viernes, 19 de marzo de 2010

Chocolate por la noticia


Hace un tiempo, una amiga me comentaba de una investigación que había visto en la tele, en uno de esos canales tipo Discovery Home and Health, People&Arts o similar (pensándolo bien, si hablamos de criaturitas hasta podría haber sido en Animal Planet) acerca de un experimento que se hacía con los niños, tendiente a probar, como siempre, que los niños pequeños son mucho menos inteligentes que nosotros.

El experimento consiste en lo siguiente:

Materiales:

  • Niño de entre 2 y 7 años (o desde que comprenda el lenguaje) al que le guste el chocolate= 1 (uno). Si se utilizan más, hacerlo por separado.
  • Barra de chocolate = 1 (una) que pueda dividirse fácilmente en cuatro o cinco porciones. (una barra por niño, se entiende)
  • Minutos de la calidad "no tengo nada mejor en qué perder el tiempo" = 7 (siete) aproximadamente
Metodología:

En un ambiente libre de otros estímulos, se toma la barra de chocolate, separando una porción correspondiente a la cuarta o quinta parte de la totalidad.
Se le presenta al niño indicándole: "Podés elegir entre comer éste pedacito chiquito ahora o toda la barra de chocolate si esperás cinco minutos".

Resultados:

Teóricamente, los investigadores concluyeron que los niños hasta aproximadamente los cinco años de edad preferían el trozo chiquito ahora y no esperar cinco minutos para obtener una satisfacción mayor

Nuestra experiencia:

Obviamente, mi hija genio no es, y a mucha honra. Por supuesto que eligió comerse el trocito ahora y no esperar cinco minutos para poder comérselo entero.
Lo que no figuraba en la investigación: a los dos minutos viene con su mejor cara de angelito de tres años y ocho meses (que dudo que conserve hasta los cinco años), me señala el resto del chocolate y con la voz más dulce del mundo, como corresponde a la ocasión, pide "¿me lo das?"

Conclusiones propias:

Si MC hubiera tenido cinco o más años, hubiera tenido que esperar cinco minutos para comerse todo el chocolate. En este caso a los tres minutos con suerte quedó el envoltorio. ¿Quién es más inteligente?
A esta altura comienzo a pensar que se trataba de demostrar no tanto la inteligencia del niño, sino la crueldad o la incoherencia de los adultos. Porque supongamos que el niño elige el "un poco ahora" y no el "todo dentro de cinco minutos". Pero pasados igual estos cinco minutos, ¿lo dejan al pobre chico suspirando por más chocolate? ¿O se lo dan igual, con lo cual el nene llega a la conclusión que de nada servía el experimento, como le sucedió a MC?

Quien posea los materiales requeridos y tenga ganas de experimentar, que cuente que se leerán muy atentamente los resultados.

11 comentarios:

Ronnie dijo...

jajajaj!!! Yo ni me gasto en hacer el experimento en casa!!!

Me pasa muy seguido con Oli eso de tener dos o tres caramelos, y decirle que puede comer 1 sólo, o que son para después... siempre siempre siempre te pide todos "para cuidarlos" (textual). Lo bueno es que hace caso y "los cuida"... por un rato claro, hasta que se acuerda que los tenía y los quiere comer, o en el mejor de los casos se distrae con otra cosa y se olvida... Si fuera un chocolate, se quedaría "cuidando" la barra restante, pero imaginate el enchastre!!!! jajaja

Ni loca, ni pruebo!!

Besos (ah! y una genia MC!! si lo pensás bien, esa es la verdadera opción "inteligente"!!)

Marina dijo...

Lo habia visto en algun lugar ese experimento cruel, que supuestamente da como resultado que los nenes que saben esperar estan destinados a ser mas exitosos en la vida, o algo por el estilo... siempre que veo este tipo de test estupido me pregunto si no tienen nada mas interesante que demostrar o que investigar ciertos cientificos?? y si estas investigaciones son reales y serias, la conclusion serìa someter al maltrato psicologico a nuestros hijos para que sean exitosos? no se si me explico.
De todas formas a Nico que no le gusta mucho el chocolate le durarìa bastante, sino fuera por el hermano que se lo robarìa en dos segundos jejeje!!
Coincido con Ronnie la opcion mas inteligente es la de comerse el pedacito y pedir el resto, grande MC!

Mai dijo...

Mati no está en la franja de edad del experimento... pero desde ya te digo que me arrebata de las manos la barrita entera de chocolate kinder, en cambio el huevito kinder me lo regala y él se queda con la sorpresa.
Y aunque el test no lo diga... mi hijo es super inteligente (igualito a su Mamá ja!)
Y yo diría que MC no solo es inteligente, sino que también es persuasiva y carismática!
Beso

La candorosa dijo...

Hay "experimentos" que dejan en claro que la impaciencia y el chocolate, son una combinación muy particular...

Eso si, en mi caso, si en mi tierna infancia -u hoy- me hubieran hecho pasar por esta experiencia ¿qué se habría conseguido?
Pues ¡¡no me gusta el chocolate!!

Saludazos!!

tia elsa dijo...

Lo hicé conmigo misma y no duré ni dos minutos jua! Ahora en serio, vi este test en la televisión y me pareció cruel porque eran chicos chiquitos. Está bien enseñarles que no pueden comer tanto chocolate o caramelos en un ratito, pero para que hacerlos sufrir, se lo dosificamos los adultos sin la presión y crueldad de ver y no poder comer. Besos tía Elsa.

JulieFernn dijo...

Acá estaria jodido... se complotan ambas y empiezan "dame chocolate, dame chocolate" a coro y se fue el test al demonio.

Digamos que para las lagartas "ahora" es tarde... siempre quieren todo para ayer. =S

Ufa, ahora quiero chocolate... a vos te parece?

Beso!

Lola dijo...

- Ronnie; jajaja, me la imagino a oli "abrazando" a los chocolates para cuidarlos! Me hace acordar a una primita mía que la llevaron por primera vez a un Dia% para comprar chocolate de reposteria y cuando le querían cobrar la bolsa le dice al padre "no, dejá papi, no compres la bolsa, lo llevamos en la mano".
La salida de Oli para quedarse con todos los caramelos me hace acordar a MC cuando se le da por rebolear todos los juguetes, y presiente que se viene un reto me pone cara seria y me dice "es que los saqué para limpiarlos", jajaja

- Marina: no sé de qué país era la investigación, pero sabés lo que me quedé pensando? seguro que argentina no era. Porque supongo que tiene la misma lógica que un plazo fijo: sacás menos plata ahora o esperás y te llevás un poco más... y todos sabemos cómo terminó el tema de los plazo fijo en argentina... así que la opcion inteligente aquí seguro que no era esperar para llevarse más un rato después. Eso es sólo para países con mucha estabilidad.
No sabía que a Nico no le gustaba mucho el chocolate. Esa característica sí que puede presagiar un futuro brillante... digo, no va a ser fácil de sobornar, jeje

- Mai, reconozco que no lo leí, aunque lo tengo y lo he hojeado pero ser carismatico y persuasivo podría ser parte de la "inteligencia emocional", no?
Si te fijás Mati también tiene muchas habilidades sociales, te regala el huevito kinder... será que descubrió que la barrita es más grande, y así queda bien con poca plata, jaja

- Cando... creo que conozco menos de diez personas a las que no les gusta el chocolate... qué honor conocer una más!
De todos modos es una ventaja nada despreciable, sobre todo durante su infancia y adolescencia, donde el resto de los humanos no-marplatenses ni aledaños teníamos vedados los irresistibles havanna.
Dicen que el chocolate es antidepresivo natural, eso no lo sé, pero ansiolítico... seguro! (una vez que uno lo obtiene, claro... y hasta genera la misma dependencia!)

- Tía, lo seguí pensando y sí es cruel no? Porque el tiempo de esperar pasa mucho más lento que el resto.
Yo antes era buena esperando un poco, sobre todo sabiendo que estaba pero sin verlo (si lo veo, perdí); me lo guardaba como recompensa para el final del día o para cuando hubiera terminado la tarea... ahora ni eso! Ni te explico la desazón (ejemplo ahora) que ya no tengo chocolate y sí un trabajo que tiene que estar sí o sí hecho antes de una semana y no tengo idea de cómo se hace!

- Julie, noooo, lo tendrías que hacer con cada lagarta por separado!!! Sea por el chocolate o por cualquier otro motivo, me asusto de pensar en protestas y reclamos en estereo, jaja
¿Y vos te compraste el chocolate? No te quedes con las ganas, mirá si a Tutum le sale una mancha? (qué buenas excusas que nos inventamos las mujeres para comer todo lo que se nos canta estando embarazadas no?)

Besos!

Diego Mira dijo...

Tratos son tratos. Si se lo come ahora ya no puede comerselo todo después.

Así creo que aprenderá, pero es muy chiquito todavía. Hay que pegarle para que aprenda, NO, NO , ES BROMA, EH, jaja

besos

toñi dijo...

El chocolate es un tentación que después de probar un pedacito siempre vas a volver a por más y lo conseguirás como sea jajaja

Un beso

Ceci (también Chechu) dijo...

Hola Lola, un gusto leer tu blog. Sii, ya había escuchado acerca del experimiento, que se basa en que los humanos somos capaces de proyectarnos, y los niños apartir de cierta edad ya lo hacen, o sea que pueden verse en el futuro "comiendose el chocolate".
Pero igual cuesta! como no le va a costar a un niño si habiendo adultos como yo, que saben necesitaran la jubilación algún dia, soy reacia a cumplir con mis aportes. Que feo proyectarse y verse vieja!!
Besote y disculpa el delirio.

Lola dijo...

- Diego, es que es sumamente difícil pactos con gente tan adorable!
Y eso que no me escandalizo con una palmada, nada que ver... MC no sé por qué se destaca más, si por chiquita o por viva, jaja

- Toñi, tenés mucha razón. Una vez leí una reflexión al respecto que decía más o menos que un trozo de chocolate aporta la energía necesaria y suficiente para levatarse a buscar otro... y creo que tiene mucha razón!

- Ceci, bienvenida!
Es como decía antes, en este país el experimento no sirve. Si te fijás, es como con la jubilación o el ahorro, se supone que te sacrificás ahora para poder disfrutar más después: y resulta que entre el corralón y la estatización de las AFJP el único aprendizaje que uno extrae es que en este país no sirve de mucho proyectarse... aunque teoricamente se considere la opción más inteligente.

Besos!