar de organizar uno con este tipo de pendientes. Una vez empecé uno con libros, pero se me sumaban unos cincuenta a diario, y pronto me di cuenta que no me iban a alcanzar ni cinco vidas para leerlos todos, me deprimí y no la seguí más.
Pero con otras cosas debería, es TAN lindo completar una lista, ir marcando los items (sí,si,si I'm Insane lo reconzco)
La reseña de cómo van mis días de vacaciones mejor ni pensarlo... están siendo un fracaso total, no había suspendido mi trabajo Nº2 "total puedo acomodar todo en dos tardes" que se tranformaron en dos días completos. Me llamaron para una reunión importante (gente de afuera que puede llegar a meter plata en el "grupo de los siete" u ocho, o nueve, ni sabemos cuantos somos ya) que obvio no puedo faltar, aunque no me haga ilusiones para nada; y eso implica una reunión antes "de entre casa" a ver qué vamos a decir y plantear en esa segunda reunión; ayer a la noche me llamaron para hacer la devolución de un informe que terminó tardísimo, una compañera del grupo de los siete me llamó desbordadísima hace un rato; como para que no pierda la costumbre de no estar en la guillotina y estoy durmiendo poco y nada aunque pudiera hacerlo todo el día... si sigo así cuando vuelva al trabajo (Nº1) creo que voy a decir "por fin!" :S. Fracasada importante resulté en esto!

- Etienne: Expeditivo, realista, amnésico selectivo y con una lógica impecable. Un lujo!
¿Cómo se siente vivir sin "pendientes"? (y no me refiero a los aritos!)
¿No me prestás alguna de las cosas de más arriba? Carezco casi completamente de las cuatro!

- Any: Si lees más arriba, en el 2º parrafo de Ronnie, te darás cuenta que al segundo día mis vacaciones ya son un fracaso absoulto... así que te podés poner celeste de la envidia nomás!
Viste que lindo que es el minotauro? bueno, no sé si es lindo o que uno anda con la cabeza fresca... y cuando se tienen chicos, está bueno para que se ventilen un poco... el McDonalds ahí en medio de las dos manos de la ruta, con los autos pasándote a 180 por los dos lados me da un poquito (bastante) de claustrofobia.
La del jefe... qué querés que te diga, me acabás de dar una idea (y bueh, soy adolescente de espiritu)... qué suerte para mis jefas que por ahí de acá a que vuelva me olvido.
Te acompaño en lo del 31... bueno, en la idea, si te acompañara no sería sola, jaja

- Pau, bueno a no perder las esperanzas... mirá, a mí al final se me dio hacer eso que siempre pensé hacer y que siempre por algun motivo o por otro me esquivaba (igual creo que lo vengo pensando hace como diez años... no te me deprimas!)

Maria Jesus dijo...

Pues si, pero algún día los haré.
(Viajar en tren por el norte de España, escribir mis memorias, o más bien, mis recuerdos, aprender a trabajar el chocolate)

Que disfrutes tus dias de relax

Lola Lola dijo...

Bueno, dicen que el pan dulce de Martín García no es para tanto...
Yo tengo un miniproyecto impresentable que nunca concreto: comprarme una pelota de playa de esas enormes con manchas de colores, porque en la infancia nunca me la compraron y jamás supe por qué, me compraban juguetes caros y la pelota de 2 mangos no...
Por eso siempre estoy por comprarla y ponerla en el living dejando bien en claro no es de hijos ni sobrinos: es mía.
No jodas que todavía existe María de Buenos Aires...
¡Felices vacaciones!

nadasepierde dijo...

Que bueno estar de vacaciones.... creo que ese sería mi proyecto, poder estar en casa otra vez dos semanas sin hacer nada de nada....

y si me pones a pensar en los que me quedan pendientes.... como sigo trabajando ahora???

que disfrutes mucho estos dias.
un beso

Lola dijo...

Hola gente, perdóooooooon. Juro sobre mi alzhimer que pensé que les había respondido.

- Ma. Jesús: Qué lindos proyectos, aunque no son tan mini! Me gustarían los dos últimos seguros, y en cuanto al primero, debería ponerlo en mi propio país para que sea más accesible (aunque me encantaría por España también obviamente)

- Tocaya: Primero y principal el pan dulce no me gusta demasiado (lo que no significa que no lo coma, cosa de sumar innecesarios rollitos cuando llega el verano, siempre contradictoria yo) y segundo coincido en que no es para tanto. Me hiciste acordar de mi primo, cuando estaba con las practicas para ser piloto, iba muy seguido a Martín García (y desde el princpio dijo que no podía llevar a nadie, no vaya a ser que lo molestaran) y un fin de año trajo. Nada del otro mundo.
Al margen, me encantó el miniproyecto de la pelota de colores... sabés que me puse a pensar y yo tampcoo tuve, pero se ve que no me traumó tanto, aunque sí me traumaba que no me compraran suficientes Tammy para mi gusto (Tammy, por favor, se me cayeron unas cuantas décadas).
Obvio que existe María de Buenos Aires (y creo que los modelos no difieren mucho de la época de nuestra infancia, aunque sí la dirección... si es por eso peor es el caso de La Niñería, siguen en el mismo lugar y hasta con la misma decoración!)

- Ana: a anotarse el proyecto de las vacaciones en casa entonces, porque siempre es el más postergado, al menos por mí que siempre pensaba "si no me voy a ningún lado, en casa no descanso", etc
Espero que no se te haga muy cuesta arriba fin de año; eso depende del lugar y el clima cada año, hay veces que todo ya se empieza a relajar para fin de año y otras veces que será por eso mismo (demasiada gente relajada) terminás más estresada todavía. Como sea, espero que tu caso sea el primero.

Besos!