viernes, 12 de marzo de 2010

Tsunami personal

Creo que desde que empecé a escribir en este blog, aproximadamente una vez por mes me quejo de mi trabajo en ocho idiomas (y eso que ni de casualidad hablo esa cantidad de lenguas). Con regularidad planteo mis ganas de renunciar y me descargo sin piedad contra la gente que por allí me encuentro casi a diario. En realidad, si lo pienso seriamente creo que decir que me quejo una sola vez por mes es ser demasiado clemente conmigo misma, pero dejémoslo ahí.

Antes que nada algunas aclaraciones:
A) Este post va aburridísimamente en serio.
B) Sigo con dolor de no-muelas, así que no debo estar pensando con total lucidez.
C) Incluye algunas cuestiones que podríamos denominar políticamente muy incorrectas (PMI a partir de ahora). Pero uno no decide qué sentir y qué no, aunque nos hayan enseñado que nuestros sentimientos siempre deben ser de lo más humildes, nobles y caritativos posible. Total (y sin ánimo descalificar a mis fieles lectores, sino todo lo contrario) me lee muy poca gente y me sirve de terapia gratis.

Desde hace unos días estoy con la idea de renunciar. Sí, ya sé que esto en mí es más largo que el cuento de la buena pipa (¿se acuerdan?) pero algo sutilmente ha empezado a cambiar, por eso escribo. Cuando digo "hace algunos días" es que no puedo precisar cuándo fue que empezó a madurar esta idea. Tal vez fue con los cables pelados pre vacaciones, o durante las vacaciones, el primer día de trabajo, el lunes pasado, ayer, hoy o no lo sé.

A diferencia de las veces anteriores no es que me agarra una gran bronca de dimensiones colosales y consecuentemente las ganas de mandar las cosas adonde ya todos se imaginan dónde; no hubo ningún enfrentamiento, escándalo o escena de telenovela centroamericana (al menos hasta hoy) sino una serie de pequeños eventos, incidentes y actitudes; probablemente imperceptibles para los demás, que van madurando la idea.

Esto es algo que me gustó, y me sorprendió gratamente porque no soy de tomar decisiones importantes de forma impulsiva, y tal vez por eso la idea de "doy un portazo y me largo" por más que me sedujo mucho en diferentes ocasiones que lo ameritaban, no terminaba de cuadrarme y por eso siempre terminaba por comerme la bronca y todo seguía como si nada hubiera pasado, al menos en apariencia.

Este es un listado de "esas pequeñas cosas" que le van dando forma a la idea del gran salto al vacío (precisamente para que al final no termine sintiendo precisamente eso):

1.- Me revienta (primera expresión PMI, pero vaya uno a encontrarle un sinónimo exacto!) ser invisible. Que el detalle de la compra de calzones color naranja sea más importante que cualquier cosa que yo tenga para decir me resulta insoportable (y si espero turno para hablar no es para comentar el color de los calzones porque por suerte para matarme de risa con ese tipo de conversaciones me sobra gente) . Y peor que eso (sí, hay peor) no te podés enojar porque o sos muy sensible, o nada te viene bien o sos vos que no sabés hacerte un lugar para preguntar las cosas (pero no vayas a interrumpir la conversación acerca de calzones color naranja, por favor!). Más aún (sí, también hay más aún) tengo que contar hasta un millon setencientos cuarenta y dos mil para no explotar de la bronca cuando finalmente te escuchan con cara de aburrimiento o de favor y te despachan con once palabras en dos segundos.

2.- Me siento muy incómoda estando en el limbo éste entre sueldo, escritorio y categoría de plebe y varias responsabilidades de plana mayor.

3.- Tengo un esbozo de respuesta a la gran pregunta, tanto tiempo sin respuesta, de "¿Por qué sigo (y sigo) en este trabajo-situación-condiciones a pesar de todo esto?" No, no es de masoquista (o al menos no enteramente). Me gusta lo que hago, más aún creo que a los clientes también les gusta mi trabajo. PMI que lo diga yo, lo sé, pero al menos es la devolución que tengo de su parte (si mienten no me hago cargo, je!). Ayer que no crucé más de cuatro palabras con algún personaje de mi sector, valga decir "laburo puro", me sentí muchísimo más relajada que cuando no hay trabajo y uno se ve obligado a cultivar relaciones que después te dan dolor de estomago; teniendo que asentir o compadecerte de los demás cuando, como decía en la entrada anterior yo no estoy para oficiar de psiquiatra gratis (y a esta altura supongo que se cae de maduro que más bien debería ser al revés, y ni pretendo que gratis) ni para hacer de mi vida privada un conventillo; aunque en un ambiente así esto es un tremendo error porque pareciera que sólo los demás tienen problemas y uno vive en una nube (y no aclaro de qué material la nube por no escribir otra cosa muy PMI). No soluciono demasiado mi situación actual con esta respuesta, pero siempre es lindo tenerlas. Además esto me permite seguir quejándome tranquila sin que el entorno (familiar sobre todo) me presione con un rápido y fácil "largá todo y listo".

4.- En este mundillo (no sé si exclusivamente donde yo trabajo o en todo el planeta laboral) las cosas se obtienen chillando y pataleando. De esas habilidades yo tengo muy poco y a esta altura ya es muy difícil que las adquiera. Y de todos modos, aunque aprendiera, después no estaría feliz de haber obtenido logros de esa manera, por lo que tampoco me serviría demasiado.

5.- Volviendo a las cosas buenas, hay gente fuera de mi sector que aprecio muchísimo (en mi sector a los que aprecio realmente los cuento con los dedos de una sola mano y me sobran). Si el aprecio se convierte en amistad sólo puede saberse una vez que no nos une ninguna obligación. A las pocas personas de mi trabajo que puedo llamar amigas sé que no las voy a perder, aunque se extrañe la cotidianidad. A las otras la verdad en este momento me daría mucha lástima perderlas. Pero creo que vale la pena hacer la prueba y terminar de ver quién queda de cada lado. Y de todos modos, aunque las pierda, tampoco es el fin de mundo.

6.- A diferencia de lo que me pasaba hasta ahora, no me parece cuestión de vida o muerte conseguir otro trabajo antes de renunciar a éste. Ojo, me sigue dando un miedo terrible estar todo el día en casa. Supongo que es el famoso miedo a lo desconocido porque nunca estuve en tal situación por más de tres meses; y siempre con perspectiva de algo. También me encantaría que mi salida fuera más elegante, estilo:"conseguí un puesto mucho mejor (va para ustedes plana mayor que a la hora de la verdad no dan ni dos centavos ni por quien porta estas dos manos que al menos saben teclear con todos los dedos)"; pero ya no lo considero condición sine qua non para renunciar (digamos que en este punto no hubo demasiado progreso, pero ya decía que la idea va madurando, no que está madura).

7.- Estuve probando EL PODER, así con mayúsculas, vale decir: me tomo mis libertades porque no tengo miedo que me echen, y debo decir que me gusta. Y eso es peligroso.

8.- A esta altura lo pienso y lo sigo pensando, y aún así no puedo siquiera imaginarme una propuesta que me dejara feliz para seguir trabajando en este mismo lugar, y eso que yo dejando volar la imaginación para cosas imposibles soy especialista. Por ejemplo hasta hace dos años no hubiera dudado que un ascenso era más que suficiente. Ahora ya no, porque el daño ya está hecho; y porque aunque me lo ganara por mis propios méritos tendría que soportar años y años (tantos como los que le faltan para jubilarse) la sonrisita de chino mandarín de la gerente pidiendo agradecimiento como si me hubiera hecho un favor personal que le costó tres dedos y acostarse con media población de personal jerárquico.
Bueno, pensándolo bien si obtuviera un puesto por encima de mi gerente tal vez sí estaría más o menos feliz, pero digamos que a pesar de toda esta movida interna aún no emepecé a alucinar ni a delirar (tal vez no falte tanto, pero les aseguro que todavía no).

9.- Estoy trabajando en la idea de que no sería en vano estar más tiempo en casa, (no sólo físicamente sino con la cabeza puesta ahí también) por más que MC sea más grande y ya vaya medio día al jardín, y el año que viene o el próximo todo el día. Eso no va a borrar de un plumazo la mochila de arrepentimiento que tengo por no haber renunciado cuando ella tenía tres meses y no tres años, lo sé, pero mientras me siga arrepintiendo voy a sumar carga a la mochila en vez de restarla, y mientras el tiempo sigue pasando.

10.- Soy posesiva con mis laburos, con los clientes con los que trato, en la relación con profesionales de otras areas que trabajan conmigo, con el lugar que me supe conseguir en general. Pero de un tiempo a esta parte no me quita el sueño que alguien más ocupe lo que considero mi espacio.

11.- Estoy cansada de viajar, aunque sea en auto. Cansada de tapar con maquillaje las ojeras en vez de tener tiempo libre para curarlas desde adentro. Cansada de estar tan cansada hasta para dormir. Cansada de estar cansada, aunque me encante la siesta. Cansada.

12.- A veces siento que los demás avanzan y en cambio mi carrera está más estancada que el gobierno de los Kirchner. Y no es sólo el sentimiento de inferioridad (que es horrible, para qué negarlo) sino que, nuevamente muy PMI que lo diga yo, pero todos quieren la chapa y nadie laburar. Y yo, que no concibo tener la chapa sin laburar, aunque más no sea porque soy malísima sacando cosas de la galera y necesito todo con vienticinco fundamentos como mínimo; soy la que no llega a hacer las dos cosas: trabajar y consecuentemente lustrar la chapita. Claro, desde afuera si mostrás lo segundo se presupone que también hiciste lo primero, pero eso pasa muy pocas veces; y la verdad también estoy un poquito harta de hacer más de lo que me corresponde, aunque me guste (el trabajo, se entiende, no tapar agujeros)

13.- Estoy cansada de esquivar dardos. No sé si iban dirigidos intencionalmente a mí o es de casualidad pero uno no puede menos que sentirse tocado (cuando no apuñalado) cuando pregonan por ejemplo "la idea es que vayan rotando de actividades" cuando yo considero (y no sólo eso sino que hasta planté bandera al respecto) que es un toco y me voy inútil; y que lo único que pretende la plana mayor con esto es que nadie se especialice en nada y no les roben ni un mílimetro de cartel. Aunque haya trabajos que no quieran o no sepan hacer.

14.- Me cansé de la hipocresía. De plantear todo utópico en las reuniones, que todos nos ayudamos entre todos, nos adoramos y somos la familia Ingalls; pero cuando necesitás ayuda no encontrás a nadie o no podés pedirla porque te ponen una cara que en comparación la de un bulldog es el estereotipo de la amabilida; aunque tampoco es una opción echarlo en cara, porque "no te olvides que hablamos en la reunión que somos la familia Ingalls"... ahora que lo pienso, ¿Será que se olvidaron de aclarar que son todas Nellies y Harriets Olesons?

15.- Me muero de la curiosidad de saber si realmente todo esto es puro mobbing y yo recién me doy cuenta, con lo cual el día que anuncie que me voy no se les pueda despegar las sonrisas de las caras o por el contrario se me van a hacer las ofendidas y van a sacar otra vez el juego de la sortija, cual calesita (mirá que lindo, pero para la próxima vuelta recién) en un intento patético como hacen (o al menos ya han hecho conmigo) cada vez que empiezo con la misma cantinela. De más está decir que la sortija en cuestión ya está más gastada, pobre. Y ni siquiera es de verdad lo que es muchísimo peor.

16.- Es peligroso que uno mire a los cuarentones - cincuentones del trabajo y te parezca natural que estén hipertensos, pelados, ulcerosos y descuajeringados. Bueno, siendo mujer creo que pelada no me voy a quedar, aunque es increible la cantidad de pelo que vengo perdiendo estas útlimas dos semanas. Además, broncoespasmos mediante, también estas últimas dos semanas, consulta con el neumonologo (el bueno) indica que aunque no está del todo de acuerdo con la nueva vacuna para la gripe A, para estar en invierno en ambientes cerrados le parece recomendable. ¿Para qué exponerme a que me crezca un chancho adentro sólo por bancar tanta locura?

17.- Esta es una de las dos cuestiones que de alguna forma hicieron que reacomodara todo lo anterior y empezara a decantar la situación. Tal vez el VERDADERO motivo, mal que me pese. Es de lo más PMI, mezquino de alma, y que me da mucha vergüenza reconocer (pero total acá no me conoce nadie):
Hay un espécimen en particular que me hace doler el estomago de sólo verlo. Soy rencorosa, lo reconozco. Brevemente (si quieren saber más dirigirse a Julio de 2008) en ése entonces hubo un ascenso para el que había tres candidatas, quien suscribe una de ellas. La aquí presente estaba muy esperanzada, para qué negarlo, y no sin fundamentos; pero también calculando fríamente otra de las tres tenía más antigüedad, muy buen CV y un proyecto interesante. Una tercera no tenía nada. Bueno, sí un acomodo con la VP, pequeño detalle. Las cosas ni haría falta que se contara cómo siguieron: yo aquí, la otra se asqueó y terminó renunciando al poco tiempo, y la tercera se calzó unos zapatos que le quedan ochenta números grandes (y encima tiene el mal gusto de elegir los de Sarkany).
El hecho que este espécimen pudiera considerarse persona de mi amistad hasta ese momento y después te clave el puñal por la espalda empeora las cosas en el presente.
Tal espécimen anunció hoy que está embarazada. Y la verdad creo que no me lo voy a bancar. Y a todo el resto haciéndole la corte muchísimo menos. Tengo cero tolerancia para escuchar cualquier detalle de su vida privada, pero esto directamente sé que me va a lastimar.
Y cuestiones personales aparte, no es que me molesten todas las embarazadas, nada que ver. De hecho, creo que es en este punto que uno puede terminar de separar las personas que a uno realmente le importan (o le importan bien) y las que no. De hecho una de mis mejores amigas quedó embarazada en uno de mis momentos más flacos (y no de cuerpo precisamente) y pude (y me dejaron) estar cerca en cada uno de los momentos más importantes del que se convirtió en mi ahijado. Suspiro con la posibilidad de ser tía ahora que mi hermana (finalmente) dejó entreabierta la posibilidad que tal vez no es del todo imposible que MC tenga primos. Y así con tantos otros embarazos cercanos o que nos rodean, y que logran arrancarme sonrisas de las de verdad; independientemente de mis ganas insatisfechas de más bebés de aquí a un tiempo largo o para siempre. Sólo que en este caso me parece que no es justo; o no sé. Pero no quiero.

18.- Lo segundo que me terminó de mover el piso, algo muy PMI que le suceda a quien suscribe: casi me olvido de uno de los cumpleaños más importantes para mí. Cada vez que le pasaba a Homero o a alguno de sus sucedáneos, pensaba que era una exageración, que era imposible. Y ahora casi me pasa, todavía no entiendo bien cómo. Tal vez sean las pocas (nulas mejor dicho) ganas de festejar. Igual (palo para la suegra) a quién se le ocurre tener un bebé en una época tan complicada del año como el fin de las vacaciones - inicio de clases?

19.- La prueba final de que la idea está definitivamente instalada en mi cabeza es que si bien las posibilidades de que alguien del trabajo encuentre este blog son mínimas, al ser público esta situación es totalmente factible. Y creo que no me importaría gran cosa que ocurra.

Para no coartar la libertad de expresión dejo abiertos los comentarios aunque no espero que nadie lea por completo semejante manifiesto. Creo que en tiempo neto (porque la fui escribiendo entre llamadas de teléfono, conversaciones por msn, preguntas del estilo de "¿No compraste yogur de durazno?" y demases) me llevó más de una hora. Así que sí, definitivamente, y como buen ejercicio de "juguemos a que no tengo más sueldo" con esto ahorro en terapia (Ojalá fuera cierto)

20 comentarios:

Marina dijo...

Leì hasta lo ultimo, lastima que no soy psicologa sino te hubieses ahorrado tantisimo en terapia!!
Creo que el sentimiento de querer largar el trabajo y la vision del abismo les pasa a todas las madres/trabajadoras, y a cualquiera que quiera dejar su trabajo porque ya tiene las pelotas infladas a punto de estallar (PMI)
En cuanto a tu ambiente laboral, es bastante mas insalubre que la gripe A! mas que vacuna contra la gripe te tendrian que recetar un repelente contra tanto bicho suelto!
No soy la mas indicada en dar consejos. Si bien no me arrepiento de haber dejado mi trabajo, que lo hice por motivos distintos a los tuyos, debo admitir que me cuesta encontrar un trabajo del mismo nivel que el anterior, mas que nada porque busco trabajar pocas horas y eso es un imposible... pero en tu situacion (que tenes con quien dejar a MC todo el dia) no creo que esto sea un problema.
Me parece que llego el momento de meter todo en la balanza y meditar seriamente si te conviene seguir trabajando.

Besos!

Mai dijo...

Y somos dos las que te leimos todita y hasta el final!

Tus palabras se comentan solas... LA DECISION YA LA TENES TOMADA. No necesitàs que nadie te diga qué hacer (tampoco lo estàs pidiendo!).
Lo único que puedo decirte es que de mis laburos anteriores, me llevé (además de los malos momentos que me hicieron padecer los jefes varios) algo mucho más importante que es el reconocimiento de los clientes (algunos quedaron como amigos en el MSN o Facebook aún hoy y después de muchos años)y la certeza de que mi laburo y mis modos gentiles no eran poca cosa.
Hace un año que no laburo, porque cuido a Mati(no tenia a nadie con quien dejarlo y no daban los numeros para contratar a una babysitter). No me arrepiento de la elección, pero es y fue dificil acostumbrarse a ESTAR EN CASA cuando laburaste siempre.
Pero estar en un laburo que NO TE MERECE y que te bastonea desde hace rato, no es sano.

Asi que, coraje y optá por un cambio que te cambie para bien.
Besos

La candorosa dijo...

Conseguir ser despedida, tiene sus pro: indeminización y sus contras: no se podrá contar con dicho trabajo para antecedentes (mbuéh, salvo la situación que llevó al despido!!).

Cambiar de aire, dependiendo de la profesión que se tenga y de los deseos de hacerlo, es una buena decisión.

No es gratificante ni saludable estar en un lugar donde no somos valorados!!

Ojalá todo encuentre un buen cauce en su mente y corazón!!

Abrazos!

Etienne dijo...

Lo lei todo, incluso los comentarios y como bien dicen ahi abajo es claro que no estás pidiendo consejo, sino más bien una especie de aval o de "empujón" para hacer realidad la ya tomada decisión.
Si tenés la oportunidad de hacer algo que borre ese sentimiento negativo de arrepentimiento, hacelo. Nunca será tarde para estar con MC si es lo que querés.
Con respecto al laburo, estuve en un par de lugares muy nocivos para la salud mental de quien escribe y pude salir (medianamente) cuerdo de allí, uno por decisión propia y la otra me lo facilitaron. Lo que vale es uno y no ese laburo...
No hay cosas políticamente incorrectas, somos nosotros quienes nos preocupamos por una imagen que no existe, por una diplomacia que nunca existió. Los amigos se hacen fuera del horario de trabajo, con actividades extracurriculares, aunque pueden ser compañeros si se da. Adentro, no debería existir la vida privada de nadie, solamente la necesidad del cliente.
Ojalá alguien de tu trabajo lo lea, así se da cuenta que va en serio...
Besos!
Y gracias por estar siempre en la Ciudad!

tia elsa dijo...

Bueno yo lo leí todo, sino como sé que te pasa.Te leo y me veo reflejada hace algunos años atrás. Creo que lo que contás pasa en todas las organizaciones, las injusiticas, los imbéciles, el chanterio, el acomodo, el tema es cuando uno ya no lo soporta. Espero que esta catarsis te haya servido. La verdad linda si te podés bancar estar sin sueldo un tiempo y renuncia y sino mejor hacete renunciar, al menos cobrás la indemnización. Besos y mucha suerte, después contá. Tía Elsa.

Any dijo...

Pfuiiiii!!! guau, otra que tsunami personal !
Como dijeron arriba, ya está, ya lo tenés decidido aunque a vos te parezca que no.
Si tenés la posibilidad (o sea si no estás con la espada de damocles por el tema económico) hacelo, andate. Va a ser una liberación, te vas a sentir mejor, se te va a dejar de caer el pelo, se te va a pasar el cansancio, te va a cambiar el humor ... (y quien sabe si la muela no es parte de todo esto también) todo eso es stress estimada.
Si como decís sos una buena laburante, trabajo no te va a faltar, y seguramente vas a encontrar algo mejor y en un lugar donde te sientas reconocida.
Los amigos los vas a conservar, y sino es que eran "conocidos" a los que recordarás con afecto y ya.
El tiempo que pases con tu nena será una ganancia extra, ella te lo va a agradecer.
O sea, estás a punto, tirate a la pileta; no hay arrepentimiento peor que dejar pasar el momento justo.
Toda la suerte y un gran abrazo, aqui las orejas seguirán atentas para ver que decidiste y como te va
besos

Lola dijo...

- Mari, no te preocupes que con escribirlo ya alcanza (además, crees que un psicologo dice mucho más de lo que escribieste?)
Lo que contás que te pasó (no conseguir un trabajo al mismo nivel que el anterior) es mi gran miedo, y mucho más cuando saliste, aunque sea por dos minutos, del circuito laboral. Lo de las horas no es algo que me quite el sueño, pero de ser posible, no quiero estar más tiempo de mi casa del que ya estoy, aunque tenga con quien dejarla.
yo hace tiempo que vengo metiendo cosas en la balanza, y casi que me sé de memoria cuál es el resultado, me gustaría tener la capacidad de hacerselo ver a la plana mayor para que entendieran que si no estoy con cara de felicidad, por algo es... (utopico lo mío, no?)

- Mai, no, obviamente no estoy pidiendo que alguien me diga lo que tengo que hacer... porque haría todo lo contrario! jaja (soy complicada, lo sé, pero no me gusta que me digan lo que tengo que hacer, aunque en un momento así por ahí me vendría bien).
Lo que decís es muy importante, porque hace tiempo que sé (y por eso no mandé todo a la miercoles mucho antes, en gran parte) que no lo hago para que se luzca la plana mayor, sino porque siento que mi trabajo vale para el que lo solicitó; y sí tenés razón que uno debería hacer más el ejercicio de pensar que eso queda y no es que uno tira por la borda tantos años y tanto trabajo.
Es bueno sentir a alguien que comprende tanto estas dos cosas fundamentales: que estar en casa no es nada fácil cuando no estás acostumbrada y que seguir como hasta ahora, a pesar de todos los sacrificios que implica, es mucho más cobarde que tomar coraje para cambiar, aunque sea para mejor.
Rarísimo que sea así, no?

- Cando, sabés que ya ni me planteo conseguir ser despedida ni llegar a un arreglo, lo cual de por sí es bastante grave no?
Cambiar de aire, jeje, sí que lo estoy necesitando, buena expresión. el problema es ese, que me molesta el ambiente sobre todo, no lo que hago (y para lo que a uno le pagan, teoricamente). El mundo el revés (como siempre.)
Gracias por los buenos deseos y la buena onda como siempre.

Lola dijo...

- Etienne: Es complicado cuando uno busca su propio aval para dar el salto y se boicotea permanentemente.
El arrepentimiento en sí no es tan grave, uno siempre hace cosas de lsa que después no está de acuerdo, lo peor es seguir sosteniendo eso, sabiendo.
Gracias por toda la comprensión, fuera de joda que me gustaría que todo eso lo leyera alguien de mi trabajo (especialmente que estamos para laburar y mejor si nos llevamos bien; pero no ir a hacer amigos y que el trabajo se joda si es condición necesaria para mantener una "amistad" impuesta sólo para mantener las apariencias).

- Tía, cuánta lucidez (aunque me pese)... en el fondo sé que es como decís, lo que pasa acá debe pasar en todos lados, y es uno el que tiene que aprender a no hacerse mala sangre por eso en vez de pretender cambiar el mundo (a esta edad encima...) pero uno siempre tiene la ilusión que en otro lugar las cosas son más justas, y no, deberíamos partir siempre de esa base no?
Afortunadamente nuestra situación economica cambiaría muy poco si yo dejara de trabajar, indemnización ya sé que es un sueño imposible, ni cuento con eso. Todo lo cual hace a esta incertidumbre. En el fondo sé que está mucho mejor esta opción de poder elegir y no tener que bancarmela sin chistar porque dependo de esto para vivir, o para mantener un nivel de vida, pero hacernos responsables de nuestras decisiones tambien es super dificil!

- Any... bueno, si ud. lo dice... (como a los locos, aunque acá vendría a ser al revés!). Hablando en serio, por ahí es verdad que la decisión está tomada, creo que sí... pero no deja de darme bronca!
Sobre el stress tenés muchisima razón, y precisamente es pensar en el futuro mirando hacia este momento y darte cuenta lo mal que estabas es que uno por defenderse supongo, trata de minimizar las cosas , como un no aceptar que te metiste en tremendo agujero casi voluntariamente (porque sumemos que mi nivel de vida, afortunadamente, no se vería muy afectado si dejara de trabajar... y si a eso le sumamos transporte, niñera, farmacia y shampoos caros para que no se te caiga el pelo, mucho menos!)
Sobre encontrar otra cosa acorde, lamentablemente vivimos en este país y laburar bien no es garantía de nada (por algo como país nos va como nos va, aunque quede mal que lo diga uno) y eso genera bastante ansiedad. No sabés las veces que pensé en la cantidad de oportunidades que uno tendría si viviera en un país como la gente, siendo nativo de ése país, obvio (o al menos eso me gusta creer)
Te digo que el día después de escribir esto, casi la encaro a mi jefa para decirle que estaba pensando en irme y me agarró una sensación peor que la que se debe sentir cuando te abren la puertita del avion para tirarte por paracaidas (además estaba hecha seda, habrá leido el blog?.

Gracias a todos.

JulieFernn dijo...

Después de leer todo esto, solo te puedo decir: si no madura la idea, madurala a golpes... te están tomando el pelo, son todos unos turros y a vos te hace mal, mujer!!
Además, nadie te dice que te vas de acá y te quedas en casa forever... tal vez si, y hasta te termina gustando, tal vez no y encontrás un laburo donde te reconozcan y te valoren por la gran profesional que sos.
Y san se acabó.

Merlina dijo...

Trabajar desde tu casa? podés proponerlo? Hacerte presente sólo en ciertas reuniones y el resto por mail!

Ronnie dijo...

La situación que planteás, de gente, compañeros y considerando que la plana mayor no da mucho el piné, lo mejor que te puede pasar es la GRAN salida, para que cada vez que lo recuerdes sientas satisfacción por la decisión (aunque más no sea por ese sólo momento).

Ahora: cómo sería esa gran salida es el tema. Comparto con vos lo de irte a un puestazo, pero en el fondo siempre tendrás la duda de que no sea lo que estaban esperando que hicieras con tantos no-ascensos y amagues que te vienen haciendo, no? Y el ínfimo detalle de que hay que encontrar el puestazo primero, y el tiempo de desgaste va pasando...

Yo para irme de mi primer trabajo, donde tenía una situación alguito parecida, usé "la del año sabático", pero esperé que la salida fuera cuando no lo esperaran (no después de algún conflicto o en período peak de saturación) e informé que mis largas vacaciones empezarían en 1 semana. Lo primero que los desconcierta es "por qué", y aproveché a plantearle todo en un tono re superado -como sabiendo que no iba a cambiar-, que quedara bien claro que no era un acting para conseguir sueldo o promoción... en el mejor de los casos vienen las promesas de cambios, que obviamente declinás con un "nooo, mi amooorrrr, no entendiste nada!". Primera cara a recordar es la de desconcierto de "por qué ahora", onda que no te creen que no te vayas a otro laburo. Segundo punto: frente a la resignación, al decir que es "sabático", creen que pueden pedirte que te quedes un poco más, y es lo último último antes que te vayas, lo que sea... segunda cara para recordar for ever es la de "pero esta mina se va a no hacer nada y no me puede regalar un par de semanas más?". Te sentís taaan importante, pero viste que las planas mayores son expertos en hacerte sentir importante, sobre todo cuando vas con algo a resolver!... lo que a mí me dio satisfacción fue el desconcierto, y verlos pensando "mmm... se irá a un año sabático en serio? mmmm... por qué ahora?" mmm... y muchos mmmm

La otra GRAN salida puede ser el portazo inmediato frente a alguna de las situaciones que contás, de tener que plantarte para que te escuchen, o tal. Plantear como si estuvieras pidiendo sumar algo a un proyecto, onda "Ey! yo tengo algo que decir: que podríamos aprovechar tal cuenta para ir probando a xxx persona para que haga mi laburo, porque yo en un mes no voy a estar más"...

En fin... lo fundamental es irte como una reina, o que por más que quedes re trapito, ellos te idealicen así!! Obviamente no por ellos, porque ya a esta altura nos queda re claro que nadie es imprescindible y que los jefes tienen un poder de renacer sin uno absoluto... y lo que es peor, no sé bien cuál es tu trabajo, pero cuando veas por ej. que algún cliente o cuenta tuya sigue viviendo sin vos es un shock... pero las caras y sensaciones de ESE día te van a dar certezas cuando en algún momento surjan las dudas de si hiciste bien.

...................

Ronnie dijo...

...........

... porque esa es otra: van a aparecer, pero todo hay que tomarlo como etapas, y pensar que si seguís en la misma es un ciclo que te lleva más a la mediocridad que a la superación, y que estar afuera te permite aunque sea volar, o conocer, o valorar, o lo que sea. Siempre digo que cuando se da la ecuación de que todavía estás en edad de cambio (muy PMI, pero convengamos que hay "edades" para todo) y el $$ no es el factor de decisión fundamental... todo tiene que ir enfocado a la búsqueda del equilibrio mental y ordenar las prioridades de tu vida (yo ahí uso los sueños: si soñás más con tu jefe que con tu marido, tus hijos, tus amigos, o la cartera o peli que querés ver, estás en el horno!) Emulando a los pastores brasileros que pasaban a la medianoche "Pare de sufrir!"... no hay necesidad de vivir "bancandose" cosas!

Una vez pagado el derecho de piso, y si no ves un horizonte con tu figurita en un lugar un poco más alto, o si no te levantás cada mañana con una sonrisa para ir a trabajar (siempre con la ecuación de $$ que te decía antes, obvio, no soy tan gila)... es momento de barajar -esperar si corresponde- y después dar de nuevo.


El tema de las amistades, es parte del proceso de madurar y pasar por etapas también. Siempre uno va cosechando afinidades y hasta afectos... y cuando son más los últimos, los amigos se conservan. Está en uno darle cotidianeidad. De los que apreciás pero sabés que no pasan "el límite", siempre tendrás recuerdos y anécdotas, y seguramente para alguna fecha onda fin de año tendrás la excusa para reunirse y contarlas cual vejestorios.

Bueno, igual como dijo alguien por los comments, me parece que las cosas las tenés más claras de lo que escribís... es cuestión de saltar.

Muchos besos y está buena la catarsis, xq son de las pocas cuestiones que no tienen un correcto o incorrecto, y siempre vamos a estar perdidos, y a veces es mucho más útil sacarlas para afuera que siquiera escuchar "consejos". Espero te haya(mos) servido!!!!

(... terminé el comment!! jajajaja)

Lola dijo...

- Julie: mujer, me hiciste matar de la risa con tu comentario, y te digo que en mi estado de ánimo actual eso es una verdadera hazaña.
La verdad es que con tantos golpes la idea en vez de madurar ya debería haber caido de maduro, no?
Muuuuuuchas gracias por lo de "gran profesional", supongo que me queda enorme, pero al menos creo que hago bien lo que hago, me interesa y siempre tengo ideas para mejorar, algo que les resulta, como mínimo, un soberano estorbo para quienes sólo trabajan (es una forma de decir) para ver cómo pasa más rápido el tiempo para irse pronto a casa con el sueldo en la mano y haciendo lo menos posible. Uno supone que quienes están en puesto jerárquicos sienten alguna pasión por lo que hacen; pero no.
Desde afuera sé que debe verse como una boludez pero quedarme en casa todo el día todos los días me da más miedo que tirarme a una pileta sin agua. Y paradójicamente, siempre dicen que los laburos que estaban buscando aparecen cuando te tiraste a la pileta y no antes... Pero bueno, me da miedo, soy cobarde, no es ninguna novedad!!!

- Merlina, trabajar desde casa no es una opción. Igual soy malísima para estar en mi casa, no me sé organizar, cuando estuve de licencia por maternidad (sin hacer casi nada de trabajo, se entiende) con ayuda externa para más datos, mi casa estaba peor que después cuando empecé a laburar fuera de casa... además lo pienso y me imagino si yo mandara un laburo, y después la devolución es cualquier cosa viviría yendo igual hecha una furia porque no me bancaría que no sepan interpretar lo que les mandé... la verdad es que tu idea de trabajar en casa está muy buena, pasa que lamentablemente me conozco de sobra!!!

Lola dijo...

- Ronnie! Creo que por una vez me ganaste en extensión de comentarios. Al menos de los cometnaristas de este blog seguro!
Me leiste la mente con lo de "la gran salida" (y sí, tanta mala sangre de algo tenía que servir, no?); y conociendome como me conozco, serviría para regocijarme por años, y fundamentalmente para sobrellevar los primeros tiempos que aunque sea para bien, siempre van a ser, cuanto menos extraño y un poco dificil: si te vas de año sabático, por la preocupación recurrente de no tener más sueldo, aunque ya lo hayas calculado ochenta veces y estaba ok, y si es a otro puesto todo el estrés que implica un trabajo y un ambiente nuevo.
El gran, gran detalle es conseguir el puestazo en cuestión, porque para algo similar la verdad me quedo acá que como digo, ya les conozco todas las mañas... y si con lo no-ascensos y no-beneficios lo que buscaban era eso, me queda la duda... uno debería agradecer? jaja Lo peor es que tienen un ego tan pero tan grande que va a ser dificil, en primer lugar, que no se involucren en tu logro "sí, consiguió ése puesto gracias a lo que aprendió acá y lo que significa tener una refencia de una empresa como esta" (en el mejor de los casos) o sino directamente "uno los cria (como si nos hubieran tenido que cambiar pañales) y cuando empiezan a servir se van, qué malagradecidos, si nostros no le dábamos una oportunidad acá (como si fuera un privilegio que te dejen laburar ahí y un afano que cobres tu sueldo) nunca hubiera conseguido éste otro trabajo". Y segundo problema es que te lo boicotean sin piedad; entiéndase: nadie es tan brillante, ni trabaja mejor, ni es tan sacrificado, ni jamás vas a conseguir lugar mejor para trabajar que ése. Si son peores realmente (reconozco que los hay, ojo) por eso y cuando son mejores hacen parecer que son todos unos delirantes.
Obvio, todo esto no es problema mío, pero te opaca un poco el placer de la gran salida (o al menos uno tiene que deducir lo que provoca porque es más dificil que lo demuestren abiertamente).
Lo de hacerte sentir importante cuando lo necesitan es TAL CUAL (porque sobra decir que no es la primera vez que hago un amague de "esto no es para mí, me voy, etc"... y lo peor es que después de tantos y tantos años, medio que me la termino creyendo. Ojo, desde la primera vez que me pareció demasiado patético eso de "regalarse" cuando ven que te podés ir así sin más, de hecho cuando fue lo del no-ascenso, me llamó mi jefa (a Brasil, donde estaba de vacaciones)a los pocos días sin que yo hubiera dicho media palabra(las vacaciones estaban planificadas desde mucho antes independientemente del resultado, e incluso retrasadas x el tema de las entrevistas, así que no fue amenaza en sentido literal) para ofrecerme de todo y un poco más... y me pareció tan patético... eso para mí fue un antes y un después y desde ese momento que empecé a no tolerar más pasadas por encima y lo fundamental, como decía que empecé a probar lo que es tener el poder... y me gustó!
Lo del año sabatico como lo plantéas está interesante como alternativa, el tema es que me da tanto miedo que no sé si me saldría bien, tendría que creermela yo primero, pero (siguiendo con la linea anterior de sentirse poderoso) es lindo ver que no tienen ningún recurso, ni siquiera dinero, para tentarte y que estás más allá de todo eso (aunque no sea verdad!)
La del portazo también me gusta! Combinada con la del puestazo (me gustan los "azos" parece) sería un sueño dorado.
Y respecto de que a los días seguro nadie se acuerda que trabajaste ahí años, y lo peor para mí, que aunque no tengan la menor idea de cómo hacer el trabajo que vos hacés de alguna manera (pésima seguramente) lo hacen igual es lamentablemente cierto; y uno tiene que acostumbrarse a la idea que nadie se va a rasgar las vestiduras demasiado tiempo por nuestra ausencia como nosotros idealizamos, no?

Lola dijo...

- Ronnie II (se ve que yo también estoy a la altura porque no me entró en un solo comment): otra vez me leiste la mente (o estoy muy abierta o lo mío es terriblemente cliché en todo) respecto a que uno se queda en un laburo, te especializás, sostenés, aprendés y a la hora de los reproches (que siempre llegan, por el motivo más bobo que te puedas imaginar la mayor parte de las veces) la plana mayor en lugar de ver todo esto dice que estás "estancada" todo porque no cambiás de proyecto ni de temática ochocientas veces por año como esquizofrénica, que eso sería aprender y adquirir experiencia. Encima te hacen sentir debil mental que necesitás tres años para aprender lo que otro aprende en tres meses... tal vez porque ellos nunca lo aprendieron en profundidad y se creen que las cosas se agotan ahí no?
Supongo que esto que ellos confunden superación con medicridad (de la misma forma que yo lo considero, pero la revés, y obvio yo tengo razón!) es un círculo vicioso del que es muy dificil salir (al menos yo expliqué esto mismo cantidad de veces con inifnidad de detalles y no, no lo entienden o no les onviene entenderlo).
Y hablando de las ecuaciones y los sueños me pasan dos cosas curiosas, una no consigo recordar los sueños después de levantarme... esta tarde me dormí un rato y lo que recuerdo (la pasé re mal) es que venían mis amigas (se me confunde si eran del cole o del laburo; así que no sé para que lado se considera) a hacer un trabajo en casa y ésta era un desastre de revuelta y encima no tenía coca cola (horror!) Y una mañana de la semana pasada, después de memorizar todas las respuestas posibles e imposibles para una presentación, cada vez que sonaba el despertador (lo hice sonar mínimo tres veces) pensaba-soñaba que tenía que dar una de esas respuestas.. cuando finalmente me desperté pensé "No era tan complicado, el despertado me pedia que lo apague, no que le recite toda una fundamentación!" (sí, sí, sí, si sueño todo esto y encima lo cuento, muy bien no debo estar!).
Y la otra que me pasa, de la que soy terriblemente conciente, es que me estoy despertando y levantando (ambas, que no es para nada lo mismo) muy temprano, y aún así me cuesta horrores prepararme y cuando se acerca la hora "deathline" para salir a trabajar sigo encontrando otros detalles ínfimos que parecen más importantes que partir raudamente (como venía diciendo, es peligroso esto de sentirse poderoso, porque por más que se me haga tarde pienso "y... si me quieren echar... si total aunque llegue super temprano siempre me tengo que terminar quedando ese rato y más después, etc"... digo es facil acostumbrarse a eso y nada recomendable a la hora de buscar otro trabajo!
Supongo que en definitiva, tengo bastante claro el QUE pero no el COMO.
Y sí, supongo que será cuestión de saltar... algo terriblemente complicado si le tenés vértigo a las alturas!

Gracias por el aguante!

Besos!

Diego Mira dijo...

con respecto al punto 10, por qué posesiva y por qué ese temor de que alguien ocupe tu lugar?
no soy psicologo, pero contame, servime una cerveza primero

Adriano dijo...

Lola, por favor! jaja qué extensitud en su ponencia! y los coments! me da cosa escribir más. Yo soy breve. Largue ese trabajo a la miércoles (iba a poner otra pero queda soez) Por su salud, la de su hija y varias cosas más que cualquier psicólogo le podría detallar con precisión. Largue esa mochila. Besote.

Lola dijo...

- Diego, cerveza mediante (¿Corona está bien?) que además es muchísimo más ameno que una sesión de terapia, te respondería a lo que preguntas, que sería más o menos como preguntarse por qué el cielo es azul o por qué las jirafas tienen cuellos largos... ni idea, supongo que está en mi naturaleza. Pero para dar una respuesta un poco más inteligible digamos que es una conjunción entre un primer factor que es que soy una especie de "todo o nada" y para hacer las cosas más o menos directamente no las hago; y segundo factor, y en consecuencia con el primero cuando alguien me reemplaza y las hace mal (o digamos, no las hace como a mí me gusta) me saco y siempre termino prefiriendo hacerlo yo sola como me gusta; y además así no le tenés que rendir cuentas a nadie. Por otro lado nunca me gustó eso de "repetir"; si me gusta lo que hago es por permitirme crear un estilo propio (igual creo que eso se puede hacer más o menos en todas las profesiones) y mejorar lo que ya está establecido, lo que no suele suceder con el resto que encuentra más facil (y no entiendo como no se aburren soberanamente también) hacer las cosas más o menos como siempre... y de vuelta, cuando veo lo que yo hacía (y ahora ya no) tan mal hecho o con tantos defectos, me brotaba, y también me daba pena; pero bueno aprendí a que no me afecte tanto.
Y respecto a que ocupen tu lugar, especialmente respecto de formar equipos multidisciplinarios, da bronca porque requiere un esfuerzo (y hsata sacrificio diría) enorme que empiecen a reconocerte como parte del equipo y resulta que después sentis que viene otro y encuentra todo hecho... y da bronca! (uno porque uno queda como un tonto que tardó tanto para eso y dos porque uno se pregunta por qué uno nunca encuentra todo servido?
Otra corona?

- Adriano: jajajaja... bueh, nunca uso el término ponencia, pero mis presentaciones son tan y un poco más largas a veces también! (igual juro que nunca se me queda nadie dormido eh?)
Ojo, que igual, adoro la capacidad de síntesis, algo de lo que carezco completamente y no es nada dificil de adivinar, por cierto.
Menos mal que tengo un poquito de calle y me imagino la palabra que iba a usar en lugar de "miercoles". Una pena que no lo hayas hecho, ya que éste era el post indicado para ser PMI!!!
Igual prometo que estoy en camino de hacerle caso (eso antes que escuchar a muchos psicologos!)

Gracias!

Agustín dijo...

Lola, gracias por tu post. Se me ocurrió compartir esta poesía que creo que viene al caso y que la suelo leer cuando me enfrasco y me quedo regulando en el laburo con alguna pelotudez que realmente no vale la pena.

Espero te guste.

Otra cosa: que es PMI??

EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS.

Mensaje de Mario de Andrade
(Poeta, novelista, ensayista
y musicólogo brasileño)


“Conté mis años y descubrí,
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante,
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado,
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables,
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos,
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades..

No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.

No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.

Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos..

Mi tiempo es escaso
como para discutir títulos.

Quiero la esencia,
mi alma tiene prisa....

Sin muchas golosinas en el paquete...

Quiero vivir al lado
de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca,
con sus triunfos.
Que no se considere electa,
antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo
andar del lado de la verdad
y la honradez.

Lo esencial es lo que hace
que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente,
que sepa tocar el corazón
de las personas….

Gente a quien los golpes
duros de la vida,
le enseñó a crecer
con toques suaves en el alma..

Sí…. tengo prisa…
por vivir con la intensidad,
que sólo la madurez
puede dar.

Pretendo no desperdiciar
parte alguna de las golosinas
que me quedan…
Estoy seguro
que serán más exquisitas,
que las que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final
satisfecho y en paz
con mis seres queridos
y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma,
porque de cualquier manera
llegarás.."

Vivamos intensamente hoy .......
Mañana es un tiempo que existe en nuestros sueños.

Lola dijo...

Agustín, nada de gracias, sino más bien al contrario!
La poesía es muy buena, y además muy cierta.
Estos parrafos especialmete diría que los escribí yo (si tuviera el talento claro)

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables,
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos,
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades..

No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.

No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Pero me cuesta tanto hacerle caso!
Hoy por hoy mi signo se llama "procrastinación". Tanto para el trabajo que tengo que hacer antes de que pase una semana, como para dejar de trabajar en absoluto.
Por cierto, PMI = Políticamente Muy Incorrecto.

Gracias por pasar y por tu comentario!