viernes, 18 de diciembre de 2009

Jardin de infantes... y otras hierbas


Podría publicar una hermosa y colorida entrada describiendo el acto de fin de curso. No lo voy a hacer principalmente por el siguiente motivo: este espacio surgió por la necesidad de decir algo original de vez en cuando, y con la objetividad e imparcialidad que me caracterizan, especialmente como madre, no hay ninguna novedad ni sorpresa en informar que María Clara fue la estrella absoluta del evento. La más linda, la más graciosa, la más brillante, la que mejor actuó, la que mejor se portó, la que tenía el disfraz mejor hecho (aunque todos los haya hecho la misma modista), las ballerinas más lindas, y la más, más, más... lo que se les ocurra. Por supuesto en eso no hay ninguna novedad, ya se sabía. Que tal maravilla sea hija de quien suscribe es una pura y casual coincidencia.

Esta vez las novedades no estuvieron del lado del jardín, sino de lo que podríamos denominar las hierbas. Las otras hierbas, o yerbas (no quiero usar éste porque desde el momento en que no simpatizo mucho con el mate, lo haría peyorativo en sí) se componen del público presente, y lo que puede inferirse de él.

Por empezar, a pesar de todas las reservas que pueda tener respecto de las maestras jardineras, debo reconocerles dos cosas: la primera es la más importante y es que se nota que los chicos están muy cuidados y contenidos por ellas, porque a diferencia de lo que recuerdo de mi propio paso por el jardín o de lo que escucho de otros, no hubo ni un sólo nene que no quisiera subir al escenario o lo hiciera llorando, y multiplicado por alrededor de 100 nenes, es mucho decir. Por otro lado, si es que estas nobles mujeres eligieron su profesión porque después de dos o tres años de jardín (que es la cantidad de salas que se estilaban hace veinte-treinta-cuarenta años) aún se quedaron con muchas ganas de saltar en un escenario vestida de conejo o cantar canciones infantiles, hay que reconocer que encontraron la forma ideal y socialmente valorada de poder hacerlo; a diferencia de padres, abuelos y tíos que se desquitan haciendo lo mismo (o casi) fuera del escenario. No exagero, una hasta las orejas de conejo tenía.

Siguiendo con las otras (o directamente malas) hierbas, imaginen si multiplicamos la cantidad de alumnos por padres, abuelos, tíos, padrinos, primos, amigos, etc. Es un número considerable, tanto que conseguir ubicación para todos era prácticamente una misión imposible. A esta altura, todavía no entiendo cómo las autoridades del colegio no calcularon que gran cantidad de éste público no necesita asiento porque a pesar de reiteradas y amables solicitudes de silencio y orden siguen parándose a bailar al ritmo de música circense como si el objetivo fuera llamar la atención de sus hijos actuando sobre el escenario y no al revés. Señora mamá: ya sabemos que es muy aplicada, podemos apreciar que ya adquirió la capacidad de saltar en un pie y aplaudir al ritmo de la música, nos dimos cuenta que se aprendió toda la letra del concert aunque su pronunciación en inglés sea tal que no le vaya a ayudar a su crío en el futuro escolar, pero en cualquier caso, por favor, no le robe cartel a su hijo!

Otras malas hierbas que asfixian al público: Los padres digitales. Recuerdo la primera vez que viajé a un destino turísticamente internacional, en la era previa (muy, muy previa) a las cámaras digitales, lo que más nos había llamado la atención a mi hermana y a mí era ver a los japoneses, cuya ocupación no parecía ser pasear, sino sacar fotos y filmar. Con mi papá llegamos a la conclusión que en vez de viajar por placer, a los japoneses en realidad les debía resultar indiferente o hasta lo llegaban a padecer, pero hacían el sacrificio con el único objetivo de obtener fotos para deleitarse después.
Eso mismo sospecho de ésta generación de padres. ¿Tan poco confían en su retina que tienen que grabar hasta el discurso del nieto de uno de los primeros alumnos del colegio? (y eso que, hablando de retinas, la miope soy yo). Los nenes de esta generación van a necesitar otra vida para ver tantas fotos y tantos videos, si es que algún día les interesa hacerlo.

Sumando las dos situaciones anteriores nos encontramos con que tanto te preocupás por tranquilizar a tu vástago frente a esa situación nueva y caótica: "Cielo, mirá voy a estar en la tercera fila, al lado de papi, de los abuelos, de la tía...." cuestión que si le llega a agarrar pánico escénico sepa para dónde enfocar, o si quiere valorar cuánto brilló sobre el escenario lo mismo. En cambio el 80% de los pobres nenes se van a encontrar con su madre y/o padre embelesado no mirándolos a ellos sino su camarita (¿para qué verlo en vivo y en directo si podés hacerlo a través de un mini pantalla de, con suerte, 2.7 pulgadas?) o enajenado cantando, bailando y haciéndole la competencia.

La verdad es que si yo no los soporto ni un ratito, no me quiero imaginar las pobres docentes. Otra vez, mil y mis felicitaciones para ellas. Ahora, visto y considerando el público asistente, una sugerencia: ¿Sería muy difícil que cada nene además de su disfraz porte también un cartelón con su nombre, apellido y filiación completa? Así entre 15 tigres o 25 payasos uno puede distinguir más o menos al nieto, sobrino, hijo de, hermano de compañeritos, etc; y de paso evitamos los cotorreríos en sus diversas variantes:

- Estilo indicativo (en general se da de mujer a hombre): "Mirá a Irina... es la tercera desde la derecha... no, esa no, la tercera te dije... ahora es la segunda desde la izquierda... sí, la que tiene un rulo sobre la frente... y el lunar!!! no te das cuenta! esa... la está disfrazada de payaso" (junto con otros 19 payasitos)
- Estilo biográfico (favorito de las abuelas, tías abuelas, y señoras grandes en general): "Ese es el sobrino nieto de la amiga de Rosalba... no, no de la hija que es cardióloga, sino de la arquitecta... sí, esa que cuando era chica bizqueaba, pero después de grande se puso linda... sí, ella, pero no, al final no se casó con el belga, qué desperdicio... al chico lo tuvo con un empleado del padre, un vivo... no sé creo que ni siguen juntos... qué rico el nene"
- Estilo "selección de embriones" (específico de familiar con pretensiones desmedidas) : "¿Te parece que el de la punta es Laureano? no, seguro que no, el hijo de mi sobrina es más alto, y más rubio, y más flaco... además es super inteligente, no lo pondrían en la punta, ahí ponen los que no hay forma que aprendan la coreografía, Laureano es el medio, mirá bien... si el protagonista, seguro es ése" (y, vaya casualidad, todos los familiares que se pueden permitir un grado de duda, se agencian como parientito al nene del medio, tanto disfraz ayuda y mucho)

Cerrando el capítulo de malas hierbas, brevemente recordemos algunos modales que no son del todo adecuados para subir al escenario para acompañar a tu hijo de cinco o seis años que termina jardín:
- Ir en short, aunque sea o de Escada, no va;
- Quedarte en primer plano en plan sesión de fotos para revista Chacra cuando ya llamaron al nene que sigue no va,
- Cargar tus pestañas con tres litros de rimmel sabiendo que vas a llorar como si tu hijo en vez de terminar preescolar hubiera repetido, no va;
- Vestido de fiesta no va (los únicos autorizados para disfrazarse eran los nenes, se sabe)
- Subir con tu bebé de meses que llora como un descosido no va (especialmente cuando convocaste a toda la familia con hasta cinco grados de parentesco);
- Ombligo al aire, aunque haga calor y vayas a parir mañana, no va;
- Ponerse a filosofar sobre los beneficios de la toería piagetiana o cuánto bajó el merval, total a tu hijo ya le dieron el diploma, no va;
- Enviar sms mientras esperás que llegue el turno del tuyo, tampoco.

Llegado a éste punto es una suerte, y no ya sólo para mí, que no haya otro acto tan multitudinario hasta dentro de un año.

Pero reconozco que en el fondo soy humana, y si tuviera otro carácter seguramente me hubiera llorado la vida, y otra media más también. Por las dudas, no usé rimmel.

10 comentarios:

Marina dijo...

Juazzz!!! buenisimo!!!
Algunos padres (o la mayoria) deben ser insufribles, entre los comentarios, el calor, las millones de fotos, imagino las ganas de que el "acto" (como se decia en mi epoca, ahora me entero que se llama concert, ja!)se terminara rapidito...
Debe ser enorme el salon de actos o mejor dicho "concert" para que puedan ir hasta las tatarabuelas!!!
Me gustò mucho el que hace "seleccion de embriones", ahora entiendo por què los mios estaban en las puntas cuando hicieron la fiestita de navidad jejjee!!
Una menciòn especial para las maestras, mas paciencia de la que tienen no se les puede pedir, y no hablo precisamente de la que le tienen a los nenes...
Me encantò estan entrada, muy divertida!
Besos

tia elsa dijo...

Excelente tu exposición, es asi tal cual! A veces pienso que yo soy un bicho raro por pensar de ese modo, porque yo quiero ver y disfrutar del momento, pero entre murmullos, risas, gente que se mueve indicando quien es quien y todos los desubicados que contás resulta ser insufrible. Besotes y no me quedan dudas que tu nena fue la más mejor!!! lo digo yo, tía Elsa.

La candorosa dijo...

Los actos del jardín!!, a veces creo que son más para sufrir que para disfrutar...

Luchar entre padres que se desesperan por ubicarse mejor para sacar la foto... O los que se ponen a gritar el nombre de su nene, para que el gurrumín salude "con la minito"!!, de terrorrrrrr!!

Eso si, lo que nunca entendi:
¿Por qué en los actos "invernales", 25 de mayo, 9 de julio, elijen vestuarios -para que los nenes actúen- casi veraniegos, y en los actos de fin de curso, que siempre van acompañados de no menos de 28ºC, eligen disfraces de "leones", "osos", en los que los niños se derriten?...

Saludazos!!

JulieFernn dijo...

Mirá, el acto de fin de curso (el del videito) fue en el patio chico, un solo turno y sin los padres de sala de 4 (excepto de los que fueron a la bandera, obiuslí). Porque no había espacio, claro... pero no contaron con que cada pibe de sala de 5 que egresaba iba a llevar un taxi y medio lleno de parientes! Te juro que fue caótico...

Ahora, el acto "recreativo" que le llaman fue en una de las escuelas grandes (es jardín nucleado, son creo que 3 escuelas) y pensé que iba a ser un despelote de abuelas, tíos perdidos y vecinos, pero no... fue tranqui. El del año pasado fue peor, al menos!

Qué se yo... creo que nunca vamos a poder zafar de estos aquelarres, solo irán mutando.

Tocará armarse de paciencia, total no quedan tantos... qué serán, como... 15 más??? o.O

Besote!

Ronnie dijo...

La verdad que me siento en otro pozo!

Por empezar, el acto del jardín de Oli fue una comedia musical en inglés con despliege impresionante de protagonistas, coreos y escenografías que ya quisiera Pepito Cibrián! Obviamente que mi hunny pot fue el más lindo y virtuoso de todos!! jeje

Las maestras, obviamente no quedaron atrás, todas vestidas con outfit hecho ad-hoc y apuntando coreos y letra desde abajo. Impecables, sobre todo conteniendo las ansiedades de las pequeñas futuras estrellas antes y después de su performance.

Las ubicaciones: impecables en un teatro que previó la cantidad de parentela (obviamente que a la módica suma).

Demás está decir que con semejante producción, el comportamiento del público fue correctísimo y sólo se paró al momento de la ovación final. Estuvimos a la altura del evento, sí señor!

Cámaras no abundaron tampoco, porque para algo el colegio contrató video y fotógrafos... a ver si sale alguna Elena Rocher y/o Julio Bocca y nos perdemos la primicia!

... en resumen, estuvo tan bueno que me deslumbró la objetividad a full!!! Fue un musical de verdad, y lo bueno es que testeás un poco al colegio con temas que te interesa seguir, como si es tan así lo del bilingüismo, que le dan bola a las distintas ramas del arte, etc. En semejante frivolidad también aprovechás para llevarte impresiones.

Yo la verdad pensé que me iba a llorar la vida, porque cuando salieron los enanos de kinder (a pesar de tener al lado a mi marido que estaba tentado porque no entiende papa de inglés) y ver tanto piojo disfrazado y las voces del coro de primaria y la elección de temas del programa... me sobrepasó la emoción... pero hasta ahí llegaron las lágrimas y después disfruté a full!

Como verás, también existen otro tipo de actos de jardín che!

Y sí coincido en que la nuestra siempre es la mejor! jajaja

Besotes!

Vir dijo...

me hiciste reir con tu post!
la mayoría de los padres son insufribles y su deseo de protagonismo empaña muchas situaciones. los padres digitales me resultan francamente insoportables, siempre siento deseos irreflenables de hacerles tragar la camarita ( y sí, a veces tengo mal carácter)
a las docentes hay que hacerles un monumento ( lo mío es interesado, a eso me dedico...jejej)son pacientes y agradables, salvo muy pocas excepciones y le ponen mucha onda.
los actos son un plomo muchas veces pero no te preocupes que te quedan 12 o 13 más...

beso y feliz navidad

Any dijo...

Ahjajaja! Radiografiaste los actos de fin de curso!
Yo sería una madre insoportable, mi hijo sería el mas lindo, el mas gracioso, el mas talentoso ... y le sacaría 2 millones de fotos, lo filmaría y llevaría toda una horda de parientes para aplaudirlo y gritarle Bravo! Bravo! jajajajjaa!
Asi que entiendo perfectamente como te sentiste con respecto a tu nena.
Tengo un trauma con este tema, como mi viejo no estaba y mi vieja laburaba todo el día generalmente no venía nadie a mis actos de fin de curso, no rectifico, mis abuelos venían, aplaudían y hacían un bochinche como si hubieran visto a Liza Minelli en el escenario, jajajaja, me acuerdo y me emociono mirá.
Asi debe ser, tu nena siempre recordará como la aplaudía su madre ...
Hermoso post, un beso

NINA dijo...

Jajajaja..!
Tal cual!
Gracias al cielo ya no tengo más en jardín. Pero la radiografía es exacta.
Me vi a mi misma mirando todo el espectáculo a través de un agujerito, en vez de disfrutarlo como corresponde.
(Hay que ser boooobaaaa!!!!)
En fin, ya pasaron y los recuerdos los tengo en dvd. Ahora los puedo ver sentada cómodamente en mi sillón.
Pero mejor todavía no.

saluti

Lola dijo...

- Marina: sabés que yo pensaba por qué no hacen un acto por salita y listo, jajaja, si total más que a la mía, y a algunos que conozca, el acto se hace super largo... claro que yo opino así porque tengo una sola hija, me imagino ir tres días distintos si tuviera esa cantidad de hijos x ejemplo, y me muero!
Por la ubicación de los melli, no te preocupes, María Clara también estaba en una punta; pero como uno siempre puede interpretarlo a su conveniencia, yo digo que entre cuatro eran dos al medio y dos en las puntas, y además a MC le tocó la punta que cuando tenían que hacer fila india era la primera y la tenían que seguir a ella (porque es la mejor, obvio)... ya tiene ribetes peligrosos mi orgullo maternal, no?
Seguro que con los melli pasó algo parecido.
Las maestras un 10! Si yo aguanté la fiestita un rato, no me imagino los reclamos que habrán escuchado durante todo el año!!

- Tía, qué lindo encontrar a otra persona que quiere disfrutar del espectaculo como si estuviera en el Gran Rex!
Me imagino que con tantos chicos, y dos ya grandes, habrás visto actos de fin de año, concerts, y demases de todos los colores. Y a pesar de eso tenés ganas de volver a vivirlo como abuela. Admirable! (eso sí, como abuela, no hagas ninguna de esas cosas tampoco, eh? jajaja)

- Cando, los que saludan al nene sobre el escenario otros!!! Una cosa es si el nene entra en panico escénico, pero en general solo sirven para que el pobrecito se distraiga o se ponga más nervioso. En definitiva, ese tipo de padres lo único que tienen es ganas de robarle cartel al hijo.
El tema de los disfraces tenés razón!!! Nunca lo había pensado! Igual por suerte a la mía no le tocó leon, ni tigre, ni elefante, ni conejo ni ningun animal "peludito" estuvo de equilibrista de circo y estaba de lo más veraniega con su sombrillita, el pelito recogido y el vestido todo despechugado, jajaja

- Julie, menos mal que uno de los actos fue tranqui y en el otro estarías regando tantas baldosas (y con razón) que poco te habrá importado el caos, porque sino tener que bancarse dos actos a falta de uno sí que debe ser pesadito!
Sobre el aquelarre, es lo que me decía mi hermana, que un acto de estas caracteristicas debe ser así... pasa que mi pobre marote no soporta mas de 60 decibeles, con suerte, pasando eso cualquier cosa me cae mal.
Exactamente, me faltan 15 actos (siempre y cuando no tenga más hijos... muy buen motivo para sumar una crucecita en la columna del NO, jeje) pero mejor no me quejo a ver si la niña con tal de darme el gusto con lo de las fiestitas abandona la escuela!

Lola dijo...

- Ronnie: Convengamos dos cosas una que que el acto no estuvo mal, sino que yo soy capaz de encontrarle defectos hasta a los ángeles; y dos que a mí el ruido me hace doler mucho la cabeza con lo cual la primera caracteristica se vio acentuada. Cuando lo comenté con mi hermana, que oooobvio asistió en su cuadruple función de tía, madrina, fotografa y camarografa(claro que yo no me iba a quedar sin mi videito personal, pero no tenía ganas de hacerlo por mí misma) ella me dice que soy una exagerada y que un acto de jardín tiene que ser así, que sino los chicos con tanto silencio se asustan... que se yo! (Había contratados fotografos y camarografos, pero a pesar de tener los mejores accesos nunca va a ser tan personalizado como a una le interesa :P)
Respecto a la cantidad de gente que había, no sé, pero salvo la cancha de River, no sé si hay teatro con capacidad suficiente para todos los que éramos, jeje
Yo la verdad que no lo tomé por el lado de evaluar el colegio; hay chicos que no son talentosos para la música, la danza o la actuación (obvio, mi equilibrista de circo síiii!), y más no se puede pedir, más importante que el hecho que salga super prolijo es que los chicos se sientan estrellas por un ratito, y para eso lo hagan bien o mal tienen que incluirlos a todos igual; tiendo a valorar más esas cosas.
Al margen, me imagino que lo de honey con Oli debe haber ido como anillo al dedo :)

- Vir: qué bueno que todas mis apreciaciones las confirme una integrante de la cofradía!
La verdad es que si yo poco soporto a otros padres, y con suerte a los míos la mayoría de las veces, habría que hacerles un monumento a los que soportan padres que no son "nada" tuyo!
Supongo que hoy en día para ser docente será vocación nomás, especialmente con nenes tan chiquitos donde hay que comprometerse tanto afectivamente. Quizá un poco estoy sensibilizada porque cambiamos de maestras, desde nuestro lugar por ahí sea más facil, pero si yo fuera docente de jardín sufriría cada diciembre despidiendome de mis pimpollitos aunque el año que viene vuelva a tener otros tan adorables como estos. Debe ser super dificil... bah, eso creo yo. Igual debe ser lindo... sobre todo que después de unas horas, las que sean, vas y se lo devolvés a la mamá :P

- Any, me hiciste matar de la risa!!!!!
Al menos está bueno que confieses que harías todo eso!!! Pero prometeme que no te vas a parar arriba del asiento a bailar ni vas a poner en ridiculo a tu pobre crío!
Unos grosos tus abuelos! Por un lado escribo todo esto pero por el otro sé perfectamente que soportaría cien actos sabiendo lo que se siente cuando te subís al escenario de chiquitita!

- Nina: Sabés que hace tiempo me di cuenta que con tanta cantidad de recuerdos es como que necesitás vivir otra vez para re-vivirlos todos y no es la idea. Por ahí yo me voy para el otro lado y soy de sacar muy pocas fotos o de hacer nada de videitos, pero es que la mayoría de la gente se desvive por eso y después jamás los ve.
Como el esposo de una amiga que cuando estaba naciendo la bebé de ambos estaba putenado contra las baterías de la camara en vez de vivir el momento y pedirle a alguien más que le hiciera de camarografo.
Que se yo por ahí más tarde me arrepienta, no?

Besos!