lunes, 19 de abril de 2010

¿El secreto?

no, no es el de Rhonda Byrne
aunque podría parecerse...
cada uno se hace responsable de sus decisiones



Hace unos días estaba en la sala de espera de un médico, intentando, además de hacer lo que se impone, o sea esperar, leer un poco.
En un principio tal tarea se vio interferida por la charla entre una anciana dama y otros dos o tres pacientes, todos en la misma situación. A medida que transcurría la conversación pasé del fastidio de no poder leer a escuchar descaradamente con genuino interés.
El punto de corte entre un estado y otro fue la siguiente expresión: "103 años". La mujer en cuestión tenía esa edad. Caminaba sin bastón y su discurso era más coherente que el del resto de todos los demás todos juntos (incluidos médicos y secretarias, huelga decirlo). Y ahí estaba, dando clases de cómo había llegado tan bien a tan longeva edad. Compartió con su auditorio su fórmula nunca mezquinada para la eterna vitalidad: hacer lo que a uno le gusta. O sea comerse un chocolate por día, trabajar si uno tiene ganas, y sino no, estar rodeada de los afectos, no hacerse demasiado problema por nada, levantarse a la hora que uno tiene ganas y hacer de las tareas domésticas sólo aquellas que nos gustan.
Contó también que su rutina actual incluye caminar por lo menos 10 cuadras por día, elegir sus propias compras diarias (vayan descartando discovirtual aunque tengan 60), mirar una novela y como mencionaba antes, cocinar, limpiar, etc, sólo cuando tiene ganas.

A todo esto, no sé si a ustedes les pasa, pero yo cuando estoy en una sala de espera y me hacen esperar más de tres minutos, empiezo a mirar a la demás personas, y comienzo a tratar de adivinar de qué padece cada uno, a ver si se corresponde con el mismo especialista que me toca a mí o a otro, y verificar si hay algún enfermo de verdad o todos parecemos más que sanos, como suele suceder.

En esta ocasión me he quedado patitiesa! Porque la mencionada señora, que podría reunir todas las patologías reales e imaginarias que nos aquejaban a los demás todas en su propia anatomía... consultaba al médico porque sentía que estaba oyendo menos! Cabe destacar que mientras se quejaba de ésto seguía conversando con la gente en un tono de voz perfectamente normal y comprendiendo a su interlocutor en su totalidad.
También se quejó que los últimos años estuvo necesitando una agenda como ayudamemoria y que se estaba quedando sin pelo. Qué triste es quejarse de lo mismo con menos de la tercera parte de la edad de esta señora.

Al rato es llamada por su médico. Se levanta de su asiento sin dificultad, camina derechita y sin bastón hacia el consultorio, dejando a su empleada y acompañante en la sala de espera y a todos los demás anonadados.

No pasaron más de treinta segundos desde que se cerró la puerta del consultorio con la viejita adentro que la empleada, cansada supongo ya de tanto discurso sobre el secreto de la buena vida, cuchichea por lo bajo a las tres mujeres que tenía más cerca: "es que además es virgen"

Menos mal que no existe tal cosa como el secreto para llegar bien a los 103 años porque si dependiera de nosotros, sería muy difícil elegir. Igual me arrepentí de no haberla tocado aunque sea... como para que me contagie. De última, aunque no creo en éstas cosas, por las dudas, no hace mal a nadie. Si total la virginidad, no me la iba a contagiar!

A veces es lindo que sea tarde para elegir, no?

11 comentarios:

Any dijo...

No, no hay caso no, no puedo imaginarme a mi misma a los 103 años. Ni hablar, no voy a llegar, y menos en ese estado de conservación!
Calculo que una de las cuestiones fundamentales (ademas de tener buena salud claro) debe ser evitar la queja; hay que tener buena disposición para vivir hasta los 103, y yo vengo haciendo tan pocos méritos ... ahjajajaj!
Igual te digo, no sé si quisiera vivir tanto, sobre todo por no pasar la pena de ir perdiendo gente querida; eso de que todos se mueren y yo sobrevivo y sobrevivo y sobrevivo, no me convence.
Lo de la virginidad sería cierto? mmmm, para mi que la vieja les tomó el pelo ahjajajja!, que historias habrá en esos 103 años? es demasiado tiempo como para que no haya habido ... nada! no, no puede ser. Si ese es el secreto ... =S

Besos !

Marina dijo...

Jajaja! su empleada una joyita!!
no se si es una suerte llegar a esa edad, lo que sin dudas es admirable es llegar en ese estado espectacular.
Años atras tenia una vecina que con 92 años cultivaba su huerta y siempre la veias sonriente! nunca voy a olvidarme de esa viejita era adorable, no se que sera´de su vida porque me mude de esa casa hace como 7 años, pero quisiera saber si todavia sigue asi de bien o mejor dicho si todavia sigue :S
De todas formas yo creo que esa gente de otros tiempos vivio' una vida mucho mas relajada, aunque paradojicamente no hayan tenido ni por sueño las comodidades que disfrutamos hoy. Sin dudas tuvieron una calidad de vida que no se compara con la nuestra: comida genuina, poca polucion y seguramente formaron parte de una sociedad mucho mas sana (que es un factor fundamental de estres)
Odio la frase"Todo tiempo pasado fue mejor", pero pensando en lo anterior
debo admitir que es asi.

Mai dijo...

Si el secreto de llegar a los 103 era la virginidad... estamos fritas! Igualmente, prefiero morirme antes pero sabiendo qué se siente! jajaja
Igualmente dudo de mi longevidad... ya estoy hecha pedazos de la espalda, cintura y cervical.
Besos Lola!

Etienne dijo...

El tema es no hacerse problema por lo inevitable, por lo inmodificable. Lo demás, lo que no podemos controlar, dejarlo ser, discurrir.
Si es verdad que es virgen será porque nunca tuvo ganas...
Besos!!

JulieFernn dijo...

hoy estoy re mufa, pero siempre pienso en lo mismo... vivir todos esos años?? mmm... si me das una vida sin problemas, con la posibilidad de disfrutar sin dramas cada cosa y hacer lo que se me de la gana, bueh, vaya y pase... pero vamos!!! son muy muy muuuuy pocos los afortunados que pueden vivir así... y cuánto más durante un siglo entero!!

Yo paso... para muestras sobra un botón: todavía no llegué a los 30 y estoy hecha pelota! jajaja

La candorosa dijo...

Yo todavía no llegué ni a la mitad de la edad de esa mujer, y ¡¡me quejo como bisagra!! ajajaaaa

De todos modos, lo que argumentó la "ayudanta" de la señora, ¿sabe qué?, me sonó fuera de lugar!!!

Abrazotes y mis candores!!

Ronnie dijo...

Jajaj! Voy comentando "por pasos" porque me salgo de la vaina.

1) me encantó (y me describió!) la parte de pasé del fastidio de no poder leer a escuchar descaradamente con genuino interés!!!!!!!!

2) 103 años!!! No llego ni a palos porque tenemos un pacto secreto entre el grupo de amigas de ir sacrificándonos a medida que envejezcamos, y si zafo de la senilidad, mi marido va a tener 110!!! No es negocio! jajaja

3) Tenía realmente esa edad? Porque ojo que muchas viejitas de 80 dicen que tienen 90 para captar la atención! (bueno, igual a esa "altura" de la vida, da igual no?) [sorry, fue un rapto incorrección política]

4) Creámosle... los consejos son re lógicos, y totalmente hablan de calidad de vida! mmm... me va convenciendo

5) Lo de adivinar qué padece cada persona en la sala de espera, me pasa similar pero SIEMPRE y con armarle la historia de vida a las personas, imaginarme qué hacen, etc etc. Pero eso es genético porque mi hermana es igual. Podemos estar horas armando la historia hipotética de alguien que quizas solo está esperando el bondi. Y también nos pasa de "creernos" las historias que inventamos y -por ejemplo- terminamos tristes porque se le acaba de morir un perrito, o lo despidieron del trabajo... cualqueira!! Pero vale cañón como entretenimiento!!!!

...

Seguí leyendo y me morí de risa con lo de la virginidad!!!!! me muero!!! jajajaj. Además, si no dijeras que había dicho 103 años, y que no estás en Santa Fe, diría que es mi tía Amelia!!! (Descripción casi identíca de la señora que describís, exceptuando la sordera, ya que hace tiempo CHATEA porque hablar por teléfono es un diálogo de sordos (cuac!), igual con lo de "señorita" y todo a sus 95 años!) jajajaja

mmm... ya tenemos dos ejemplares en la muestra, servirá para una ponencia??

Qué entretenida estuvo tu espera!
Besos,

Adriano dijo...

uno más y era como el Magiclik! uh me salió el viejazo no? La verdad Lola, me deja pensando, todos esos años, a como veo que va el mundo.. no sé. Igual no decidimos cuánto vivir (bueno, sí podemos, pero es otro tema)

tia elsa dijo...

Que maravilla, realmente poder llegar a esa edad y asi es un privilegio, conozco mucha gente grande muy grande pero todos tienen problemas serios y mal de la cabeza. En fin yo que vos la hubiera tocado. Besos tía Elsa.

Lola dijo...

- Any, jajaja, yo pienso lo mismo! 103 años son menos de el triple de mi edad actual... y sinceramente estar con el triple de los achaques actuales no es seductor para nadie.
Sobre lo de perder a casi toda la gente querida, también debe ser durísimo! La abuela de mi jefa (casi cincuentona; mi jefa, no la abuela, obvio) tiene casi esa edad, al menos los 100 los cumlió hace un tiempo y sobrevivió a todos sus hijos... y por más que te queden nietos y bisnietos eso no debe estar nada bueno.
A mí también me entra la duda... pero bueno antes se las criaba diferente... o al menos consolemosnos que no vamos a llegar a esa edad, o no tan bien, pero al menos conocemos algo más de la vida :)

- Marina, yo creo que era la venganza de la pobre empleada, debe estar cansada de escuchar el famoso discursito.
Como tu vecina también da gusto llegar a viejo! Y viste que es super dificil preguntar a ver si viven todavía... se parece un poco a lo que dice un tía abuela a la pregunta de "Como anda?" y ésta responde "por lo menos ando".
Coincido en que antes el ambiente era mucho más saludable, hoy en día nos preocupamos de comer lechuga orgánica y después resulta que el pan tiene veneno y las galletitas están llenas de grasas trans... por no contar los chicos que muchas veces entre esa alimentación y el sedentarismo, antes de llegar a la adolescencia tienen las arterias de una persona de 60 años.
Pero bueno, prefiero pensar que la expectativa de vida esta aumentando (y espero que la calidad de vida también!)

- Mai, me identifico en todo, pero todo el comentario! jajaja.
Yo con menos de la tercera parte de la edad de la señora (o digamos la tercera parte, para redondear, regalo algunos meses) estoy así, creo que no soportaría el triple de achaques... ni siquiera el doble! estoy frita!
Qué sé yo, reconozco que lo mío es medio utopico, pero tengo la esperanza que uno a los 40 o 50, más instalado en la profesión y en la vida, con hijos ma´s grandes, uno esté mejor que ahora... ilusa yo no?

- Etienne, ése último argumento es brillante... al menos se condice con todo el discurso de la viejita, y nos deja una luz de esperanza de llegar a los 103 en esas condiciones al resto (siempre y cuando lo hayamos hecho con ganas!)
La otra receta también es fantástica, pasa que yo debería ir a algun master adonde me lo enceñen, porque no aprendo más a no hacerme problemas por esas cosas!

- Julie, yo creo que la gente que llega bien a grande (no digo que tengas que llegar a 100 porque conocí a casi nadie de esa edad, pero a una vejez "en paz") es porque sabe ser feliz no por los motivos típicos por los que todos seríamos felices (o casi todos) sino porque aprendieron a ser felices "a pesar de". Ojo, soy la menos indicada para hablar de optimismo y derivados, pero creo que es casi imposible que en la vida tan larga no haya algo super malo... qué se yo, aunque sea la ley natural, pensar que lo "normal" es que vamos a tener que despedirnos de nuestros padres en algún momento (y se me hace un nudo en el estomago de sólo pensarlo) ya es suficiente para "tener que pasarlas" no?
Igual por mala que sea una vida al cumplir 100 uno debe respirar... qué se yo, al menos viste que dicen que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, así que si llegaste a los 100 mucho no te podés quejar (supongo, no quisiera tener que arrepentirme dentro de 64 años y unas semanas).
Y venía diciendo, yo creo que a los 40 o 50 vamos a estar mejor, los chicos más grandes, más instalados en la vida, con otra tranquilidad economica... deliro ya no? jeje

Lola dijo...

- Cando: a mí me dio la impresión que la empleada debe estar inflada de atenderla y de escuchar tanto ese discursito, que pensará que ella ni a palos va a poder llegar a esa edad con el ritmo que le debe hacer llevar su patrona.
Obvio que estuvo fuera de lugar, pero la verdad fue divertidisimo (y la protagonista no se enteró, así que al menos no fue un daño directo).
Le comento que ya somos muchísimos los que nos sumamos al club de "si ahora estoy así, cómo llegaría a esa edad..." jaja

- Ronnie, genial tu comentario!
Veo que hay varias coincidencias:
1) la verdad es que son pocas las veces que paso del fastidio al genuino interés... claro cuando estoy leyendo algo, o escuchando música. Sino escucho con total caradurez, jaja
2) Qué pacto que tienen entre amigas!!!!! La parte débil del asunto, como diría Tita de la Garza, protagonista de "como agua para chocolate", es quién se hace cargo de la última?
3) Jaja, tenés razón. Me hiciste acordar a la abuela de una amiga, una señora normal para ser la abuela de una nena de unos 11 o 12 años, cocinaba, andaba sola, atendía a su perra, etc., calculemos una mujer de unos 60 y pico de años. Una vez cuando le preguntamos la edad dijo algo así como 86, y todas nos quedamos duras! Después riendose dijo que cuando uno pasa de los 40 el secreto no es quitarse años sino agregarselos, así todos en vez de pensar por dentro "qué hecho m... qué está" piensa "pero está hecha una piba, parece 20 años más joven!".
En este caso aplicaría totalmente.
4) supongo que tiene razón... pero honestamente la parte que agregó la empleada mucho no me convence, aunque podamos empezar de cero el día de hoy (así que si no llego a los 103, y mucho menos con esa lucidez, ya sé bien que es mi propia culpa!)
5) Me deja taaaaaanto pero tanto más tranquila no ser la única, y como si fuera poco, no con una, sino con dos personas! Supongo que cuando uno es chico no tiene el pensamiento interiorizado y por eso no puede hacerlo, porque sería tan util enseñarselo a las nenas para que se quedaran un poco tranqui en ocasiones así no? Pero bueno, todavía están en la edad de expresarlo todo (lo que te digo que cada día extraño más) y al menos a mí no me dejaría muy bien parada mi hija!
Y al final esta señora no iba al mismo doc. que yo, que sino le hubiera pedido que me dé lo mismo que a ella!.
Qué bueno que tengas a tu tía Amelia con la misma actitud, si bien escucha poco, tiene para agregar que además está informatizada!
Yo la ponencia la re armaría... siempre y cuando me aseguraran que lo de la virginidad no es impresindible, ja!

- Adriano, no te preocupes que aunque no lo relacioné en esta ocasión, siempre que escucho "104 años" me sale el magiclick! Pero mejor no hagamos esa compración, ya que magiclick me parece que quebró, así que debían ser unos 104 años bastante truchos.
Creo que nos pasa a todos, nos la pasamos preocupandonos sobre cuándo vamos a morir, pero creo que si dependiera realmente de nosotros no sabríamos qué responder.

- Tía, voy a ver si pidiendo la proxima vez el turno mismo día de la semana y mismo horario me la vuelvo a encontrar así la toco, porque me quedé pensando y es verdad, aunque tuviera "sólo" 90 igual es admirable.
Igual es reconfortante ver que una vida "cuidada" tiene sus recompensas, porque la mayoría de las veces no es así. No quisiera llegar a un punto donde perder todas esas capacidades por las que me caracterizo hoy en día, sería como conservar la vida pero perder la identidad... pero bueno, sigo pensando que depende tan pero tan poco de nosotros mismos!

Besos!