sábado, 23 de agosto de 2008

After"party"

Y no es porque estemos o hayamos estado de fiesta, precisamente.

Pero se siente parecido.

Antes y durante, toda la concentración está puesta en el "evento" que todo salga bien y casi nada más importa. Y después todo sale bien, y nos ponemos contentos.

Pero en el camino van quedando cablecitos sueltos y despues que pasó todo es hora de acomodarse, juntar, limpiar, arreglar todo para volver a la "normalidad" y ahí se viene otro chiste.

Por empezar, aunque ni en mi casa, ni en la de mis viejos hubo cirugía alguna, y de hecho se utilizan mucho menos de lo habitual, ambas casas presentan un aspecto similar al que ofrece todo ambiente luego de una fiesta. Mi casa al menos pocas veces ha estado tan patas para arriba.

Por otro lado, las relaciones. Como en cualquier fiesta, siempre termina alguien ofendido, o una relación medio tirante. A la hora de hacer el balance, cada uno piensa que hizo más que los demás y empiezan a cruzarse los reproches, y que en general estemos todos cansados y en consecuencia de bastante mal humor no ayuda demasiado.

Pero bueno, me imagino que como en casi todo, es una etapa y ya pasará (esperemos que más pronto que tarde)

9 comentarios:

Fede y mamá Jesi dijo...

No, a esta hora no puedo ser mas coherente que vos, perdon, pero se como es la situacion, y no es nada envidiable.

besos

K-®y dijo...

Siempre es mejor la sensacion resacosa del after party que su alternativa!

La resaca pasa, los ofendidos se desofenden y la vida sigue su curso.

Paciencia Lolis, ya vendran tiempos mejores.

Besotes!

Marina dijo...

Lola: Tranqui, que ya pasò lo peor. El resto se reacomodarà solito.
Besos!

Ana dijo...

No sabés cuánto te entiendo! Porque lamentablemente he pasado por lo mismo varias veces cuando mi papá estaba enfermo: internaciones, operaciones, recuperaciones, caos, incertidumbre, miedo, etc.

Y sí, uno queda molido, vienen los reproches, la casa (y la vida en general) pasan a segundo plano, etc.

Pero sí que pasa después eh? Quedate tranquila. Sólo que a veces esas situaciones límites que nos malhumoran, nos terminan enseñando muchas cosas, como por ejemplo, qué no se puede esperar de algunos (cosa buena en el fondo, porque nos ayuda a no decepcionarnos luego)

Marce dijo...

Todo pasa, eso seguro. Lo único que hay que tener es paciencia, un tesoro preciado por estos lares también.

Besos!

Lola dijo...

Gracias por los ánimos chicas :)
Mi casa al menos ya está un poco más en orden. De las relaciones no puedo decir lo mismo :S, sigo con ganas de mandar a la miercoles a medio mundo y que no vuelvan por un buen tiempo... pero bueno, supongo que también es normal... y que también ya pasará... pero necesito que sea pronto!!!!!
Besos!

Silvi dijo...

Estas cosas mezclan nervios, ansiedad, cansancio, tensiones, y mil cosas más, date tiempo y dales tiempo a los demás, no se enojen, no peleen, en definitiva cada uno da lo que puede y quiere, lo que lastima es ver lo poco que se ponen en nuestro lugar.

Besos.

Ronnie dijo...

Adhiero a la opinión de Kary que a veces es preferible la resaca y las ofensas respectivas a no hacer nada... a veces.

... habría que desagraviar a los Blaquier, las hnas Dellagiovampaolla los pichicuchi, los montoto y tantos otros que viven de ser anfitriones... al final es un stressaso!!!

Beso,

Lola dijo...

Silvi, no me mates, pero parecés Mirtha Legrand con "no se peleen" y no sé cuántas cosas más :P. Perdón la comparación. Fuera de broma, sabés que trato, pero me es imposible. Por lo menos me lo guardo y no empeoro las cosas, no maté a nadie todavía. Lo peor es que con quienes más me he agarrado broncas es precisamente con los más cercanos. Los demás también tienen sus cosas, pero en este caso, el que no se quiso preocupar o el que no quiso ayudar, no te digo que me cayó bien ni mucho menos, pero son de palo.

Ronnie, me maté de risa con tu comentario sobre el jet set argentino (con lo bien que me viene reirme ultimamente). Igual las cosas van tomando otro color, será que al menos tengo mi casa más en orden? o que nos relajamos un poco, no sé, pero como sea, bienvenido sea.