domingo, 27 de julio de 2008

Contar hasta 10 (Mil) o El sueño de todo trabajador

(Elija el título que guste o el que considere que se ajusta mejor al presente mensaje)

No iba a escribir este post. O no iba a publicarlo. Después pensé que era mejor descargarme, dar por cerrado el tema y prometer no volver a aburrir con lo mismo. Pero al final es mi blog (carajo!) así que hago lo que se me canta. Y lo publico, por más que exista la remota posibilidad que la persona en cuestión llegue a encontrar este mensaje (aún con la paranoia que me caracteriza, me importa muy poco). Y en definitiva, tampoco prometo que sea la última vez que hable de lo mismo (¿para qué hacer promesas tan difíciles de cumplir?)

Hay tanto para decir que ni siquiera sé por dónde se empieza. Quizá la mejor forma de explicarlo sea tratando de ver todo esto como una cuestión de poder. Porque mi jefa tiene más poder que yo, y la jefa de mi jefa mucho más poder que ambas juntas. Y la lucha era por escalar unos metros y así obtener algunas migajas de poder. Y no escalé ni medio, pero, curiosamente, por esto mismo, me siento más poderosa que la jefa de mi jefa (casi nada, che!).

Porque no se hará realidad tener una oficina con cuatro paredes de verdad, ni unos cuantos billetes más que ahora, ni que mi jefa se transforme en mi compañera (jerarquicamente hablando al menos).
Y no, no la mandé a la PMQLP, pero no por falta de ganas, sino porque no valía la pena que yo misma me rebajara haciendo eso, ni demostrando cuánto me importan en realidad (aunque confieso que la voz me traicionó un poquito).

Esto es más o menos lo que pasó. Y digo “más o menos” porque hay cosas que en definitiva no le dije aunque las pensé y cuando lo escribí quedó todo medio mezclado. Pero en general, lo que pienso es más divertido que lo que termino diciendo, y fundamentalmente, mucho más honesto.
Ahora que lo escribo, y que conste que no me acuerdo de todo, me pongo a pensar y veo que es admirable ver cómo hizo para decir tantas boludeces en poco más de media hora!

Acá van algunos momentos cumbres de la conversación en cuestión:

1.-
Jueves, 11 AM. De este lado, Salvador, Bahía, Brasil. Día de playa. Telefono. Del otro lado la jefa de mi jefa (S.) desde Buenos Aires, Argentina.

S.: "Lola tenés ganas de hablar?"...
(sin más comentarios)

2.-
S.: "Dejé pasar esta semana (fueron 8 días, en rigor) porque te vi muy afectada con lo que pasó"
(Si ves a alguien muy afectado lo dejás a la deriva ocho días, con todas sus noches? No sería que a vos no te daba la cara para hablar? No sería por eso que después no me saludaste ése día ni al siguiente?)

3.-
S.: "Yo creo que vos te lo tomaste así porque pensaste que ibas a ganar"
(No, para nada!!! Si en algún momento no fantaseaba con la idea de quedar yo para qué me iba a comer más de dos meses de nervios, más de dos meses durmiendo como la mona? por puro placer masoquista? Se puede ser taaaaaaaan boba?)

4.-
S.: "Yo pensé que los habías dejado obnibulados con tu proyecto en la entrevista (por favor, leáse el “obnibulados”), pero pensaron que era un trabajo muy solitario, ellos apuestan a que nos integremos y relacionemos más con el resto de los sectores. Igual yo hice todo lo que pude, pero decidían ellos."

Son tantas, tantas las pavadas en una misma frase que tuve necesidad de desglosarla:

L.: "Mirá S:
1) yo pensé que después los años que tengo trabajando acá no hacía falta dejar obnibulado a nadie en una entrevista de menos de media hora.
2) ¿Trabajo solitario? Soy la que más circula por el sector con más gente de todo este manicomio. Y Dios sabe que ahí cuesta que te den bolilla y sin embargo, al menos cuando necesitan algo, saben mi vida y obra. También estoy en el famoso "grupo de los 8", donde me metiste de prepo (ahora pienso si tu intención no fue tirarme a la jaula de los leones directamente, menos mal que yo no sabía). Grupo en donde, si yo tengo carácter (de mierda), los otros 7 me ganan por amplio margen. Y aún así (todavía) no nos hemos agarrado a los tiros, y de hecho, nos estamos llevando mejor y todos lo reconocen (incluso lo reconoció la VP durante la entrevista)… no sé, marido ya tengo... A qué tipo de relaciones apuntan? Amante tal vez?
3) ¿Integrarnos más? qué es integrarse más? (¿Ir a calentar la silla a la oficina de la VP?) Hacer de catadora oficial de los distintos cafés que hay en cada uno de los sectores? Acaso es un castigo por despreciar el café de nuestro sector? (y me dan asquito las tazas, qué querés que te diga)
4) ¿Sos la gerente del sector y no pudiste hacer nada? Una de dos, no quisiste o no pudiste. Si no quisiste no me vengas a llorar ahora, y fundamentalmente, no seas tan pero tan falsa. Y si no pudiste, si ni siquiera tenés el poder de defender lo que vos querías, si vos, como gte. no tenés ni voz ni voto para decidir qué es lo mejor para tu propio sector, cómo querés que te sigamos respetando?"

5.-
S.:
"Lolita, en definitiva, no te lo tenés que tomar así. No te fue para nada mal, no es que hayas sido un desastre..."
L.: (Ahhhhh, bueno! pará que me suicido y vulevo! Qué otra cosa me queda si después de los años que llevo trabajando acá me hubiera ido definitivamente mal? Pero era un poquito fuerte decirle esto, en lugar de eso:) "Es evidente que no supe interpretar lo que se pretendía del puesto, lo que en particular me hiere el orgullo bastante, pero yendo a cuestiones prácticas, qué sentido tiene que me quede en un lugar donde, evidentemente mi perfil no encaja, si mis ideas de como mejorar no coinciden con las de la primera plana..."
S.: "..."

6.-
S.: "Bueno pollita, no te pongas así, seguro que la próxima será" (cabe destacar que pollitas son las hijas.... de 20-25 años)

L.: "No S. Si bien pensaba que no iba a ganar yo, sí tenía idea de quién podía ser, y ni siquiera fue esa persona. Evidentemente, hay algo en este trabajo o del perfil que buscaban que yo no termino de entender. Y por eso mismo, sumado a todos los nervios que pasé, dudo mucho que vuelva a exponerme a pasar por semejante situación.”

7.-
S.: (llegando a la desesperación y yo a algo más o menos parecido a la gloria) "Chiquita, te pido por favor que no tomes ninguna decisión apresurada, esperame al menos que presente el proyecto de G. (hace un año que lo estás por presentar, cuánto más querés que espere?), vos entrarías como por un tubo, y además (tu jefa) ya está trabajando con el marido (gte de otro sector, dicho sea de paso) con el tema de tu investigación y seguro que eso sale más rápido aún y... y..." (El oro y el moro?)

L: (cual magnate cansado de contar euros)"No sé S. Lo de G. no es un trabajo que me entusiasme especialmente, menos con los horarios que se plantean. Lo de mi investigación, todo bien, pero no me demandaría siquiera seguir trabajando acá. Además,
hablando en términos monetarios, no me suma demasiado."

8.-
Y al final me di el gusto, y en algún momento se lo largué:

L.:"Honestamente S., después de un mes de trabajar entre tres y cuatro horas más
por día (porque VOS estabas de licencia, y ninguna de las otras tres hizo tu
trabajo) después de los nervios de la presentación (que me comí yo porque
vos no tuviste los huevos para hacerla) la mente no me daba para pensar en
proyectos delirantes cuando apenas podemos sostener lo que sí estamos haciendo o deberíamos hacer... no tiene lógica " (y que conste que la palabra delirante se la dije en serio).
...

En definitva, tal vez no me lo merecía en serio. Y no por no haber trabajado lo suficiente, sino porque también hay que ser un poco inteligente, y yo no lo fui en absoluto. No sólo porque no me dediqué a cultivar amistades provechosas, sino porque no me di cuenta que cuando se habla tanto de "transparencia" en el proceso de selección es porque la cosa está muy turbia. Cuando un candidato repite una y mil veces, hasta el cansancio que "está tranquila porque sabe que en definitiva va a salir la mejor" es porque ya le ha llegado por izquierda la información de que puede estar tranquila y por eso mismo, necesita decir, pero fundamentalmente, decirs-se y poder empezar a creer-se que es la mejor.

En resumen, lo reconozco: Me gustó. Me gustó dejarla sin palabras. Me gustó estar en situación de despreciarle todo lo que me ofrecía. Me gustó tener la batuta. De una forma muy retorcida, de la forma menos esperada para cualquiera, me confirma que en definitiva, me necesitan (aunque queda feo que yo lo diga), o al menos en este momento, me necesitan más de lo que yo los necesito a ellos. Y si bien es verdad que me lo tomé bastante mal, también es cierto que me hice un poco la víctima. Sólo para hacerla sufrir. En otro momento hubiera sido todo lo contrario. Pero ya era el colmo que terminara consolándola yo a ella. Aunque en definitiva, hablando de colmos, no es ella la que está un domingo a la madrugada, en sus vacaciones, insomne, hablando de todo esto.

6 comentarios:

Marce dijo...

Es tan pero tan bueno poder decirle unas cuantas cosas en la cara a quien se las merece.
Re solidaria tu jefa "mejor espero que se le pase un poco la bronca, vo vay a ser cosa que me putee mucho".
Con eso de "pollita, chiquita" y demás, le hubiese cortado sin más vueltas, qué querés que te diga.
Espero que esta "catarsis" te haya ayudado , y ahora si dediques esos días de playa que te envidio, sabelo (aún no siendo fan de la playa)

Besos!

Ana dijo...

Hacés bien en descargar tu bronca: la bronca hay que sacarla para afuera, es dañina. Por ende, te felicito por haberle dicho todo lo que pensás.

Así que en eso podés darte por ganadora, más de uno (yo inclusive) no me hubiera animado.

Besos y descansá, que llegó la hora de eso.

Pet dijo...

No puedo creer que tu jefa haya dejado pasar 8 días y se haya hecho la idiota cuando se cruzaron cara a cara y que ahora te llame cuando estas de vacaciones en Brasil.
Es lo menos !

Ojalá las cosas mejoren Lola y que lo que decidas te deje conforme.
Besos y segui disfrutando de la playa !

Silvi dijo...

Lola me encantó tu actitud, que se cague en las patas pensando que quizás te vas a la merd, además de tardar 8 días en llamarte, la desubicada te molesta en vacaciones, es una enferma!!!

cyn dijo...

que buena actitud!
yo no se si podría decir todo eso asi como si nada a mi jefe.
tengo que tomar mucho pero mucho envión!

Lola dijo...

Antes que me sigan admirando, o sigan pensando que estoy para el loquero (creo que ambas opciones son muy válidas) cabe aclarar que no le dije TODO esto. Lo que está entre parentesis definitivamente no se lo dije, sólo lo pensé.
Igual fue bastante lo que le dije, bastante fuerte sobre todo no lo niego.
Ayer a la mañana me llamó la otra jefa. Sin comentarios. Menos mal que estoy durmiendo poco, porque sino encima me iban a pescar durmiendo mientras ellas trabajaban.
No fue agradable, uno hablar con ella en general, y dos hacerlo en las vacaciones, tantos días después. Pero en definitiva, creo que me tranquilizó un poco al menos.
Lo malo es que empiezo a disfrutar las vacaciones cuando ya estamos en la cuenta regresiva. Qué se le va a hacer :S.