miércoles, 7 de septiembre de 2011

Rumbo al desempleo 7: Puntos suspensivos

Llegué "adonde el diablo perdió el poncho", también conocida como la casa de la gerente en cuestión.  Hacía más de dos semanas que no nos veíamos, ni habíamos tenido contacto por ningún otro medio, salvo el citado anteriormente.
Menos mal que el tiempo apremiaba y no tuve demasiado tiempo de pensar en huir mientras tocaba el timbre.
Me recibió con una gran sonrisa en la cara.  Como uno no ha sobrevivido en el serpentario todos estos años en vano, aún no sabía si era sonrisa amistosa o diabólica, que también existen, y de hecho suelen ser más aparatosas aún.
Pero no.  Era una sonrisa normal.  Habló de su brazo quebrado, del problema que tenía con la ART, firmó todo lo que tenía que firmar, hizo llamadas telefónicas para que otras personas más avalaran el proyecto, comimos masitas, me volvió a presentar a una de sus hijas (por duodécima vez más o menos).  Finalmente me explicó con pelos y señales cómo llegar más rápido al centro, y hasta me obligó a que aceptara el dinero del peaje "para que no pierdas tiempo buscando cambio o esperando el vuelto".

Debería haber salido feliz, y no es que no lo estuviera pero más que ése sentimiento me dominaba el de extrañeza.  Y preocupación.  Porque empecé a pensar que todo lo que había pasado era producto de mi imaginación.  Como si no tuviera problemas me faltaban las alucinaciones.

Por suerte quedaba bastante papelerío por hacer y muy poco tiempo, así que en las siguientes 24 horas estuve demasiado ocupada para pensar en eso.

Cuando todo estuvo firmado, sellado y entregado, y a tiempo, le envío un mensaje para informarla que todo había salido bien finalmente.
Otra respuesta lacónica "esta noche te mando un mail"

Yo, que para ese entonces, después de una semana de locura, preocupación y angustia me encontraba algo así como en un estado cercano al Nirvana por la satisfacción del deber cumplido, me preocupé un poco.  Porque después de la simpatía de pocas horas antes me esperaba aunque sea un "buenísimo, veremos que pasa" o similar.

Pero no.  A primera vista.

Recibo el siguiente mail en cuestión y en una primera y rápida lectura me gustó:

Aquí va la primera lectura:

"Lola, más allá del resultado de la aceptación o no del proyecto, creo que lo que no podés dejar de ver es el aprendizaje extra que trajo toda ésta experiencia.
Sobre todo saber que sos capaz de luchar por lo que deseas, y creo que ni vos sabías que eras capaz de ponerte en marcha , con semejante proyecto.
Te felicito.....
Realmente deseo que lo aprueben, sé que te gusta mucho lo que hacés , sé lo que significa ése grupo para vos, y sé tbien que no querías irte ,y sé tbien que es digno cobrar en función de lo que uno trabaja.
Me alegro que la vida te haya permitido conocerte en ésta instancia.
Lamento las peleas, pero si tuvieron éste resultado, bienvenidas sean.
Te deseo lo mejor.
S."

Ahora la segunda lectura:



"Lola, más allá del resultado de la aceptación o no del proyecto, creo que lo que no podés dejar de ver es el aprendizaje extra que trajo toda ésta experiencia."

Que todavía necesito aprender??? ... más???  En todo caso para aprender me hago un posgrado, que al menos me dan un lindo papelito al final.


"Sobre todo saber que sos capaz de luchar por lo que deseas, y creo que ni vos sabías que eras capaz de ponerte en marcha , con semejante proyecto."

Sé bastante bien de lo que soy capaz y de lo que no.  También sé lo que quiero y lo que no, y lo que quiero es tener estabilidad, cobrar por el trabajo que hago, como funciona el mundo capitalista en el que vivimos,  no estar por un proyecto que, por bien pago que esté,  cuando termina no sé qué será de mi vida.

"Te felicito....."

Esta fue la peor.  Cuánto hubiera cambiado el mensaje si en vez de los puntos suspensivos utilizaba unos lindos signos de exclamación.  Parece que me felicitara pero no se animara a decir el pero, o no estuviera tan convencida de que me mereciera las felicitaciones.  ¿Le estoy buscando el pelo al huevo?

"Realmente deseo que lo aprueben, sé que te gusta mucho lo que hacés , sé lo que significa ése grupo para vos, y sé tbien que no querías irte ,y sé tbien que es digno cobrar en función de lo que uno trabaja."

Me quedo con la última frase.  Sangre, sudor, lágrimas, años, disgustos y discusiones me llevó poder leer que acepte que lo que corresponde es que uno cobre por lo que trabaja; y no estar agradecido porque te confian un trabajo de mayor categoría que el que corresponde a tu puesto.
Y al margen, da miedo que un superior sepa tanto sobre uno, caramba!

"Me alegro que la vida te haya permitido conocerte en ésta instancia."

Otra vez, con cambiar sólo una letrita, qué significado lindo huibera tenido esta frase, veamos:

"Me alegro que la vida Te haya permitido conocerte en ésta instancia."
"Me alegro que la vida Me haya permitido conocerte en ésta instancia."

No sé si se nota la diferencia, o si es tan importante.  La cuestión es que en una primera lectura la leí con M y me gustó.  En una segunda y más traquila lectura me di cuenta de la sutil diferencia.  Y no, creo que ya me conozco bien, y en todo caso, no necesito que nadie se alegre por mis autodescubrimientos.

"Lamento las peleas, pero si tuvieron éste resultado, bienvenidas sean."

Reconozco que al menos me alivió saber que no estaba alucinando.  Hablando en serio, me gustó leer que lamentaba la pelea, y además que el tema no quedara por ahí como si no hubiera pasado nada.  Pero no la rebajaría al nivel de "bienvenidas sean" porque creo que no sobreviviría a otra, así que en lo que a mi respecta, malvenidas sean.

"Te deseo lo mejor.
S."

Nada que objetar.

Seguramente estoy un poco suceptible, y por eso me fijo en estos detalles.  O estaba ahí precisamente para que los viera, vaya uno a saber.



Mientras tanto, las cosas siguen así, con puntos suspensivos, esperando el veredicto sobre el proyecto presentado.  Por una vez no estoy super ansiosa por conocer el resultado.  Como una vez que me tenía que hacer una prueba de embarazo, por obvias razones, pero no tenía ninguna urgencia por hacerla porque no sabía bien si quería que diera positivo o negativo.
Supongo que la clave estará en alegrarse de lo positivo que traiga cualquiera de las dos respuestas, y no amargarse por lo negativo de cualquiera de ellas.

Así que si esta vez dejo la saga en suspenso, no es por mi culpa.  Yo estoy en las mismas.

13 comentarios:

Mai dijo...

Bueno, algunas objeciones tuyas son ciertas, pero no descontextualicemos... tomemos el mensaje completo y quedémonos con que:
1. Te felicita (obvio, para una que abunda en !!! como yo, también hubiera preferido !!! a ... pero le quitaba sobriedad al mensaje y le daba demasiado entusiasmo, y la gerenta no querìa que te emocionaras demasiado!)
2. Se lamenta de la pelea
3. Dejémosla que se la crea y que se lleve los laureles, porque gracias a la pelea que tuviste CON ELLA te "despertaste" de tu estado de comodidad (ja!).

Con bichas asì, es mejor estar prevenida, pero por esta vez, no le busquemos la quinta pata al gato! Take it easy Lola!

Besos!

Ale dijo...

Esta es la novela de la vida y el trabajo!

Corre, Lola, Corre!

Que todo salga mejor de lo que imaginás y que en breve esa playa hermosa te encuentre feliz y descansando de tantos éxitos.

Abrazo

Ronnie dijo...

Por empezar... no sé cómo pudiste llegar a la primer lectura sin ponerte nerviosa por los acentos mal puestos (ésta experiencia, éste resultado...)!! jaja

Después, obvio que SÍ le estás buscando pelos al huevo, pero en todo tu derecho y ánimo... La mina igualmente es objetivamente... jodida, por decir lo menos.

Te reeee interpreto con la espera de la aceptación o no y tus sentimientos indescifrados... me imagino que de las dos posibles opciones, ambas tienen sus pro y contras.

Acá me metería a opinar, pero la verdad que me siento pisando terreno muy personal y -a pesar de lo entretenida que está la saga- no dejan de ser momentos jodidos.

En fin... compartimos todos la intriga ahora entonces!!!!!!!!!!!!!

besos y ánimos en la espera!

Ann dijo...

Ayy Lola, esto de llegar al final y que sea abierto no sé si me gusta! Me pongo en tu lugar y entiendo la ansiedad que debés estar pasando...

A mí también me pareció bastante passive-aggressive el mail, pero no hace falta decirte que tengas cuidado porque veo que ya estás con los guantes calzados!

Esperemos que salga todo de la mejor manera posible... Al menos se jugó con la aprobación del proyecto; en esa estuvo bien, ¿no?

Besos!

RECOMENZAR dijo...

Me ha encantado tu forma de poner las letras
:)

Etienne dijo...

Yo suelo pensar en función de mis intereses, y no porque piense que mi ombligo es el centro sino porque soy consciente que nadie velará por ellos si no lo hago yo.
De allí que las palabras de una futura exjefa que puso el gancho en un trabajo que no hizo ella no me preocuparían demasiado, ni la primera ni la duodécima lectura.
Claro, suponiendo que no son amigas ni mucho menos, tranquilamente te podés llevar mucho mejor ahora que la tensión jefa-subordinada no existe. Tanto las felicitaciones como su supuesto arrepentimiento por las peleas son relativos: las discusiones y las injusticias existieron mientras que los reconocimientos no...
Igual, vos aprendiste mucho y eso si que es rescatable!
Besos!

tia elsa dijo...

Espero de corazón que aprueben tu proyecto y sea para bien, para darte tranquilidad económica y en el tiempo. Y no es que leas la letra chiquita, la realidad es que el zorro pierde el pelo pero no las mañas. Besitos y contaos que pasó. Besos tía Elsa.

nadasepierde dijo...

Que el proyecto salga.
Después, quizás, te des cuenta si hilaste muy fino,o no. (cuando me pasa a mi algo parecido, después me doy cuenta que mi cabeza piensa hasta lo que no tiene que pensar).

Como sea, que sea lo mejor!
un beso

Lola dijo...

- Mai: supongo que es porque yo lo tomé por el lado que es lo menos que podía hacer... aunque reconozco que me sorprendió que se "lamentara" de la pelea...
Otra cosa que pasa es que yo a esta altura ya no dejo pasar una, porque toda la vida he dejado que otros se lleven los laureles, y una vez no pasa nada, pero después no sólo te pasan por arriba sino que se creen que les estás arrebatando algo de su propiedad cuando reclamás lo tuyo, y eso no puede ser...
Y eso es lo menos que puedo buscarle la quinta pata al gato (imaginate si me pusiera más exquisita, jaja)

- Ale: Era muy buena esa peli, lástima que no puedo ni correr el colectivo (creo... hace mucho que no corro el colectivo!)
Y hablando de playa, otra contra es que las vacaciones se me reducirían a la mitad :S; pero es cierto que lo mejor que se puede esperar es precisamente que las cosas salgan mejor de lo que se espera (sobre todo cuando uno es corto de imaginación, jaja)

- Ronnie: Lo de los acentos ya me acostumbre lo malo es que puede llegar a ser contagioso!
Me quedo mucho más tranquila que es objetivamente jodida, porque a esta altura ya todos sabemos que yo lo soy, no esperaba otro comentario respecto de mí (jajjaja)y a esta altura lo tomo como el mejor elogio, mirá lo que te digo.
Y respecto de la intriga (pseudointriga porque estoy más que traquila... por ahora) ahora vos me dejaste intrigada con la interpretación que harías sobre este sentimiento de no querer saber, jaja!

- Ann: Noooooo, ansiedad casi nada. Pienso que si no sale me voy a desilusionar, pero que si sale voy a tener que padecer a esta mujer en forma mucho más intensiva, entonces es como que es más cómodo no saber.
Me gustó tu mirada sobre el mail, o sea que más o menos coincidas conmigo (reconozco que no se me había ocurrido eso de pasivo agresivo), y bueno, es que me encanta tener razón!
Respecto de haberse jugado al avalar el proyecto... más o menos... o sea de última podría haber buscado otra persona que lo hiciera (no me hubiera sido tan fácil, lo reconozco) por otro lado, a ella también le da mucha chapa haberlo hecho y fundamentalmente, si yo me quedo le quito de las manos mucho trabajo, que no debe estar haciendo ella, pero sí sus amiguitas jefes del sector, y viste, no es cuestión que se te salte el esmalte... en fin!

Lola dijo...

- Recomenzar: bienvenida y gracias por tu comentario. Qué linda forma de expresarlo.

- Etienne: Noooo, ella sigue siendo mi jefa igual, esa es la macana. No avaló el proyecto de Madre Teresa que es, sino porque a ella también le convenía.
Igual coincido en cuidarse más el pellejo, cosa que en general no hago; y en definitiva eso me juega en contra porque cuando quiero defender lo mío me tratan de egoísta, interesada, etc... porque lo bueno que uno hizo se borra rápido, de hecho parece que no existiera.
En ese aspecto, te acepto que sí fue un aprendizaje, muy distinto al que ponía mi jefa comenzando el mail.
Gracias por tus palabras tan acertadas siempre.

- Tía: Me gustaría ser inteligente como un zorro! Aunque mañas no me faltan, lo reconozco.
La verdad es que el dinero extra no vendría nada mal, pero fundamentalmente sentir que uno cobra más o menos en proporción a lo que hace, o al menos más o menos igual que otras personas que hacen lo mismo (o menos), lo malo es que no me daría mucha tranquilidad en el tiempo, sí un par de años, pero después? Siento que no voy a poder disfrutar la plata pensando que se me puede terminar toda junta de golpe en dos o tres años. Sí, ya sé soy rebuscada!
Apenas sepa algo más seguro les cuento.

- Ana: A riesgo que se pongan a pensar en lo que no deben, vuelvo al tema del evatest, que había una publicidad muy linda que mostraba a mujeres felices y decían "les dio lo que ellas esperaban"; o sea ni positivo ni negativo, sino bueno... para cada uno... y lo curioso es que todavía no sé lo que sería bueno para mí!!!!
En eso sí, tenés mucha razón en cuanto a que seguramente lo voy a poder evaluar más friamente cuando todo haya pasado, siempre es difícil pensar en frío en estas situaciones, como lo es ponerse en el lugar del otro, que tienden a minimizar los hechos.
Lo que me tranquiliza es que no depende de mí nada ahora, sólo esperar, y de momento se me da muy bien.

Gracias a todos!

Trapitos al Sol. Indiscreciones de una empleada doméstica dijo...

La verdad que el jefecito que redactó el mail tiene talento para la ambigüedad.

Olivia dijo...

JAJAJAJA De última qué importa lo que ella quiera decir, si vos aprendiste, bienvenido sea. Importa lo que vos pienses de todo esto, si a vos te parece bien, si vos disfrutaste, vos te esforzaste, qué sabe ella de eso!

Aveces querer descifrar a que se refería con sus palabras, se presta a ambigüedades. Te lo dugi por experiencia, saludos (:

Lola dijo...

- Mirta: Em, creo que ambigüedad es ser demasiado benevolente, pero dejémoslo ahí. Eso sí, es jefecita, no jefecito... Estuve leyendo tu blog y supongo que el género explica muchas cosas no? Fuera de broma que hay estudios que dicen que la peor combinación para relación jefe-subordinado es la de jefa mujer con subordinada mujer... supongo que vos también coincidís con el estudio, jaja

- Olivia: El tema es que yo siento que ya basta de aprender, y no porque considere que la vida no es un aprendizaje, y todo eso; sino porque cuando en una organización así estás en posición de aprender significa que no estás en condiciones de ascender y peor aún le debés tu vida a alguien por ese "aprendizaje". Por eso, ya son años de aprender ahí, que hasta ahora parece que mucho no me han servido, grrr.
Reconozco que a esta altura yo ya le busco el pelo al huevo... pero con sobrados motivos!

Besos!